De zoológico de Moctezuma a panadería de gran popularidad

Por Daniela Jazmine Gómez Lecuona

Todo aquel que camina sobre la calle 16 de Septiembre en el Centro Histórico de la Ciudad de México se ve obligado a mirar el local con el número 18. Trenzas con nuez, conchas, cuernos y bisquets se observan desde la vitrina.

Lo que hoy es una panadería tradicional, en la antigua Tenochtitlan fue el zoológico del emperador Moctezuma.

Los animales eran traídos desde regiones lejanas y utilizados para sacrificios religiosos. Los mexicas los resguardaban para brindarlos a los dioses.

“Aquí era un jardín botánico del emperador, tenía peces, patos, osos, pumas y hasta dicen que mujeres de compañía”, explica Iván Montes, el supervisor de la panadería.

Hoy en día, en La Ideal los pasillos están cubiertos por pasteles, gelatinas, galletas y unos cuantos bocadillos salados.

Esos mismos pasillos, hace casi 500 años, estaban distribuidos en colecciones únicas de la época: acuarios, reptilarios, aviarios, gran variedad de felinos y humanos con deformidades. Trabajaban aproximadamente 600 hombres con el objetivo del cuidado animal.

*** 

Todo comenzó en un lote del Eje Central Lázaro Cárdenas en 1927, con el nombre “Ideal Bakery”. Tres años más tarde ese negocio se traspasaría a la parte trasera del Convento de San Francisco, ubicado en la avenida Francisco I. Madero, sobre la manzana de las calles 16 de Septiembre y Gante. 

El convento de San Francisco es la primera fundación religiosa de la Nueva España y una de las más importantes. La primera iglesia se edificó en el siglo XVI. Tiene su planta en forma de cruz latina, techumbre abovedada y una cúpula octagonal.

Como consecuencia de las Leyes de Reforma, se demolieron los edificios del convento. A lo largo de los siglos, sufrió derrumbes, reconstrucciones y expropiaciones hasta llegar a lo que hoy es la iglesia y la Capilla de Balvanera.

****

Julia Cabrera, empleada desde 1982 en La Ideal, declaró que la panadería era el patio del convento. “Todavía se puede ver estructuras pertenecientes a las primeras construcciones”.

En la parte donde surten pan a mayoristas se observa una fuente originaria de esa época. Los empleados cuentan que los domingos existen visitas guiadas a extranjeros en el cual explican toda la historia.

Son 90 años de sabor y tradición, en la que preparan más de 300 formas de pan que la han posicionado como la mejor panadería de la Ciudad de México.

La Ideal cuenta con tres turnos en la preparación del pan, en una jornada diaria se producen 15 mil piezas. “Contamos con cuatro hornos de columpio, las últimas charolas entran a las 8 de la noche”, contó el supervisor.

“Aquí trabajamos 350 personas, 80 por ciento son hombres y 20 mujeres”, añadió Doña Julia.

Las puertas se abren a las 6:30 de la mañana y se cierran a las 10:00 de la noche. Los clientes expresan que el pan siempre lo encuentran caliente y esto es debido a que cada hora se montan nuevas charolas. 

Aquí nada se desperdicia. Con la pasta seca elaboran galletas. Con los frutos que sobran de decoración se cubren de chocolate. El pan que sobra del día se va a donaciones. 

La reconocida panadería empezó con el abuelo, continuó el hijo y hoy el nieto lleva las riendas del negocio. Como todo, las instalaciones se han ido renovando. La edificación original se redujo con la compra de espacios a otras tiendas comerciales. Sin embargo, se recuperó la parte trasera para los mayoristas.

Es tanta la popularidad del sabor del pan, que la franquicia logró extenderse en otras dos sucursales. Una ubicada enRepública de Uruguay 74, en el Centro, y la otra en Aragón, en Hank González 773. “Anteriormente nosotros le surtíamos a las otras panaderías, ahora ya cuentan con equipo para producir su propio pan”, finalizó Iván Montes.

De acuerdo a documentos elaborados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se expone que, a la llegada de Hernán Cortés, Moctezuma lo invitó a un recorrido a su zoológico. Pero después de la conquista el español lo incendió.

Es difícil imaginar que existía un zoológico en la época mexica. Pero resulta aún más difícil pensar que esos animales también eran utilizados para hacer medicinas.

Así como Moctezuma presumía de sus especies, ahora en el mismo terreno La ideal puede presumir de ser la panadería más visitada de la Ciudad de México por su sabor y tradición. 

Artículos relacionados

Deja un comentario