Dolo y nulo rigor de medios en el manejo de las 80 mil muertes por Covid

Por Rivelino Rueda

Sin detenerse a revisar los datos de al menos seis meses atrás en cuanto al registro de “defunciones sospechosas”, medios impresos, digitales y electrónicos cayeron de nuevo en la trampa de lanzar cifras de muertes confirmadas por la pandemia de Covid-19 sin analizar antes contextos y conteo de otras bases de datos.

Y es que todos los días (desde el 14 de abril) las autoridades de Salud han informado sobre un registro paralelo de fallecimientos, denominado “decesos sospechosos”, así como una tabla denominada “defunciones estimadas”, que se ha presentado día a día en los informes técnicos y en las conferencias vespertinas en Palacio Nacional.

Este lunes 5 de octubre, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, anunció sobre un “ajuste” en la cifra de decesos por coronavirus, y puntualizó que estos fallecimientos se incorporaban a la cifra oficial de muertos por la pandemia, tras la confirmación de registros de defunciones en las 31 entidades federativas y en la Ciudad de México.

Así, la cifra de decesos por Covid-19 pasó, del domingo al lunes, de 79,088 defunciones a 81,877, es decir, 2,789 nuevos registros de fallecimientos.

Sin embargo, como explicó el director general de Epidemiología, José Luis Alomía, primero, y después López-Gatell Ramírez, este número de nuevos decesos es un acumulado de casos de semanas anteriores, que se confirmaron en los últimos días y que el lunes fueron anunciados.

De inmediato, medios como Reforma, El Financiero, Animal Político, El Universal, La Razón, Crónica, El Economista, Milenio, entre otros, interpretaron, una vez más, que los decesos se habían registrado en un día y que la cifra sobre las 81,877 muertes por coronavirus apareció de la noche a la mañana, sin un antecedente previo.

“Cada vez es menor el número de defunciones diarias debido al Covid-19. Se incorporaron a las estadísticas las confirmaciones por dictaminación y asociación epidemiológica. Este ejercicio técnico atiende a recomendaciones de organismos especializados como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS)”, anotó López-Gatell en la conferencia de prensa matutina de este martes en Palacio Nacional.

Reversos realizó, de nuevo, el recuento de la última semana respecto a las cifras de “muertes sospechosas” y “defunciones estimadas”, en donde se establece que estos casos no son nuevos, como insisten en hacer creer distintos medios de comunicación, y que sólo es cuestión de que las autoridades estatales y de la Ciudad de México confirmen si esos decesos fueron por coronavirus, por medio de pruebas de Covid-19 a los cadáveres, para luego informar a la Secretaría de Salud y contabilizarse en los decesos confirmados a nivel nacional.

Aquí enlaces con el seguimiento de “decesos sospechosos”:

Así, el martes 29 de septiembre, la Secretaría de Salud reportó en el informe diario sobre la evolución de la pandemia 2,179 “defunciones sospechosas” y 90,220 “defunciones estimadas”, mientras que el número de “decesos confirmados” se ubicó en 77,163.

Para el miércoles 30 de septiembre, la cifra de “defunciones confirmadas” fue de 77,646, es decir, 483 más que el día anterior, mientras que el número de “defunciones estimadas” se ubicó en 90,734. 

El jueves 1 de octubre, López-Gatell informó que el número de decesos confirmados era de 78,078, es decir, 432 más que el día anterior, mientras que el registro de “defunciones estimadas” se ubicó en 91,238, es decir, 504 más que el 30 de septiembre.

Para el viernes 2 de octubre, el registro de “defunciones confirmadas” fue de 78,492 (414 más que el día anterior); las “defunciones sospechosas” se ubicaron en 2,233, y el número de “decesos estimados” se elevó a 91,713 (475 más que el día anterior).

Como se puede observar, reporteros, editores y directores de medios, rara vez o nunca, hacen referencia a estas cifras de “decesos sospechosos y estimados”, salvo si las “defunciones sospechosas” se reportan de golpe en la cifra de muertes confirmadas a nivel nacional, como ocurrió este lunes.

El sábado 3 de octubre, el registro de “decesos confirmados” fue de 78,800, es decir, 304 más que el viernes 2 de octubre, mientras que la cifra de “defunciones sospechosas” se ubicó en 2,260 y de “decesos estimados” en 92,180, es decir, 467 más que el día anterior.

Ya para el domingo 4 de octubre, las “defunciones confirmadas” llegaron a 79,088 (288 más que el día anterior), mientras que las muertes sospechosas se ubicaron en 2,258 y los “decesos estimados” se elevó a 92,392, es decir, 212 más que el sábado.

Así se llegó a la conferencia vespertina del lunes 5 de julio, donde José Luis Alomía Zegarra, director general de Epidemiología, informó sobre una cifra de 81,877 “defunciones confirmadas”, un incremento de 2,789 fallecimientos respecto al día anterior.

Sin embargo, subrayó –primero él y luego el subsecretario de Salud—que estos números representaban el registro de un acumulado de “defunciones sospechosas” de semanas anteriores, una vez que las autoridades estatales de Salud y de la CDMX reportaron la confirmación de esas muertes por Covid-19 tras las pruebas realizadas a los cuerpos y la dictaminación de un Comité Técnico.



¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts