CHAVELA: “Qué bonito haber nacido mujer, ¿te das cuenta?”

Por Karenina Díaz Menchaca

Hace unos días me di un espacio para ver el documental  ‘Chavela’. La gran Chavela que sin ser mexicana lo fue siempre,  como ella misma enfatizó en la frase que la inmortalizó: “¡Los mexicanos nacemos donde nos da la rechingada gana!”.

Su verdadero nombre era: María Isabel Anita Carmen de Jesús Vargas Lizano. Su historia, desde que nació, es digna de un personaje como ella. Nacida en San Joaquín, Heredia Costa Rica un 17 de abril, en medio de una familia muy conservadora, pero también indiferente, algo que adolecerá toda la vida, de un amor, como el materno.

Desde muy pequeña se fue dando cuenta de que era diferente. Su familia y su comunidad nunca la aceptaron, por usar pantalones y por sus modales, hasta la escondían cuando llegaban las visitas. Su personalidad  ya estaría definida y es en la adolescencia cuando busca su propio camino y sólo tiene en la mente un destino: México.

El documental – que pueden ver en Netflix- está nutrido por las voces de quienes la conocieron y de quienes son sus colegas en el escenario, pero sobre todo podemos tener a la misma Chavela, extraída de una entrevista inédita, que no tengo idea cómo la hayan conseguido sus realizadoras, la australiana Catherine Gund y la estadounidense  Daresha Kyi. Sólo sé que fue hecha a veinte años de su muerte.

“Nunca jugué mucho con muñecas. No era la niña juguetona de escuela, de las compañeras, era soñadora. La muchacha que se levantaba en la noche, sin permiso de nadie, a buscar a donde estaban dando serenata para oír música”.

Si bien el documental se centra en su faceta como cantante, le da mucha importancia también a sus relaciones amorosas, sobre todo la que tuvo con la Dra. Alicia Elena Pérez- Duarte y Noroña, una investigadora y abogada por los derechos humanos quien de manera muy honesta y amorosa recuerda sus años compartidos con la cantante. Sin embargo, es el alcohol y sus consecuencias lo que finalmente las separa.

“En un mundo muy macho, muy misógino en donde una lesbiana no tenía un lugar, para ser Chavela tenías que ser más fuerte y más macha y más borracha que cualquiera de los charros cantores de los que había a su alrededor”, enfatiza Alicia.

Para darle color a toda la atmosfera, personajes como Jesusa Rodríguez, Tania Libertad, Eugenia León, Pedro Almodóvar, Miguel Bosé, la retratan, la recuerdan y la reviven con sus anécdotas…

De Pedro Almodóvar decía que  “era su marido en la tierra”. De Miguel Bosé que si ella hubiese sido hombre ella sería la mujer perfecta.

“Ella sintetiza toda la festividad de la canción mexicana y la sintetiza en lo que realmente es: es el canto desesperado, es lo que hacía José Alfredo Jiménez, le quita las ornamentaciones y lo vuelve el canto del alma, del alma herida”, dice Eugenia León.

Los últimos años de Chavela fueron cerca del Tepozteco, para ella un privilegio inmenso en una casita tan ella y en el escenario más bellamente arbolado. Casi a punto de morir pidió regresar a México estando en Madrid y así fue su último viaje un 5 de agosto de 2012.

“Qué bonito haber nacido mujer, ¿te das cuenta? ¡Qué privilegio ¿eh? Fíjate que es como una bendición del universo, del cosmos que te hicieran mujer. Para mi es la cosa más bella”.

Subscribe a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Reversos.mx!

Related posts