El fotoperiodismo vive en el Franz Mayer

Por Karina Hernández

No ha muerto. No morirá nunca. Hoy, el fotoperiodismo, vive más que nuca y las redes sociales no representan competencia para esta profesión.

Un fotoperiodista necesita ética. Su responsabilidad sobre la foto que realice es enorme ya que podría llegar a los ojos del mundo. Lo que debe haber en esa fotografía es un mensaje que le muestre a las personas lo que ocurre en un país ajeno al suyo.

Con la finalidad de llegar a más miradas, el World Press Photo fue creado en 1955 con sede en Ámsterdam. Consiste en el concurso anual más importante de fotografía de prensa a nivel mundial.

El concurso consiste en que fotógrafos, agencias, periódicos y revistas a nivel mundial, envían sus fotos. En febrero de cada año, un jurado internacional escoge aquellas ganadoras del año anterior dividido por nueve categorías: World Press Photo del año, asuntos contemporáneos, medio ambiente, noticias generales, proyectos a largo plazo, naturaleza, personas, deportes y noticias puntuales.

Ronaldo Schemidt, venezolano y fotoperiodista de la AFP, obtuvo el Premio World Press Photo del año al capturar La crisis en Venezuela, título que lleva su fotografía y la serie de la misma.

Muestra a al joven José Víctor Salazar Balza cubierto por las llamas a causa del estallido de una motocicleta durante una protesta contra el presidente Nicolás Maduro. Víctor, al ser alcanzado por el fuego de la explosión, corre en medio del violento enfrentamiento.

Para Schemidt, haber obtenido este premio significa “un compromiso con el trabajo periodístico, la responsabilidad de seguir una línea muy recta para no terminar siendo activistas”, pues asegura que existe una delgada línea entre el activismo y el fotoperiodismo.

Resalta la importancia de la profesión, ya que se cuentan historias y detrás de ellas existe una responsabilidad, además del peligro que día a día enfrentan quienes ejercen como fotoperiodistas.

Dentro de la exposición se pueden observar fotografías con mensajes distintos, representativas de cada uno de los problemas que enfrenta el mundo. Fueron 4 mil 548 fotógrafos, 125 países y 73 mil 044 fotografías dentro del concurso, pero menos de 200 quedaron entre los ganadores dentro de las categorías y estarán expuestas en el Museo Franz Mayer del 27 de julio al 23 de septiembre

“Es importante para nosotros el apetito de México por conocer el trabajo periodístico alrededor del mundo, que la gente quiera ver estas historias. Es muy relevante en un momento en que este país es uno de los más violentos para ejercer el periodismo”, dijo Babette Warendorf, curadora de la muestra World Press Photo.

El número de fotografías, fotógrafos y países ha ido en aumento. México es el segundo país que más visita la exposición, este año se esperan más de 70 mil mexicanos. Sin embargo, a pesar de no ser zona de conflicto como Venezuela, resulta ser un país de alto riesgo para ejercer libremente esta profesión.

 

Related posts