Caravanas de migrantes: seguro de vida

Por Luis Carlos Rodríguez González/The Exodo

Definición de caravana migrante: Seguro de vida de un éxodo de personas que huyen de sus países de origen en Centroamérica por la violencia y la pobreza y que se organizan para cruzar por México de forma organizada para protegerse de secuestros, extorsiones, desapariciones, violaciones y fosas clandestinas.

Desde los primeros días de octubre del 2018 se empezó hablar en medios de comunicación y se encendieron las alertas gubernamentales en México y Estados Unidos por una nueva modalidad en la migración centroamericana hacia territorio estadunidense, obviamente con tránsito y aduana en suelo mexicano.

En aquellos días la primera caravana partió de San Pedro Sula, Honduras, con más de mil migrantes, la mayoría hondureños a los que sumaron contingentes de salvadoreños y guatemaltecos, países que conforman el llamado “Triángulo del Norte”, donde la violencia, la falta de empleos y la misera arroja a grandes sectores de la población a buscar su sobrevivencia en Estados Unidos.

La primera caravana fue utilizada, como casi todas las posteriores, por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con fines electorales. Eran las vísperas de los comicios en el vecino país del norte y el empresario y político lanzó una estrategia de ataques en contra de la migración, a favor de la construcción del muro fronterizo por medio de la diseminación del miedo, mentiras y una retórica racista para apoyar las campañas de candidatos republicanos.

En México eran las últimas semanas del gobierno de Enrique Peña Nieto y fiel a su postura siempre servil a Estados Unidos, intentó cerrar la frontera sur, en el Río Suchiate, a la caravana. Al final y pese a los intentos policiacos y militares, fueron rebasados por el éxodo de mujeres, jóvenes y niños.

Posteriormente una segunda caravana de casi mil hondureños salió de Esquipulas, Guatemala, el 21 de octubre. Después otras caravanas más conformadas por salvadoreños, que partieron desde El Salvador los días posteriores, y otra de hondureños que salió de San Pedro Sula el 14 de enero de 2019.

El pasado fin de semana más de 1,200 migrantes, casi todos centroamericanos, iniciaron desde Chiapas un nuevo éxodo llamado “Caravana Migrante Centroamericana y del Caribe”.

A nadie debe sorprender el por qué los centroamericanos, caribeños y africanos se organizan, se juntan, esperan meses, para realizar el periplo, la odisea en grandes grupos. México es un territorio peligroso para los migrantes, aún en tiempos de la Cuarta Transformación, ya que no ha sido tarea fácil el apaciguar, detener o inhibir a los grupos del crimen organizado que extorsionan, secuestran, “levantan”, violan y maltratan a los extranjeros que buscan llegar a la frontera norte.

De acuerdo a la Comisión Nacional del Derechos Humanos (CNDH) desde 2009 se tiene registro de al menos 21 mil 113 migrantes que han sido víctimas de secuestro en México. “La actuación de las autoridades no corresponde con la gravedad y frecuencia del delito que se ha incrementado como resultado, entre otros factores, de la impunidad”, reconoció hace unas semanas dicha comisión.

También hace unas semanas, en San Fernando, Tamaulipas, se repitió la historia de secuestros, de desapariciones de migrantes cuando de un autobús de pasajeros bajaron y secuestraron a 22 centroamericanos. Al principio información confusa, después reparto de culpas entre el gobierno estatal y federal.

Desafortunadamente no es un caso aislado. En esa misma población de la frontera norte, en agosto del 2010 fueron encontrados en fosas clandestinas 72 cadáveres de migrantes centro y sudamericanos. Después de varias semanas de búsqueda la cifra llegó a más de 200.

Cuántos secuestros, desapariciones, extorsiones, violaciones no se documentan ni en los medios, ni por parte de las fiscalías. Ante este panorama no queda más que comprender e incluso apoyar a las caravanas de migrantes. Si un Estado, un país, una sociedad no podemos brindar seguridad a gente que huye de sus naciones por causas como la violencia y la pobreza, por lo menos dejemos que ellos se organicen para evitar ser víctimas del crimen en México. Tal Cual.

www.theexodo.com

Related posts