A la niñez… un futuro en riesgo

Por Juan Alva

Hoy quiero hablar un poco de nuestros niños, de esos pequeños que son el futuro de nuestro país y del mundo en general. Actualmente se vive en una sociedad en plena descomposición, un mundo lleno de violencia, discriminación, pobreza, sin valores, sin educación y en donde, cada vez, los niños se vuelven más vulnerables.

El mundo moderno abre las puertas para nuestros niños a un mundo interminable que, si no se pone atención, puede llevar a nuestros pequeños a una caída abismal. Hablo del Internet, en el que se puede tener acceso a todo tipo de información prudente y no prudente para su edad, además que pueden ser blanco de ataques en las redes sociales de pedófilos, secuestradores o personas que, ocultándose en información falsa, los engañan para hacerles daño.

Hablo de una sociedad en descomposición, pues ya no se educa a los niños con los valores que antes se proporcionaba. El respeto a los mayores era fundamental, la responsabilidad, cooperar en las labores del hogar, cumplir con los deberes fundamentales.

Es cierto que vivimos en una sociedad machista, en donde las mujeres son reprimidas, y en donde se considera que lo único para lo que sirven, según ideales arcaicos y obsoletos, es para el hogar y para criar a los hijos.

No se puede negar que existe una incipiente apertura en el tema de igualdad de género, que son ellas quienes, en muchas ocasiones son las jefas de familia o aportan a los gastos del hogar.

Las familias han reducido el número de integrantes y, en muchas ocasiones, ambos padres trabajan, dejando a los hijos al cuidado de algún familiar o solos, lo que los deja vulnerables a la tecnología, buscando refugio en amigos virtuales en las redes sociales.

Debido a lo anterior, se está formando a los niños como personas inseguras, que dependen del número de seguidores o delikes que tienen en redes sociales, ya que sólo quien recibe buenos comentarios a sus publicaciones, o tienen mayor número de seguidores, son los populares y son los más queridos, según su ideología.

Los más pequeños navegan por las redes sociales debido a la facilidad para acceder a ellas, debido a que las restricciones son mínimas y debido también al poco cuidado y atención de los padres. El principal objetivo, como lo he señalado, es chatear, enviar mensajes a sus compañeros, amigos o seguidores y visualizar fotografías y videos por simple curiosidad o entretenimiento.

En ese afán de volverse “popular” en las redes sociales, muchas veces los menores descuidan su propia intimidad.

Algunos de los datos personales que en su mayoría los menores de edad descuidan, dejándolos abiertos, se encuentran el nombre de sus escuelas, mientras que, entre más mayores son, aportan más datos como el número telefónico, el nombre de su ciudad, su nombre personal, además de su rostro como imagen de perfil, edad y en algunos casos domicilio.

Otro factor de riesgo son los llamados videojuegos en línea, que dejan abierta la puerta a personas que, fingiendo un tema en interés con los menores, como lo es el propio juego, adquieren su confianza para después comenzar a obtener datos de ellos con el fin de hacerles daño a ellos o a sus familiares.

En este punto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que los videojuegos, y en especial los de multijugador online, ocupan gran parte de la vida de los niños y adolescentes, pero puede llegar el momento en que dejan de ser una simple actividad de ocio para convertirse en un serio problema de adicción y aislamiento.

Actualmente, la edad media de inicio al mundo del Internet se establece entre los 6 y 7 años. Muchos padres, con el fin de entretener a los menores, prestan y, en el peor de los casos, regalan teléfonos móviles a niños de 7 u 8 años, lo cual es un error, pues además de ponerlos en riesgo con los peligros que ello conlleva, los vuelven dependientes totalmente de la tecnología.

En lo personal, me ha toca observar jovencitas de 10, 11 o 12 años que en verdad sienten una angustia por no tener conexión a Internet, o porque no hay señal en los celulares; anteriormente nada de eso era necesario. Muchas veces con tener una lata que patear, piedras para jugar matatena, una pelota o simplemente la imaginación, era suficiente para poder entretenerse.

Es importante que, como padres, tengamos un cuidado especial con los niños, estar al pendiente de lo que ven y hacen en Internet, disminuir el número de tiempo frente a cualquier dispositivo electrónico y tratar de darse unos minutos para platicar, leer, jugar con nuestros pequeños, algún día ya no nos pedirán esos minutos y entonces se van a extrañar, o simplemente llegara el momento en que enfocara toda su atención a un aparato electrónico.

Desgraciadamente, este problema lleva a otros de salud pública, como el de obesidad. Así, la UNICEF emitió un estudio el 3 de diciembre de 2018, en el que determinó que 1 de cada 3 niños y niñas de 6 a 11 años presenta sobrepeso y obesidad.

Los menores presentan problemas a los cuales debemos poner atención, problemas que muchas veces pretenden desahogar con “amistades virtuales”, con amigos que conocen en la red, en lugar de confiarlo a los padres, hermanos o familiares.

Muchos de esos problemas se presentan en la escuela como bullying, convertido recientemente en un fenómeno que, debido a las dimensiones que ha alcanzado, llega al suicidio de quienes lo padecen. Y eso sucede porque lo reciben y no es atendido debidamente por los padres y mal aconsejado por personas de Internet.

Es importante hacer notar que el papel de los padres de familia y de los profesores y autoridades escolares es importante y destacada para que, en conjunto, se pueda dar una atención debida a esta conducta que cada día se ha convertido algo recurrente y común, y con ello erradicarla.

Finalmente, sólo es importante precisar que se debe tener un cuidado mejor de los niños, de los datos que se hacen públicos en las redes sociales, restringir el uso de aparatos electrónicos y, sobre todo, darles confianza para que ellos también la tengan y no sucedan situaciones que más adelante se pueden lamentar.

Es importante enseñarlos a usar el Internet como una herramienta importante de apoyo para las tareas escolares o para descubrir cosas nuevas, porque además de los riesgos que conlleva, es útil y funcional para la vida moderna, sin deja de lado obviamente lo tradicional, para que estén preparados para la vida y no sientan que la vida se les viene encima cuando no tienen señal o conexión de Internet.

Twitter @JuanAlberto3035

Related posts

Déjanos un comentario