1968: La mirada al servicio del poder, síntoma y memoria de un partido de Estado.

Por  Aida Maltrana.

A cincuenta años, las imágenes del movimiento estudiantil de 1968 no sólo dan cuenta de una memoria visual vasta de los sucesos que fueron velados en su momento por un sistema de partido de estado y enfocadas en la matanza del 2 de octubre; también han sido detonantes de “un mapa complejo” de líneas de investigación para documentar, esclarecer y entender desde diferentes testimonios, visuales y orales, los acontecimientos antes y después de Tlatelolco, y su trascendencia para narrar desde diferentes miradas este momento que marca un antes y un después en la historia del México contemporáneo.

La frase “2 de octubre no se olvida” se respalda en una sociedad civil que ha reactivado por generaciones la memoria a través de la gráfica en las manifestaciones; de los testimonios de los líderes del Consejo Nacional de Huelga; de las conmemoraciones de cada año, así como de las crónicas literarias, y de los trabajos de investigación académica y periodística como actos vigentes de resistencia política.

Gracias a este activismo, y a la par de la aparente democratización de nuestro sistema político, se ha construido una memoria visual con la recuperación de los acervos ya fuera bajo el resguardo del poder, o de los medios impresos que apostaron por la memoria;  de fotógrafos independientes, y de otros particulares.

“El imaginario visual del movimiento estudiantil del 68 consiste en un universo heterogéneo de imágenes que nos permiten identificar las premisas detrás de su registro, y las diferentes connotaciones que las acompañan. Es relevante identificar lo que significa una foto destinada para la publicación al día siguiente, o una foto de archivo que jamás se publicó, o una foto que desde la mirada del poder pretendía fincar responsabilidades políticas y policiacas en contra de los líderes del Consejo Nacional de Huelga”.

 

“Palabra de fotógrafo. Testimonios del 68” (2011) es el título del documental que se integra a la investigación realizada por el Doctor del Castillo para quien “el testimonio oral nos permite que la mirada de estas imágenes que ya conocíamos, transiten por otros caminos”.

El doctor Alberto del Castillo Troncoso, especialista en Historia Social y Cultural del siglo XX, del Instituto Mora, pone sobre la mesa en conversación con  Reversos, esta serie de reflexiones críticas a partir de su extenso trabajo en torno a las imágenes del movimiento, y con especial enfoque al fotoperiodismo, apoyado del testimonio oral  de los fotógrafos, que de manera independiente, o como reporteros gráficos de algún medio impreso, registraron los sucesos entre julio y diciembre de aquel año, en un contexto de censura, donde coexistían una prensa de izquierda, la prensa de nota policiaca, o aquella complaciente que contribuía con la narrativa “oficial”.  

“Palabra de fotógrafo. Testimonios del 68” (2011) es el título del documental que se integra a la investigación realizada por el Doctor del Castillo para quien “el testimonio oral nos permite que la mirada de estas imágenes que ya conocíamos, transiten por otros caminos”.

En esta producción a cargo del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, el Laboratorio Audiovisual de Investigación Social (LAIS), y el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, los protagonistas que dan su testimonio son: Enrique Metinides (fotógrafo, periódico La Prensa), Aarón Sánchez (fotógrafo, periódico Excélsior), Rodrigo Moya (fotógrafo independiente), Daniel Soto (fotógrafo, periódico El Universal), María García (fotógrafa, revista de la Universidad de México), Enrique Bordes Mangel (fotógrafo, revista Política), Héctor García (fotógrafo, La cultura en México, suplemento de Siempre!). El documental forma parte de la investigación “Memoria y representaciones. La fotografía y el movimiento estudiantil de 1968 en México”.

 

 

El doctor Alberto del Castillo nos recuerda del mismo documental, el testimonio de Daniel Soto, encargado de Fotografía del periódico El Universal en el ‘68, quien narra que “la Secretaría de Gobernación convocó a los fotógrafos de prensa a la toma militar de Ciudad Universitaria el 19 de septiembre,  y a manera de un tour fotográfico por el campus, dirige las tomas para construir “la historia oficial”, y con la cual se reforzaría la narrativa de “la presencia de fuerzas oscuras y comunistas”  detrás del movimiento, al presentar la captura de los estudiantes, pero también la presencia de bombas molotov en los encuadres, y la intervención de los salones con imágenes del Che Guevara, y de Hó Chí Minh”.

Los archivos de imágenes que se han desclasificado al paso del tiempo, tuvieron móviles distintos; por lo tanto, para el doctor del Castillo “la relevancia de recuperarlos para su estudio es profundizar en los temas de la circulación, los usos y significados. Para leerlas en su contexto, es importante tener presente el binomio imagen-palabra”.  

