El Cineminuto se trascendió a sí mismo al crear un espacio para contar el confinamiento

Por Redacción Reversos 

En su novena edición el Festival Metropolitano de Cineminuto se trascendió a sí mismo y propuso generar un espacio de expresión para “contar el confinamiento que vivimos dentro de nuestras casas a través del medio audiovisual, volviéndolo una iniciativa global de encuentro y de intercambio”, señaló el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). 

En ceremonia virtual el comité organizador del festival, en el que participa la Casa abierta al tiempo, dio a conocer a los ganadores de esta edición que tuvo como temática los Confinamientos, con el propósito de reflexionar y plasmar la forma en la que se ha vivido el aislamiento durante la pandemia de COVID-19.  

En la categoría de documental obtuvo el primer premio el trabajo de Kevin Giusseppe Cabrera Zamora, titulado Rama; el segundo fue para Otro confinamiento, de Diego Ludwig Daniel Alamilla, mientras que el tercero se otorgó a Manos, de Thaira Yail Kobayashi Mendoza y Paula Escobar Cañedo. Hubo una mención honorifica para la pieza Trini, de Gerardo de Jesús Reyes Rivera. 

En la categoría de Ficción el primer lugar lo conquistó F de fake news, de Alejandro Cervantes Orozco; el segundo fue para Wav, de Mauricio Rincón Domínguez y el tercero para Buzón de voz, de Ana Luisa Antonio Rojas. 

La película Los astronautas, de Juan Daniel Campos Hernández, fue la ganadora en la categoría de Animación; el segundo fue para ¿Desperté?, de Fausto Trejo Poo y María Miranda Ruiz, mientras que el tercero lo consiguió ¿Cómo estás ocupando tu tiempo?, de Ulysse de Maximy Andrade. En esta categoría hubo también una mención honorífica para Conectar, de Axtli Jiménez Sigüenza. 

En un mensaje dirigido a los más de 346 participantes de 13 países y 23 estados de la República mexicana, el Rector General de la UAM destacó que el festival es una de las propuestas de difusión universitaria de mayor trascendencia de la última década, que es impulsada desde hace nueve años por un grupo interdisciplinario de académicos “que ha sido una idea que apoyamos y que tiene un impacto sin precedente, además de que es uno de los primeros proyectos de producción audiovisual de la Unidad Cuajimalpa”. 

Desde entonces y en el contexto de la pandemia se ha logrado atender exitosamente la difusión de la cultura y ahora es el programa referente de las narrativas audiovisuales breves nacionales e internacionales, lo que otorga una amplia visibilidad a la UAM. 

El tema Confinamientos propone una reflexión en apenas 60 segundos “que, dado el cúmulo de emociones y sentimientos que hemos vivido todos durante este periodo, es preciso expresar”. 

Ese ejercicio de intercambio e interacción cultural tuvo como base un total de 200 trabajos de ficción, 107 de documental y 39 animaciones, y este año fue el que registró un mayor número de mujeres directoras (142), lo que implica que se rebasó el 40 por ciento de participación por género, lo cual es de celebrarse. 

Además de que 187 trabajos provienen de 36 instituciones de educación superior de todo el mundo, lo que habla de la diversidad de cosmovisiones desde una postura universitaria. “Un año más, pese al confinamiento sanitario que seguimos padeciendo a nivel global, el festival le apuesta a nutrir de imaginación, libertad y diversidad, tanto a la comunidad, como a todo aquel que quiso manifestarse”. 

La UAM concibe la expresión artística y su difusión como una de sus responsabilidades universitarias y en esta labor el Festival Metropolitano de Cineminuto se consolida como una iniciativa abierta a la interacción y a la intención de crear, así como a la necesidad de comunicar ideas. 

El maestro Francisco Mata Rosas, coordinador general de Difusión de la UAM, subrayó que “esta inédita manera de vivir en la que estamos todos inmiscuidos nos ha llevado a explorar de distintas formas nuestra propia vida cotidiana: examinar qué estamos sintiendo y pensando”. 

Todos “tenemos algo qué decir, contar nuestra historia y escuchar las de los demás, y el Cineminuto es una herramienta muy útil para poder decir lo que apreciamos, imaginamos o extrañamos”. 

Las piezas que se han visto hablan de todos estos aspectos, pero también de la incertidumbre y la angustia de estar confinado, y tal vez eso explique por qué muchos de los autores decidieron utilizar esta herramienta para exteriorizar lo que querían decir. 

El festival es producto de una universidad pública “y los aliados con los que contamos, y tenemos mucho trabajo por delante, mucho qué extraer de lo que hoy estamos presenciando”. 

El maestro Carlos Saldaña Ramírez, coordinador del Festival y académico del Departamento de Ciencias de la Comunicación de la Unidad Cuajimalpa, expuso que esta edición se transformó y adaptó a la nueva realidad, pues “teníamos la incertidumbre de que el concurso presentara ausencia de participantes a causa de la misma pandemia, sin embargo, se incrementó en 156 por ciento la cantidad de registros”. 

Los participantes tomaron sus cámaras y celulares para grabar, y ofrecieron “verdaderas reflexiones desde la intimidad del confinamiento y más allá de lo que vemos a diario en las noticias”.  

Del total de cineminutos presentados 54 por ciento correspondió a universitarios nacionales y extranjeros, mientras que 46 por ciento fue de trabajos independientes. 

En el marco de esta actividad tuvo lugar una charla conducida por la doctora Alejandra Osorio Olave, directora académica y cultural de la UAM, con Nuria Menchaca animadora y directora, ganadora del Ariel 2020 por su corto Dalia Sigue Aquí, y con Lourdes Echevarría, actriz con más de 20 años de trayectoria, mejor actriz del Festival Internacional de Cortometrajes de México por su actuación en el cortometraje Arreglo Napolitano. 

Related posts

Déjanos un Comentario