El encono por los “perdones” del nuevo gobierno

Por Juan Alva

Hace unos días, el gobierno federal inició un debate y, a su vez, una controversia internacional con España, lo anterior, ya que el presidente López Obrador envió sendas cartas al Rey de España y al Papa Francisco con el fin de que ambos pidieran una disculpa al Gobierno de México por la conquista ocurrida entre 1519 y 1521.

En un video subido a redes sociales, en compañía de su esposa, Beatriz Gutiérrez, López Obrador indicó que tanto en la llamada Conquista, como en el proceso de colonización que siguió, se cometieron incuantificables violaciones a las leyes entonces vigentes, vulnerando el principio del quinto real, además se impuso la fe y se construyeron templos católicos sobre las antiguas pirámides y con los materiales de éstas.

Continúa diciendo que el Primer Mandatario que, lejos de un resarcimiento del daño o de proceder de manera legal, México desea que el Estado Español admita su responsabilidad histórica por esas ofensas y ofrezca las disculpas o resarcimientos políticos que convengan.

Evidentemente, lo anterior en su mayoría fue tomado a mal por la sociedad mexicana y el Presidente fue duramente criticado por la petición hecha por algo que ocurrió hace 5 siglos.

Ante tal situación debe decirse que, el periodo de la Conquista y la Colonia, que dieron pie a la etapa de México Independiente, significó un cambio radical de carácter político, social, religioso y económico, sin dejar de lado que los pueblos indígenas en algunas ocasiones se rebelaron y otras tantas tuvieron una resistencia pasiva defendiendo y manteniendo aspectos clave de su antigua visión del mundo, como creencias, tradiciones y prácticas rituales y, desde luego sus lenguas.

Si bien, ese proceso histórico marcó un parteaguas en la vida de Mesoamérica y desde luego en la vida moderna de México, lo cierto es que fue un proceso que trajo consigo cosas benéficas que hasta el día de hoy se siguen aprovechando o hasta cierto punto practicando, como mayor ejemplo, la religión católica.

Me sorprende que el Presidente López Obrador se centré en estas banalidades y deje de lado que el país se le está saliendo de las manos, deja de lado que otros Gobiernos Internacionales como el de Estados Unidos, de manera constante agrede y humilla al pueblo mexicano, lanzando constantes amenazas respecto de la construcción del famoso muro.

López Obrador deja de lado que su gobierno en 4 meses ha hecho tanto daño a la sociedad mexicana, que es él quien debería pedir perdón a todos los mexicanos es él, perdón a aquellos indígenas que no han sido consultados por los proyectos del Tren Maya o de la Refinería en Dos Bocas, Tabasco.

Perdón a los miles de niños que dejó sin las estancias infantiles, perdón a las mujeres que son víctimas de violencia familiar y que no cuentan ahora con los albergues necesarios, perdón a los miles de empleados que bajo el manto de una supuesta austeridad, fueron despedidos de manera injusta de sus empleos.

Perdón a los millones de personas afectadas por desabasto de combustible, perdón a aquellos que creyeron en un cambio verdadero y le dieron su voto, para darse cuenta que sólo fue un sueño guajiro del cual, desgraciadamente están despertando, perdón a todos los mexicanos por las decisiones arrebatadas que ha tomado, como la cancelación de Reforma Educativa, la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Aportando un poco de historia al presidente, es importante decirle que entre los años 1519 y 1521, España, no existía, el territorio que hoy lo ocupa se dividía en dos reinos, el Reino de Castilla y el Reino de Aragón, que luego de las expediciones de Cristóbal Colón, decidieron iniciar la llamada conquista espiritual de las nuevas tierras.

En estas tierras, no todo era dulzura, por el contrario, había diferencias e injusticias, los mexicas eran el pueblo que tenía sometido a los demás, tan es así que, cuando se dio la llegada de Cortes, los totonaca fueron sus primeros aliados, además, cuando llegaron a la Gran Tenochtitlán, fueron los tlaxcaltecas quienes lo apoyaron para propiciar la caída del pueblo azteca.

Además, es importante señalar que no sólo fue una conquista violenta, como lo hace ver el presidente López Obrador, sino que, también se dio una evangelización de los indígenas, a través de las llamadas Bulas Papales, mediante las cuales, se revestía a los Reyes Católicos de poder para propagar la religión en los indígenas, siendo tratados como personas y no como animales.

Es evidente que la respuesta del Gobierno Español fue un rechazo total a la misiva enviada por López Obrador y por parte del Vaticano, se indicó que el Papa, ya ofreció disculpas en su momento.

Ante tal situación, es importante señalar que la decisión del gobierno federal de enviar estas cartas sólo demuestra la ignorancia de quienes lo encabezan, la facilidad que tienen para engañar a muchos mexicanos creando cortinas de humo que no llevan a nada.

Y esto, lo menciono por aquellos que defienden esta postura, argumentando que otros gobiernos han ofrecido disculpas por los hechos violentos ocurridos en el pasado, pero como lo he mencionado, esto se trata de un proceso histórico que tuvo como consecuencia una evolución en el pueblo mexicano y con el cual tenemos, hasta el día de hoy legados del pueblo Español que son de utilidad y que han formado parte de la identidad del mexicano actual.

Señor presidente, deje de crear encono en la sociedad mexicana, deje de dividir al pueblo de México y dedíquese a gobernar y gobernar bien, para que, dentro de algunos años, no salga alguien exigiéndole que pida perdón por las malas decisiones tomadas en su gobierno.

Twitter @JuanAlberto3035

Related posts