Dorian Wood y La Bruja de Texcoco en un encuentro íntimo, casi ritualístico, que celebrará la diversidad

Por Nora Castrejón

 

¿Qué puede la voz? ¿Qué le confiere la cualidad de erizarnos la piel cuando entona una canción?

Dos voces exuberantes incitarán nuestros oídos y azuzarán la carnalidad en una multiplicidad de afectos el próximo 15 de junio en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.

Dorian Wood y La Bruja de Texcoco, bajo la dirección de Tareke Ortiz, compartirán el escenario en un encuentro íntimo que roza en lo ritualístico, para hacer un homenaje a Chavela Vargas y otras voces destacadas de la canción mexicana.

No esperemos de este viaje musical un momento para el remanso, pues se augura una noche que nos estrujará la escucha y el alma. Desamor, nostalgia, y algunas diminutas grietas de esperanza, florecerán en los rincones más olvidados de la epidermis.

Ambos artistas tienen raíces latinoamericanas con una importante proyección internacional. Dorian Wood, estadounidense de nacimiento con padres costarricenses, es un veterano de la escena, cuya trayectoria musical, performativa y visual abarca proyectos que han sido presentados en salas de concierto, escenarios y galerías de Europa, EEUU  y México.

Estamos ante un intérprete irreverente que reta al espectador con su perspectiva no-binaria del cuerpo. La corpulencia de su presencia se complementa con un canto profundo, íntimo y desgarrador donde la vulnerabilidad queda expuesta sin regateos.

De la Bruja de Texcoco, mexicana de origen xochimilca, se dice que el destino la llevó fortuitamente a formar parte de un ritual en el que su canto y su violín consiguieron expulsar un demonio del cuerpo de una mujer. Fue así como un exorcismo sui géneris parió a la Bruja de Texcoco.

A partir de ese momento, Octavio, músico apasionado desde los nueve años, es el vehículo a través del cual esta fémina se manifiesta para apropiarse de la música tradicional mexicana enfundada en huipiles, rebozos, pestañas postizas y colorido maquillaje.

Dos voces que no pueden ser más oportunas en el marco del ciclo Entre lenchas, vestidas y musculocas, cuya finalidad es celebrar el Mes del Orgullo Gay a través de diversas expresiones artísticas bajo el lema “Orgullo 41: Ser es resistir”.

Acudamos a esta cita el próximo 15 de julio en el Teatro Esperanza Iris para extirparnos los tumores del desconsuelo que nos produce la atrocidad del mundo. Dos presencias que hallan en la música una potencia capaz de subvertir los límites entre lo femenino y lo masculino, una declaración en contra del machismo, la heteronormatividad y los ideales de una corporalidad impuesta por los influjos del mainstream, un canto animado por la ternura y la visceralidad que atisba otras formas de erotismo.

Dorian Wood y La Bruja de Texcoco

Ciclo: Entre Lenchas, Vestidas y Musculocas

Sábado 15 de junio a las 19:00 horas

Teatro de la Ciudad Esperanza Iris (Donceles 36, colonia Centro Histórico, cerca del Metro Allende)

Localidades: desde $150.00 hasta $300.00 Descuento del 50% a estudiantes de nivel básico, maestrxs, personas con discapacidad, trabajadorxs de gobierno y miembrxs del INAPAM con credencial vigente.

Related posts