Día 21: “Soy portadora. Estoy infectada”; los días de la sugestión

  Por Rivelino Rueda Foto: Camila Rueda Loya Tu temperatura es tan hermosa y duermes como un niño, con el brazo alrededor de la almohada, como si fuera yo… o tal vez otra mujer… una linda italianita. Ernest Hemingway/Adiós a la armas   Más o menos en cuarentaicinco minutos comienza el amanecer. El dolor de garganta atenaza desde hace diez horas. No hay tos seca, pero sí ojos inyectados en sangre y dolor en las articulaciones. La marea de pensamientos carcome a Remedios Carabias. Enciende el décimo tercer cigarro de…