AMLO hace malabares para no empatar mitin en Texcoco con juego del Tri

Rivelino Rueda/Enviado

TEXCOCO.– A 12 horas del mitin de Andrés Manuel López Obrador en este municipio mexiquense alguien en Morena se da cuenta del craso error de haber programado un acto proselitista ese día y en ese horario.

La combinación Día del Padre-debut de la Selección Mexicana en el Mundial de Rusia, jugando contra la escuadra campeona del mundo-acto político de campaña en el mismo horario del partido de futbol, no es la más acertada.

Más si se trata de un enclave electoral que es vital para Morena y para Delfina Gómez e Higinio Martínez, dos de las figuras más consentidas del candidato presidencial de la alianza Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), quienes buscan en fórmula un escaño al Senado por el Estado de México.

Lo saben los candidatos mexiquenses, la “maestra” y el llamado “cacique de Texcoco”. Por ello se dan a la tarea de enmendar la plana con mensajes en sus cuentas de redes sociales para “correr la voz” y anunciar que el acto se adelantará una hora, a las nueve de la mañana.

“Pedimos su comprensión”, escribe Higinio Martínez en su cuenta de Twitter 11 horas antes del mitin de campaña. Delfina Gómez replica el tuit de su padrino y mentor político.

Aun así el mitin empieza tarde, a las 9:20 de la mañana, y todavía habla una candidata a diputada federal y la maestra Delfina Gómez. López Obrador, a veinticinco minutos de que inicie el partido de la escuadra azteca contra el combinado teutón en tierras rusas, trata de enmendar la plana y adelanta que su mensaje será breve para que “todos nos podamos ir a ver el partido”.

“¡Noooooo!”, es la respuesta a coro de sus simpatizantes texcocanos y de vecinos de municipios y barrios aledaños.

“¡La Patria es Primero!”, lanza con voz sonora un hombre de unos 30 años, parafraseando al general Vicente Guerrero, aunque esta vez en circunstancias disímbolas de, entre la guerra por la emancipación de una nación, y un encuentro entre los muchachos comandados por el colombiano Juan Carlos Osorio y el alemán Joachim Löw.

El tabasqueño contiene la ofensiva y corta el ataque con un: “Nos guste o no nos guste el futbol, y en cualquier evento, en cualquier situación, tenemos que estar con México. Deseamos que gane México este partido, pero de todos modos México va a ganar el 1 de julio”.

La táctica empleada por el candidato presidencial morenista da resultado y, las quejas de un principio, se cambian por el clásico cántico futbolero que se escucha en todos los estadios “Oee, oee, oee, Andrés, Andrés”. “Oee, oee, oee, oee, Andrés, Andrés”.

“¡México es México, y no es patrioterismo!”, remata Andrés Manuel y las tribunas del Deportivo Silverio Pérez de Texcoco celebran los lances de su líder.

Luego pasa al tema de los festejados: “No puedo dejar de felicitar a los padres, a los papás, bisabuelos, los papás abuelos, los papás jóvenes, los papás solteros, los papás finados”.

Y de la nada se abre paso una vital voz femenina, que es profundamente festejada por el respetable que se encuentra cerca de ella: “¡Y los papás papacitos!”

Related posts