Cómo perdonar de una vez por todas

Cómo perdonar de una vez por todas

Por Astrid Perellón   El gran engaño del ego es creer que debo perdonar a los demás para ser feliz o que debo perdonarme para poder amarme. Tal vez no es un engaño sino una cuestión semántica. Perdonar se ha convertido en una palabra solemne, atribuyéndole un ritual donde, usualmente, debe estar presente el otro para sellar con su confirmación el pacto de dejar el tema por la paz.   Para muchos adultos (y tristemente algunos niños), el acto de perdonar resulta en motivo de terapia o cualquier otro medio suficientemente impactante…

El troll de la razón

El troll de la razón

  Por Astrid Perellón   Uno de los mayores placeres de la vida es salirse con la suya. Aquel exquisito momento en donde las palabras <<te lo dije>> sobran y aún así decirlas es adictivo; nos reviste de superioridad arrogante pero también de una autoestima triunfal.   Nos satisface de pies a cabeza cuando una situación sale conforme a lo esperado al punto que olvidamos cruelmente cómo muchas veces hubiera sido mejor no tener razón. Preferiríamos haber llegado a tiempo al compromiso, en lugar de habernos perdido porque el conductor…

Leer fantasía no es inútil

Leer fantasía no es inútil

  Por Astrid Perellón     Varios han ahondado en el tema de cómo la ciencia ficción contribuye al surgimiento de los científicos. Es decir, el niño que lee ciencia ficción cree en su mente que todo lo descrito en su libro es posible y se pregunta <<cómo>>, resultando muchas veces inspirado a estudiar y dedicarse a la ciencia.   Tales reflexiones me hicieron considerar un caso paralelo. ¿Qué pasa con los que no prefirieron la ciencia ficción sino la fantasía? Un terreno no tan distinto excepto porque no admitimos…

La paradoja de volver a ser niño

La paradoja de volver a ser niño

Por Astrid Perellón   Es tendencia del adulto contemporáneo acudir a especialistas, asesores, terapeutas, cursos, libros, audios y retiros con tal de dominar tres cosas: 1) Cómo ser uno mismo; 2) Cómo conseguir todo lo que me propongo; 3) Cómo entablar relaciones sin dejar de ser uno mismo ni dejar de conseguir lo que me propongo.   A la vez, se puede observar en el entorno escolar actual que el programa académico se nutre también de una variedad de expertos con tal de implantar en el niño tres cosas: 1)…

Mi Seño… para no fallar

Mi Seño… para no fallar

Por Astrid Perellón Recuerdo libros y películas donde las damas clásicas, renacentistas o medievales, fueran jóvenes o ancianas, eran nombradas “señora”. Era una palabra de gran respeto y engalanaba la presencia de cualquier mujer, chica o grande. Aunque se tratara de la hijita de cuatro años de un notable comerciante, de todas formas sería nombrada en algún momento “mi señora” como cortesía. Hoy, una mujer de edad indescifrable que se embute en pantalones juveniles y se cubre las arrugas con polvos, si se escucha ser llamada “señora” cuando es soltera…

¿DÓNDE ESTÁ EL ALMA?

¿DÓNDE ESTÁ EL ALMA?

Por Astrid Perellón Es un hecho que hay más vacío que partículas. ¡Imagínalo! ¿Cuánto espacio hay entre poro y poro; astro y astro; grano de arena y grano de arena? Es mayor el vacío o el espacio entre lo que creemos tangible, duro, material. Por supuesto que, bajo un microscopio tanto el poro como el astro y grano de arena están compuestos de partículas flotantes. Entre dichas partículas hay también inmensurable espacio. Tal como aseguré: hay más vacío que partículas. Hacia dónde veas, habrá más espacio que materia. Los científicos…

Maestría en falta de curiosidad

Maestría en falta de curiosidad

Por Astrid Perellón   En esta semana estaremos llenos de historias maravillosas sobre maestros loables. Yo quiero hacer un regalo a todos aquellos que se preguntan <<por qué mi trabajo docente no sobresale en Youtube, o por qué a mí no me premian aquí y allá>>. No es que seas mal maestro… es que te falta curiosidad.   Naciste con ella. ¡Es más! Podría decirse que aplicabas el método científico mucho antes de hablar. Todo gracias a tu curiosidad; el deseo de explorar y comprobar los fenómenos por ti mismo….

Madre esclava

Madre esclava

  Algunas mamás no encuentran en sí mismas la plenitud y amor necesario para no buscarlo afuera. No es necesario demandar de los hijos amor y respeto, basta amarnos y respetarnos a nosotras mismas para que imiten nuestra actitud.   Por Astrid Perellón     Se acerca el Día de la Madre y algunas <<reinas del hogar>> recibirán planchas, licuadoras, salas y lavadoras. Me hacen pensar en un cuento de hadas. No la Cenicienta por su abnegación esperanzada, sino otro. Uno clásico recopilado por Italo Calvino llamado “Madre Esclava”.  …

Deja a tus hijos ser ellos mismos

Deja a tus hijos ser ellos mismos

  Por Astrid Perellón   ¿Qué desean los niños? Curiosear, obtener información, procesarla, aplicarla o darle salida de alguna forma. Sabiendo esto, puedes facilitarle esa experiencia que desea, acompañándolo. Desviando su movimiento que acarrearía peligro y describiendo lo que desea obtener de información. Permitirle procesar lo que dijiste con palabras sencillas y señas que le hagan IMAGINAR lo que experimentaría.   ¿Lo intenta de nuevo? Tendrás que hacer más interesante la información que le compartes para que sea suficiente para él. Tendrás que hablar de manera que lo experimente más…

Chamacos y llorones y quejumbrosos

Chamacos y llorones y quejumbrosos

Por Astrid Perellón   En el ámbito docente se escuchan comentarios sobre <<como los niños ahora son más mimados, los papás quieren que se les trate con guantes, son más chillones y quejumbrosos (los niños también)>>. Piensa uno precipitadamente que les falta un buen manazo como en otros tiempos cuando, en realidad, lo que carecen es de resistencia a la frustración.   Entre muchas medidas que se pueden implementar al respecto, el método C r3nd!p nos inspira a usar una frase cuando un niño viene a quejarse o chillar (si…