El estilo femenino no existe: Isabel Campi

Por Redacción Reversos

Las diseñadoras y las artistas se expresan de acuerdo con su época y su contexto, pero “no existe el llamado toque o estilo femenino, pues a lo largo de los 35 años que me he dedicado a la docencia no los encontré en los miles de trabajos que he evaluado”, advirtió la doctora Isabel Campi Valls, presidenta de la Fundación Historia del Diseño de Barcelona, España.

En el Cuarto Coloquio Internacional Bauen: construir, habitar, pensar… diseñar, realizado en la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), abundó sobre el trabajo cotidiano desarrollado en la Bahuaus y la HfG de ULM, caracterizadas por congregar investigadores que propusieron teorías y métodos innovadores para hacer una revisión crítica de la historia del diseño, con énfasis especial en la perspectiva impuesta a la labor femenina.

En la conferencia A la conquista de las aulas de diseño. Las mujeres en la Bauhaus y la escuela de Ulm refirió que luego de la Primera Guerra Mundial se experimentó una incorporación acelerada a la vida laboral del sector femenino de la sociedad, que ocupó los puestos de los varones que se encontraban en el frente, dándose cuenta del poder que podían obtener.

“La Bahuaus nació en ese contexto político progresista”, aunque las mujeres que estudiaron en esa escuela no fueron las primeras en acceder a una educación artística de calidad, pues ya aprendían artes en Alemania, por considerarse una actividad digna para las señoritas y fue en 1885 cuando se fundaría la Lette Verein sólo para pioneras en las artes aplicadas, impulsando la exposición y la venta de las obras de las alumnas.

En 1902 fue fundada la Reimann-Schule ya de carácter mixto, de modo que con la apertura de la Bauhaus “se tuvo el gran miedo de que fuera considerada sólo como una buena escuela de artes aplicadas, porque se trataba de un estereotipo asignado a las damas dedicadas a trabajos sin imaginación espacial, con visión infantil o carentes de intelecto”, expresó en la Sala de Consejo Académico de la citada sede académica.

“Había una asociación muy persistente de lo artesano y lo textil con la idea de lo femenino como pasatiempo, pero eso no correspondía con la realidad”, como demostró la producción de Gunta Stölzl o Anni Albers, artistas que forjaron obras extraordinarias en el diseño de tapices y en metal que fueron compradas por empresas, que ahora se exponen en grandes museos de arte contemporáneo debido a su alto nivel de complejidad y contenido de arte abstracto.

Si bien al inicio se abrían talleres de cerámica o el textil especiales para mujeres y en metal o carpintería para hombres, poco a poco los maestros se percataron del talento que demostraban ellas` en la construcción de muebles y elementos decorativos que se convertirían después en auténticos iconos de ese centro de enseñanza.

La HfG de ULM, concebida como una escuela de adultos o lo que ahora es un centro de estudios nocturno, “tuvo éxito porque se percibía como un proyecto moderno, vibrante, innovador, comprometido y enfocado a la enseñanza de la democracia y las ciencias políticas que poco a poco decantaría en una academia de diseño que comenzó a funcionar con el estilo estadounidense”.

En dicho instituto se evolucionó a la disciplina llevándola de la abstracción a la sistematización, así como a redes y módulos que dieron paso a la producción seriada, por lo que “las alumnas consideraban esa escuela como un reto intelectual por la simultaneidad de los programas que combinaban teoría y práctica, con carreras que iban más allá de las comunes asignadas para ellas de enfermeras o maestras”.

Al acto también acudieron los maestros Octavio Mercado González, director de la División de Ciencias de la Comunicación y Diseño; Luis Antonio Rivera Díaz, jefe del Departamento de Teoría y Procesos del Diseño, así como los doctores Deyanira Bedolla Pereda y Aarón José Caballero Quiroz, profesores-investigadores de la Unidad Cuajimalpa de la UAM.

El Cuerpo Académico Evaluación del Diseño Centrada en el Usuario, organizador de esta actividad, se creó en 2010 y desde entonces inició con un seminario Interdepartamental el cual derivó en la publicación de su primer libro, pero sería hasta 2012 cuando celebraría el Primer Coloquio Diseño, experiencia, usuario, dando como resultado la edición de las memorias del encuentro y un libro en formato electrónico.

En 2014 se llevó a cabo el Segundo Coloquio Las facetas de la evaluación, que abordó tres aspectos: lo usable, lo útil y lo preferible. Hacia 2016 se efectuó la tercera edición del Coloquio Las transformaciones del diseño desde sus evidencias y en esta ocasión, los investigadores decidieron convocar a un diálogo colectivo como parte de la conmemoración internacional por los 100 años de la inauguración de la Bahuaus y los 50 años de la clausura de la HfG de ULM.

Related posts