¿Dónde están los espectros del Metro Barranca del Muerto?

Por J. Tonatiuh Pérez Cisneros

 

Foto: Mónica Loya

 

Un mito y leyenda del portal de videos YouTube pide no quedarse dormido en los vagones del Metro ya que se pueden encontrar entes malignos que destrozarán, al puro estilo de película Gore, a sus víctimas.

 

Estación terminal Barranca del Muerto, Línea 7, 23:30 horas. Un ejército de trabajadores se adentra a una nueva aventura. Escaleras, cubetas de pintura vinílica color gris, brochas, rodillos, estopa, thiner. La nueva misión, pintar la fosa.

 

Como si uno se adentrara a la antesala del infierno, el calor que genera la estación empieza a hacer sus efectos a los trabajadores. El sudor comienza a recorrer sus rostros, y no precisamente del miedo por encontrar a los entes malignos.

 

Después de varios minutos de bajar escaleras con dirección al andén, con todas las herramientas para desempeñar el trabajo, se espera a los últimos trenes para recibir la autorización de descenso a vías, el famoso corte de corriente, como si fueran los Círculos de Dante. Mientras más bajas más calor se siente.

 

Luz verde para trabajar. 1:00 am del nuevo día. El olor a grasa y plástico quemado se mezcla con el de la pintura. Gritos y risas de los trabajadores rompen el silencio del garaje. El reloj sigue su marcha y los entes que destrozan a los amantes de Morfeo no aparecen. El calor sigue haciendo su trabajo y el sudor ya baña a los trabajadores.

 

Voces, que no son de los pintores espontáneos, rompen la rutina. Los corazones se aceleran. Todos saben de los entes, pero nadie se atreve a platicar. El eco del túnel produce más voces.

 

A los lejos, saliendo de la oscuridad, un escuadrón de trabajadores de limpieza barre la zona de los objetos que son arrojados a las vías por los usuarios. El pequeño temor pasó.

 

3:30 am, hora de salir de las entrañas de la tierra para permitir el despertar de los gusanos. Una noche más y los entes que destrozan usuarios no se aparecieron. No hubo ruidos extraños y mucho menos muertes al estilo Gore.

 

Tal vez para la próxima.

Related posts