El Congreso de la CDMX aprueba la Ley de Huertos Urbanos

Por Guillermo Torres 

El pleno del Congreso de la Ciudad de México aprobó la expedición de la Ley de Huertos Urbanos, la cual establece que los huertos urbanos son ideales para colocarse en techos, azoteas, jardines verticales, patios y espacios públicos, entre otros lugares, ya que “generan servicios ambientales a la sociedad”. 

El ordenamiento establece que se tendrán beneficios para mejorar la relación con los entornos, así como conocer los ciclos naturales de la tierra, lo cual es otro paso necesario para avanzar en la construcción de una ciudad verde y sostenible. 

Las y los diputados acordaron, en primera instancia, abrogar la Ley de Huertos Urbanos en la Ciudad de México, y con ello dar pie a la expedición de dicha norma. 

La diputada Teresa Ramos Arreola, presidenta de la Comisión de Preservación del Medio Ambiente, Cambio Climático y Protección Ecológica y Animal, expresó que “los huertos urbanos se consideran benéficos para las sociedades debido a que mejoran la relación con los entornos”. 

Un aspecto importante del bagaje y conocimiento popular, que le dará al imaginario colectivo de esta ciudad, es “conocer los ciclos naturales de la tierra y los procesos para la obtención de alimentos, fomentando así el respeto y la convivencia con el medio ambiente”, además de que “se genera la conciencia acerca de la necesidad de conservar los recursos que se usan día a día”. 

Esta idea parte de “incrementar la cobertura vegetal, que a la vez que contribuye a la solucióm del tema alimentario, también abona a la reducción del efecto ‘isla de calor urbano’ que se da en las ciudades, por la mayoritaria presencia de concreto”. 

Una de las iniciativas, con base en las cuales se construyó este dictamen, fue presentada por el diputado de Morena, Temístocles Villanueva Ramos. 

El legislador resaltó el valor de los espacios abiertos y las áreas verdes para las comunidades, la importancia de garantizar el derecho a vivir en un medio ambiente sano, así como los beneficios sociales y ambientales que genera el cultivar vegetales y plantas en huertos urbanos. 

En votación nominal, el dictamen en lo general fue aprobado por unanimidad, con 57 votos a favor, y posteriormente se aprobó el dictamen, en lo particular, con 52 votos a favor, uno en contra y tres abstenciones, y se remitió al Gobierno de la Ciudad de México para los efectos legales correspondientes. 

El Pleno aprobó también por unanimidad el dictamen de la iniciativa ante el Congreso de la Unión para adicionar un segundo párrafo al artículo 77 de la Ley de Instituciones de Crédito, presentado por la Comisión de Desarrollo Económico. 

La aprobación de esta ley tiene una connotación vanguardista, que si bien ya se perfilaba el esquema ante una economía cada vez más colapsada, ahora mismo, con el tema de la pandemia, resulta un referente a abordar para beneficio colectivo. 

Temas interesantes en la agenda legislativa, como la generación de cooperativas entre el tejido social, que permitan el establecimiento de modelos a escala que fortalezcan las economías locales, así como el servicio agrario forestal complementario al militar, con el fin de enseñarle ese menester tan importante del cultivo de alimentos y cuidado del medio ambiente a los jóvenes.  

Por mencionar solamente dos ejemplos de temas que a no dudarlo resultan interesantes, otros que de estos se derivan para asentar las bases de un esquema integral que le permita a la ciudadanía ser partícipe directo en la producción colectiva de alimentos y en las actividades económicas que fortalezcan a las comunidades y colectivos. Son acciones a no dudarlo que incentivan y fortalecen la autonomía y autogestión comunitaria de la ciudadanía en asuntos de interés público. Que sin duda responden a la solución de temas apremiantes. 

De fondo estamos hablando de una serie de acciones que permitan a la sociedad interactuar y autogestionar lo que en su derecho y ejercicio ciudadano le sea posible al tejido social. 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts