El Chapo, historia sin punto final

Por Marco Jiménez

Foto: Édgar López (Archivo)

Luego de ser declarado culpable de diez cargos en Estados Unidos, el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán enfrenta una sentencia de cadena perpetua, aunque apelará esta decisión hasta que sea conocida su sentencia definitiva en junio de este año.

Mucha gente pensaría que su historia termina ahí, pero podemos ver que no es así ya que además de apelar la sentencia, los abogados de “El Chapo”, tanto en Estados Unidos como en México, están moviendo las aguas turbias que han quedado estancadas por décadas, en donde hay nombres de expresidentes, militares, políticos, y seguro saldrán de empresarios, esto aunado a lo que se presentó en el juicio, donde salieron nombres como el de los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña.

Sin embargo, en la entrevista que realizó Adela Micha al abogado del exlíder del Cártel de Sinaloa, Jeffrey Lichtman, asegura que no pudo hacer su mejor trabajo ya que no le permitieron interrogar a plenitud a algunos testigos.

Incluso, el abogado señaló que el juez no permitió indagar más en preguntas sobre sobornos a políticos mexicanos, como la entrega de 100 millones de dólares a Enrique Peña Nieto o la venta de información de altos mandos militares a otros carteles para su protección.

En esta misma entrevista se abrió un frente en ese país, ya que Lichtman aventó un reto a Felipe Calderón de hacerse una prueba de polígrafo, y asegura que uno de los dos no la pasará, aunque Calderón no la aceptaría.

Eso no sólo es un escándalo, ya que deben presentar pruebas lo cual, el día viernes 22 de febrero, el abogado de “El Chapo” Guzmán en Mexico, José Luis González Meza, en entrevista con Carmen Aristegui, dijo que a Enrique Peña Nieto se le habían entregado cerca de  mil 800 millones de dólares desde el inicio de su campaña hasta antes de ser capturado el capo.

Una acusación sumamente grave y que, de ser cierta, debe presentar pruebas, a lo que el abogado dijo que esas pruebas están en Estados Unidos y que serían entregadas al Fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, para que inicie una investigación sobre posibles delitos de corrupción contra el expresidente Enrique Peña Nieto.

Entre las acusaciones que realizó, nombró a Carlos Romero Deschamps y la supuesta compra de una casa valuada en 6 millones de dólares, entre otras acusaciones, así como que algunos expresidentes vendían barcos petroleros y las ganancias las recibían ellos y las pérdidas la petrolera mexicana.

Estados Unidos ha contraatacado, tal vez para saber dónde se encuentran las ganancias del capo sinaloense, presumiblemente de cerca de 14 mil millones de dólares; ahora acusando a dos de sus hijos de narcotráfico y aumentando la presión sobre el Cártel de Sinaloa y la familia de Guzmán, tal vez para que revelen en dónde se encuentra el dinero.

Ante esto, el abogado de Guzmán Loera en México dice que “sea la cantidad que sea, un dólar o millones, deben ser entregados al gobierno mexicano”, ya que ese dinero se trabajó en este país y le pertenece a los mexicanos y no a los estadounidenses, por lo que exhortó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a exigir que si se encuentra ese dinero sea para Mexico.

Esta semana ha dado mucho de que hablar sobre el narcotráfico, y es que la vista de Andrés Manuel a Badiraguato ha sido sorpresiva, además de inimaginable, ya que es el único presidente de la era moderna que ha pisado la cuna del narcotráfico en nuestro país, de donde salieron los mayores capos como Rafael Caro Quintero, Ismael “El Mayo” Zambada, Joaquín Guzmán Loera, Ernesto Fonseca Carrillo y los hermanos Beltrán Leyva.

Y esto puede ser (sin decirlo) para tratar de calmar la violencia en nuestro país, porque en política a veces se dicen cosas sin decir una sola palabra, incluso recibió la carta de la madre de Guzmán para que le ayude a visitar a su hijo en Estados Unidos, por lo que el mandatario apoyará a ésta y a sus hijas con visas humanitarias.

Finalmente, aparecieron mantas en diferentes estados de la República, supuestamente atribuidas a Ismael “El Mayo” Zambada, donde se lee:comienza la limpia en el país, venimos con todo el apoyo del gobierno federal, regresa la vieja escuela, bienvenidos al dialogo todos los carteles, o se alinean o los alineo atte: Mayo Zambada”.

De ser ciertas estas mantas, veremos un reacomodo de los cárteles en nuestro país y, sobre todo, cuando dice “la vieja escuela”, al parecer se refiere a que los enfrentamientos entre cárteles se harán en las sombras, como solían hacerse en las primeras décadas de su aparición y disminuiría la violencia en México.

Todo esto en una suposición, ya que las reglas han cambiado y los nuevos capos tienen una manera diferente de pensar y de actuar, por lo que podría ser contraproducente para el país porque, de no llegar a un acuerdo entre cárteles, se exacerbaría la violencia más de lo que lo ha hecho en estos 12 años en que Calderón declaró la guerra al narcotráfico.

Por lo pronto, veremos cuál es el destino de Guzmán en Estados Unidos, así como las acusaciones de su abogado en México contra Peña y las declaraciones de testigos en Estados Unidos sobre dichos sobornos. Y lanzo una pregunta:

¿Son igual de creíbles las declaraciones en contra de “El Chapo” por parte de testigos protegidos en Estados Unidos, como que esos mismos testigos hicieron sobre expresidentes y altos mandos del Ejército?

Ahí la dejo.

Related posts