Cuando me lleve la Muerte

Cuando me lleve la Muerte

Por Astrid Perellón Medianoche y heme aquí pensando sobre la muerte. No llegué a ese pensamiento por default, sino que amablemente se fue colando por asociación libre. Todo empezó por mi abuela quien, ya cerca de los 90, no puede decirse que tenga una calidad de vida emocionante. Necesidades básicas físicas cubiertas sí, pero su senilidad le impide ser feliz. Eso se le ve en el gesto apretado de refugiada española; se lee cómo la mente bloqueó hábilmente el pasado hostil pero dejó la huella en un rictus que la hace intratable. De…

Una pareja es un equipo

Una pareja es un equipo

Por Astrid Perellón Los que empezaron como dos tórtolos pueden quedar maltrechos por culpa de un solo hábito. Me refiero a que las relaciones deterioradas, juntas ya solo por inercia, no supieron cultivar la característica más importante para el amor: ocuparse de uno mismo. ¡Bam! Lo dije. Ya puedo escuchar a algunos viejos palomos revoloteando lejos de mi cable, pero sígueme la corriente para compartirte esto, que no es nuevo. Las parejas que se sienten insatisfechas en su relación tienen un Discurso Exterior (no lavaste los platos / dije que…

Manual de la resiliencia o cómo ahuyentar a los monstruos

Manual de la resiliencia o cómo ahuyentar a los monstruos

Por Astrid Perellón   Hay niños que temen a los monstruos y otros que los invocan. No es porque estos últimos sean <<niños dark>> ni mucho menos. Simplemente tienen muy claro su propio poder para usar aquello que es emocionante/aterrador a su favor. Son niños que, intuitivamente, saben que los monstruos/los miedos nacen en la imaginación y desde ahí los usan para explorar y conocerse.   Cuando tu hijo teme a un monstruo y le dices que nada más es su imaginación, se siente impotente, porque es algo que sí…

Los sueños son ahora

Los sueños son ahora

Por Astrid Perellón   Aquellos niños destacados que admiramos en reportajes y Youtube nos demuestran que las profesiones no comienzan con la obtención de un título –aunque puedan beneficiarse de uno. El que desea bailar, baila ahora. Quien desea pintar, pinta ya mismo. Quien ama los cálculos, está en ello desde que descubre su pasión. No esperan a cumplir cierta estatura ni edad. Los sueños son ahora. Toda la vida no es un camino hacia un objetivo (pues lo que a todos nos depara tras el camino de la vida,…

Bebés Tamal

Bebés Tamal

  Por Astrid Perellón   En mi profesión es común recibir papás con peticiones sinceras como: <<Deseo que mi hijo tenga mejor coordinación, ritmo, mayor autoestima, que sea menos inquieto o más sociable>>. Usualmente tales pedidos provienen de papás que cargan en brazos niños envueltos: traen mameluco, calcetines, zapatos tejidos, chambritas, gorrita, chupón, guantes y vienen con frazadas cubriéndolos del clima (sea cual sea éste). En suma, vienen entamalados.   Alguien convenció a esas familias que el frío es clima favorito de bacterias y virus causantes de ciertas enfermedades respiratorias….

Vivimos en un cuento de hadas

Vivimos en un cuento de hadas

Por Astrid Perellón   Todos los cuentos de hadas comienzan con jóvenes incomprendidos. Todavía no son grandes y ya no son realmente pequeños, por eso son más propensos a una aventura. Una especie de decepción de los adultos y una nostalgia de la infancia los lleva a embarcarse en lo desafiante. Pero también los cuentos de hadas refieren a papás que no dan crédito a lo que sus jóvenes ven, crean o enfrentan (ya sea en forma de madrastras o de brujas; los adultos de las historias no son aliados…

Cómo perdonar de una vez por todas

Cómo perdonar de una vez por todas

Por Astrid Perellón   El gran engaño del ego es creer que debo perdonar a los demás para ser feliz o que debo perdonarme para poder amarme. Tal vez no es un engaño sino una cuestión semántica. Perdonar se ha convertido en una palabra solemne, atribuyéndole un ritual donde, usualmente, debe estar presente el otro para sellar con su confirmación el pacto de dejar el tema por la paz.   Para muchos adultos (y tristemente algunos niños), el acto de perdonar resulta en motivo de terapia o cualquier otro medio suficientemente impactante…

El troll de la razón

El troll de la razón

  Por Astrid Perellón   Uno de los mayores placeres de la vida es salirse con la suya. Aquel exquisito momento en donde las palabras <<te lo dije>> sobran y aún así decirlas es adictivo; nos reviste de superioridad arrogante pero también de una autoestima triunfal.   Nos satisface de pies a cabeza cuando una situación sale conforme a lo esperado al punto que olvidamos cruelmente cómo muchas veces hubiera sido mejor no tener razón. Preferiríamos haber llegado a tiempo al compromiso, en lugar de habernos perdido porque el conductor…

Leer fantasía no es inútil

Leer fantasía no es inútil

  Por Astrid Perellón     Varios han ahondado en el tema de cómo la ciencia ficción contribuye al surgimiento de los científicos. Es decir, el niño que lee ciencia ficción cree en su mente que todo lo descrito en su libro es posible y se pregunta <<cómo>>, resultando muchas veces inspirado a estudiar y dedicarse a la ciencia.   Tales reflexiones me hicieron considerar un caso paralelo. ¿Qué pasa con los que no prefirieron la ciencia ficción sino la fantasía? Un terreno no tan distinto excepto porque no admitimos…

La paradoja de volver a ser niño

La paradoja de volver a ser niño

Por Astrid Perellón   Es tendencia del adulto contemporáneo acudir a especialistas, asesores, terapeutas, cursos, libros, audios y retiros con tal de dominar tres cosas: 1) Cómo ser uno mismo; 2) Cómo conseguir todo lo que me propongo; 3) Cómo entablar relaciones sin dejar de ser uno mismo ni dejar de conseguir lo que me propongo.   A la vez, se puede observar en el entorno escolar actual que el programa académico se nutre también de una variedad de expertos con tal de implantar en el niño tres cosas: 1)…