Juégate la vida

Juégate la vida

  Por Astrid Perellón   El juego es la escuela más duradera y trascendental. Pensamos erróneamente que es una etapa infantil pero, al crecer, lo único que sinceramente estamos esperando es el fin de semana o vacaciones para poder <<jugar>>. Los juegos cambian con la edad pero siempre conservan los siguientes factores:   -Mediante la informalidad, influyen el estado de ánimo receptivo -A través de la exploración, provocan autoconocimiento   Escucho papás que eligen la escuela más vistosa y equipada de juegos antes de la Primaria y, cuando sus hijos…

Elige tu cuerpo

Elige tu cuerpo

  Por Astrid Perellón   En un mundo donde culpamos a la comida, al sedentarismo pero mayormente a los genes por nuestra constitución física no observamos detenidamente qué tienen en común el cuerpo capaz de contorsionarse como para Cirque du Soleil y el del niño delgado que crece en una familia obesa.   Preferimos ocuparnos de hallar artículos que nos hagan atar cabos sobre por qué no lucimos como queremos, en lugar de simplemente observar a quienes hacen de su cuerpo lo que les da la gana. No tanto que…

La caja idiota no es la enemiga

La caja idiota no es la enemiga

Por Astrid Perellón Hay una práctica que me enseñaron de niña y que parecía difícil mantener de adulto. Cuando veíamos películas o series, antes de que existiera la posibilidad de pausar la transmisión en tiempo real como ahora, mis papás silenciaban la TV en los comerciales para conversar sobre lo que estábamos viendo. Los pequeños de la casa los imitábamos en ese juego y opinábamos también. Parecía que solo era para matar el tiempo durante el comercial pero, realmente, esa interrupción permitía que no nos sumergiéramos en emociones que no…

Cansada de chupar sapos

Cansada de chupar sapos

Por Astrid Perellón   En realidad no he probado precisamente chupar sapos alucinógenos pero sí probé un sinnúmero de formas más o menos exóticas, en las cuales se pretende develar la Verdad de la vida y lograr la misión individual. Digamos que si en algo adquirí maestría es en mi propia realización, producto de no quitar el dedo del renglón.   Mi sueño de ser escritora me tomó tres años identificarlo y tres años más realizarlo cuando publiqué mi opera prima: “La Niña Pez”. Recibió buenas críticas por su claridad…

Planear de por vida

Planear de por vida

Por Astrid Perellón   Planear es una habilidad que puede llevarnos al extremo, tanto si se adopta como si se ignora. Difícilmente nos han enseñado cuál es el equilibrio entre ser planeador y espontáneo.   Por supuesto que no podemos basarnos en la experiencia ajena pues quien dice planear meticulosamente no logra describirnos cuándo fue suficiente o si el proceso le permitió ganar certeza, sin la cual, cualquier protocolo hubiera fracasado. Los espontáneos menos podrían detallarnos realmente los pasos de su éxito.   En suma, estamos atrapados en una fábula…

Carta del padre del niño emperador

Carta del padre del niño emperador

Por Astrid Perellón   ¿Has leído últimamente sobre el fenómeno de Niño Emperador? Aquel hijo divino que efectivamente hace que el mundo adulto gire a su alrededor, que se vuelve intratable, insoportable y, tristemente, incomprendido.   El tema me causa frustración por lo que lo transmuto en fábula del aquí y del ahora. Hoy es una carta escrita por un padre a su hijo, esperando que, cuando llegue adulto y sea incapaz de soportar jefes, trabajos, procesos de espera o resultados inesperados, lo entienda.   <<Me duele verte frustrado, hijo, así que…

Decidir o decretar

Decidir o decretar

Por Astrid Perellón   Voy a confesar que detesto la palabra <<Decretar>>. Suena a concreto y por eso algunos sienten que es una firmeza sólida, pero a mí suena a que puede quedar marcada permanentemente con una huella del gato maldoso que pasó por encima del cemento fresco. Es decir, puedes creer que estás decretando pero podrías estar reafirmando una carencia presente tras tus palabras vacías. La huella de gato de tu <<ando pobre>> te hace la jugarreta y queda grabada aunque vaciaste un costal de cemento de <<Soy abundancia…

Los niños no dan lata, más bien ponte en sus zapatitos

Los niños no dan lata, más bien ponte en sus zapatitos

Por Astrid Perellón   Nunca pero nunca digas que un niño es latoso. Mejor admite que no los conoces bien ni te anticipas a sus intereses. Que los has tenido que someter a situaciones o espacios que ellos creativamente tratan de explorar, donde no sabes cómo facilitarles las experiencias de acuerdo a su incesante deseo de curiosear.   Si dices que es latoso, sólo estás encubriéndote. Un niño no da lata. Un niño descubre, explora, aprende, se mueve, se divierte, no tiene límites. Tú lo sabes. Tú has dicho <<¡No…

From kid to gym

From kid to gym

  Por Astrid Perellón   Me encuentro en un parque maravilloso del norte de la Ciudad donde, separados por un angosto andador, está el área de juegos infantiles y el área de aparatos de ejercicio. Hoy los dos lugares están abarrotados. ¿Hace falta aclarar más hacia dónde va este tema?   Por un lado, escucho mamás con peroratas clásicas de: <<ahí no>>, <<cuidado porque te caes>>, <<mejor en otro>>, <<aquí cerca donde te vea>>, <<eso es para subir>>, <<a ver, mejor yo te subo>>, <<es la última vez que haces…

¿Qué es ser niño?

¿Qué es ser niño?

Por Astrid Perellón Acaba de decirme un papá que soy cruel con los que me presentan ideas para educar niños. No sé por qué sería cruel preguntarles, antes que el contenido, el objetivo, ni siquiera el costo… ¿cuál es tu visión de lo que es un niño? Si contestan cualquier cosa que contenga las palabras moldear, formar, educar, instruir, cultivar, adiestrar, condicionar, construir, concientizar, orientar, inspirar, motivar, apalear, liberar, entender, clasificar, etiquetar, calificar… ¡etcétera! Los descarto. ¿Por qué su visión de un niño tendría que incluir lo que un adulto puede hacer por…