¿Qué hay detrás de la postura de China y EU sobre el cambio climático?

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

 

El tema de la discusión sobre el cambio climático y las acciones a tomarse por parte de los gobiernos y autoridades, en asesoría de los expertos en dicha materia, desde los países industrialmente más desarrollados del mundo, destacándose China y Estados Unidos, hasta los de desarrollo medio con alta actividad industrial, responde entre otras cosas a diferentes fenómenos que se han venido dando en el mundo de manera extraña, en cuestión de sucesos climáticos sui géneris.

 

Esta extrañeza se genera desde que se observa que en alguna región del mundo donde ahora es el apogeo de la primavera caiga nieve y la temperatura rebase negativamente los 0 grados centígrados, por citar un ejemplo; o que aparezcan en áreas costeras limítrofes con zonas terrestres semidesérticas y secas como el subsuelo texano tormentas tropicales que en menos de 30 minutos derivan en uno de los huracanes más devastadores de los últimos años en el mundo, con cabales consecuencias económicas y sociales, con drásticas imágenes mortales de niños y ancianos en franca vulnerabilidad ante el desastre y el acoso creciente del agua encima, y con la consiguiente perdición material derivada en la extinción de patrimonios enteros, autos, mascotas, comida, ropa, casas, pertenencias, etc.

 

¿Será que el discurso de la sustentabilidad no vale en las cotas funcionales del capitalismo?, ¿Será que posturas como las de Naomi Klein, en cabal postura crítica en torno al cambio climático y desde una visión contracapitalista, desnudan que vivimos ante un modo de producción absolutamente insustentable?

 

Una de las explicaciones políticas más fehacientes para explicarse la negativa del Gobierno de Estados Unidos, a firmar los acuerdos internacionales sobre reducir el volumen de emisión de gases y contaminantes, es porque parte de su respaldo económico y político, muchas veces comentado en el seno de este espacio, proviene de los grupos de poder económico de los sectores industriales norteamericanos, vinculados a los espacios acereros, carboníferos y gaseros/petroleros.

 

Recordemos que la redinamización económica que el presidente norteamericano pretende impulsar en aquel país parte de la reestructuración funcional de los espacios de generación de valor agregado, muchos de ellos histórica y altamente contaminantes.

 

Independientemente del contexto con el que cada país, industrialmente desarrollado o en vías de desarrollo con alta actividad industrial contaminante aborda el tema del cambio climático, la cuestión central debe ser el plantearse si la solución al cambio climático se dará bajo los esquemas funcionales del capitalismo moderno.

 

Parte de la dinámica funcional del capitalismo, en su trayectoria histórica como modo de producción y dinamizador de un sistema social jerárquico como el que vivimos al menos en occidente, es que es altamente contaminante. Citando las palabras del ex presidente  uruguayo José “Pepe” Mujica:

 

“Vivimos un sistema de producción que nos induce a la inercia del use y tire, use y tire, permanentemente y en cada momento”.

 

No se trata de poder implementar medidas y acciones políticas internacionales que parezcan parches sobre una llanta ponchada (irónicamente fabricada con una dinámica productiva contaminante por cierto); se trata de entender que el capitalismo ha establecido en el mundo un vínculo dependiente con la carencia de sustentabilidad, porque dicha condición es parte determinante del cumplimiento de la ley del valor.

 

Recordemos que la mercancía es el órgano vital más importante del cuerpo funcional llamado capitalismo, y esa mercancía, indudablemente proviene, sobretodo en la última era de la civilización, de la producción industrial contaminante en muchas de las ocasiones.

 

¿Será que los fenómenos climatológicos devastadores advierten que las alternativas al cambio climático ponen en crisis el discurso de la sustentabilidad dentro del marco capitalista?

 

Dudo mucho que los dueños del capital internacional acepten dejar de dinamizar el ciclo económico convencional. Estoy plenamente convencido que seguiremos viendo escenarios tétricos como el de estos días en Texas, el desgajamiento de hielos en las zonas árticas y antárticas con el riesgo del crecimiento del nivel del mar, sequías brutales en zonas que originalmente eran húmedas, etc.

El cambio climático es otra expresión más de las contundentes contradicciones discursivas con que opera el capitalismo moderno.

Artículos relacionados

Un comentario en “¿Qué hay detrás de la postura de China y EU sobre el cambio climático?

  1. MA. DE JESUS BENÍTEZ

    A los gobiernos no les interesa el cambio climático. Es más, algunos como Trump de E.U. piensan que es un invento de China el cambio c. Es ignorancia o solo una forma para no comprometerse a reducir emisiones? para no bajarle a su industria? Me pregunto si Trump pensará igual sobre ésto ahora que han tenido afectaciones tan graves por los huracanes.

Comments are closed.