El historiador  se refiere a El Universal como poseedor de uno de los archivos más importantes que se han abierto al público, apenas hace una década. Este año, podemos acceder a una versión inédita del acervo de El Heraldo de México, ahora propiedad de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero de la Universidad Iberoamericana, que lo dio a conocer junto con la publicación “Duotono. Un acercamiento al movimiento estudiantil del 68 a través del lente de El Heraldo de México”.

Otro repositorio con imágenes del movimiento, al que nos refiere el doctor Alberto del Castillo, es el Museo Archivo de la Fotografía, ubicado en el centro histórico de la Ciudad de México, que conserva el material del Departamento del Distrito Federal, “comandado en aquellos días por Alfonso Corona del Rosal”.  Y de archivos de fotógrafos independientes, destacarían los de Héctor y María García, Pedro Meyer, y Rodrigo Moya.

 

“la Secretaría de Gobernación convocó a los fotógrafos de prensa a la toma militar de Ciudad Universitaria el 19 de septiembre,  y a manera de un tour fotográfico por el campus, dirige las tomas para construir “la historia oficial”

 

La mirada al servicio del poder.

No se puede dejar de mencionar el Archivo Histórico de la UNAM, IISUE, que resguarda entre otras colecciones la de Manuel Gutiérrez Paredes, conocido como “Mariachito”,  y que consta de 4000 negativos, de los cuales 1226 corresponden al movimiento estudiantil de 1968.

La Maestra Oralia García Cárdenas, historiadora, quien se ha detenido a estudiar el acervo bajo resguardo de la máxima casa de estudios, nos brindó la siguiente entrevista:

 

¿Qué tipo de narrativa destaca en las imágenes del fotoperiodista “Mariachito”?

M.O. Manuel Gutiérrez Paredes recibe la orden de Luis Echeverría Álvarez, secretario de Gobernación, de registrar algunos aspectos del movimiento estudiantil de 1968. En un principio afirmé que se podía leer como una mirada del poder, aunque revisando la vida y trayectoria de “Mariachito” como fotógrafo de prensa, puedo inferir que más bien él tenía una propia mirada en particular, una mirada construida desde el fotoperiodismo, en todo caso su mirada sería para el poder, al servicio del poder, no del poder.

La elección o selección de los sucesos que cubrió “Mariachito”  fueron ordenados directamente por su jefe, y tuvieron un claro propósito de registrar e identificar a los estudiantes que formaban parte del movimiento, sobre todo a los líderes del Consejo Nacional de Huelga, así como lo que yo denomino el carácter ideológico-discursivo de los estudiantes, ya que documentó una serie significativa de fotografías de pintas en las paredes, carteles, mantas, propaganda estudiantil (volantes), bombas molotov y armas decomisadas, éstas últimas, en un sentido de reforzar el discurso de criminalización de los estudiantes que transmitían algunos medios impresos.

¿Qué diferencia habría entre la mirada de “Mariachito” y la de los fotógrafos autores de imágenes icónicas como las de Héctor García y Rodrigo Moya?

  1. O. Las diferencias que yo encuentro tienen que ver con la trayectoria y pensamiento de los fotógrafos. García y Moya estaban ligados a los círculos políticos e intelectuales de izquierda. Moya y García se adentraban en los contingentes de las marchas para realizar tomas más cercanas a los manifestantes; en cambio, “Mariachito” optaba por registrarlas con tomas más abiertas y a prudente distancia, como de espionaje.  Tal es el caso de las imágenes que capturó de las marchas del 13 y 27 de agosto, desde un balcón del Hotel del Prado, que se encontraba ubicado en Avenida Juárez, son tomas generales, en picada, que permiten apreciar su magnitud. Registró contingente por contingente, y desde lo que se denomina vanguardia y retaguardia, podemos ver tomas a diferentes horas (tarde-tarde-noche y noche), y por la calidad de los negativos de formato medio (6x6cm.), se puede ver con detalle el contenido de las mantas, pancartas, incluso identificar a los estudiantes y otros sectores sociales que los acompañaban.

 

No se puede dejar de mencionar el Archivo Histórico de la UNAM, IISUE, que resguarda entre otras colecciones la de Manuel Gutiérrez Paredes, conocido como “Mariachito”,  y que consta de 4000 negativos, de los cuales 1226 corresponden al movimiento estudiantil de 1968.

  1.  ¿Hay algo nuevo que se haya descubierto desde esta mirada?

M.O. Una de las aportaciones visuales de las imágenes de “Mariachito” sobre el movimiento estudiantil de 1968, es que pone en evidencia al gobierno mexicano, contradiciendo la versión de que el Batallón Olimpia  no tuvo participación alguna en la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco.

Este Batallón fue creado por el gobierno mexicano, para resguardar la seguridad de la Ciudad de México, durante la celebración de los Juegos Olímpicos. En estas imágenes aparecen por primera vez sus miembros y se pueden identificar como sujetos con corte militar, que utilizaban un guante, o un pañuelo blanco en la mano izquierda.

Esto se puede ver como parte de una serie de fotografías de estudiantes detenidos en el edificio Chihuahua de la Unidad Nonoalco Tlatelolco, el 2 de octubre.  También aparecen estos sujetos en la Toma del Casco de Santo Tomás del IPN, el 23 de octubre. Por otra parte, se encuentran las fotografías de las pintas en las paredes, como la que dice “GDO Asesino”, o bien, las fotos de las pintas en las puertas de las aulas de Ciudad Universitaria, en las que destacan Mao Tse Tung, presidente de la República Popular China y de los líderes de la revolución cubana: Fidel Castro, Che Guevara y Camilo Cienfuegos; y fotografías de “propaganda comunista” y armas decomisadas, imágenes que no hemos visto en el trabajo de otros fotógrafos.    

  1. ¿Qué importancia tiene el acervo para la UNAM?

M.O. En diciembre del año 2000, la UNAM, venía saliendo de un conflicto universitario que la mantuvo cerrada por espacio de año y medio.  En esa coyuntura se presentó la oportunidad de comprar a la familia del fotógrafo este archivo, dada la trascendencia del tema, ya que no sólo aportaría nueva documentación sobre el movimiento estudiantil de 1968,   sino también a la propia historia de la Universidad, ya que los movimientos estudiantiles, de 1929, 1968, 1986 y el de 1999-2000, han determinado en gran medida el acontecer, la organización, y la estructura social y política de la UNAM.   

Se debe destacar que Gutiérrez Paredes, a diferencia de otros fotógrafos, conservó su material gráfico original, mientras que otros fotógrafos, por ejemplo, los que trabajaron para periódicos y revistas, entregaban los negativos y las impresiones. En el caso de “Mariachito”, suponemos que entregó solo los positivos de algunos de sus negativos a Gobernación  y se quedó con el resto, aunque no se tiene la certeza de que sea todo lo que fotografíó para esa instancia gubernamental.

Las fotografías del 68 de “Mariachito”,  eran inéditas, hasta que fueron publicadas por la revista Proceso (La serie del 2 de octubre).  

La colección fue digitalizada en su totalidad en 2002, por orden directa de Juan Ramón de la Fuente, entonces rector de la UNAM.  El propósito de esta petición fue donar una copia digital del material a la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP), para que fueran utilizadas como testimonios gráficos e instrumentos relevantes para la investigación de crímenes cometidos durante el movimiento estudiantil de 1968.

 

Las fotografías del 68 de “Mariachito”,  eran inéditas, hasta que fueron publicadas por la revista Proceso (La serie del 2 de octubre).  

 

¿Qué líneas de investigación se abren con este acervo?

MO. 1.- La participación del Batallón Olimpia en los actos represivos durante el movimiento estudiantil de 1968; 2.- El discurso denostativo hacia los estudiantes y hacia la juventud en general, creado por el gobierno mexicano y reforzado por algunos medios impresos. Esta idea de criminalización del estudiantado, de acusarlos de “revoltosos”, “agitadores”, “émulos del Che Guevara”, que iba acompañados del discurso oficial de la denominada “teoría de la conjura comunista” que manejó el gobierno de Díaz Ordaz, en el contexto internacional de la Guerra Fría;

3.- La participación de las mujeres en el movimiento, y de sectores sociales diversos que apoyaron al movimiento estudiantil, campesinos, electricistas, obreros en general, profesionistas, amas de casa y niños; 4.- Que los jóvenes de ahora, que son parte de una nueva generación, tengan la posibilidad de conocer éstas imágenes, de otorgarles nuevas lecturas y de resignificarlas.

 

La Maestra Oralia García Cárdenas, Técnico Académico Archivo Histórico de la UNAM del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, concluye que la colección ha estado abierta al público desde que se digitalizó en 2002. Es una de las más consultadas en la actualidad para todos los interesados en el tema del movimiento estudiantil de 1968.  En este año 2018 se abrió la consulta en línea, a través del Portal 68, creado por el propio Archivo Histórico de la UNAM, desde un proyecto creado por la Dra. Clara Inés Ramírez, coordinadora del AHUNAM.IISUE; que contiene información textual y gráfica de los fondos y colecciones.

Para junio de este año, a un mes de su apertura, se habían registrado cerca de 19,500 visitas al Portal 68.  

Related posts