El golpe de mano de Universal y Disney a la democracia

Por: Armando Leal

@armandoleal71

¿Y qué va a ser de nosotros ahora sin bárbaros?

Esta gente, al fin y al cabo, era una solución.

Coetzee

El pasado jueves 5, el establishment norteamericano decidió darle una estocada al Fascista Americano. El uno por ciento de la población estadounidense que es poseedora de la riqueza resolvió que el fascista de colorida cabellera era un lastre. Así lo expresaron al unísono MSNBCNBC News y ABC News, que representan a dos de las cinco cadenas que controlan la televisión en los Estados Unidos de Norteamérica.

El alegato por el que parte importante de la televisión dejó de transmitir la conferencia de prensa del Fascista Americano fue porque su “…contenido propiciaba la desinformación, ya que el mandatario republicano no ha emitido pruebas concretas sobre un fraude electoral”.

Sin embargo, el prestigioso y legendario rotativo: «The Washington Post” documentó la cantidad de mentiras que diariamente dice y ahí los poderosos dueños de la televisión nunca objetaron absolutamente nada. De acuerdo con los verificadores de hechos del «The Washington Post”, las declaraciones del Fascista Americano son en promedio un 65 por ciento falsas, según los estándares del rotativo, el promedio de falsedad de un político es de 17 por ciento. El Fascista Americano ha mentido sistemáticamente, pero NBC Universal The Walt Disney Company, cabezas monopólicas de los canales se enteraron hasta el 5 de noviembre.

Se señala que la CENSURA de la televisión al Fascista Americano no fue acordada, algunas mentes ingenuas, profundamente perversas o tal vez ignorantes como las de la comentarista, doctora, académica y MENTIROSA, Denise Dresser señalan que fue una decisión tomada, casi en las cabinas de transmisión de los canales, cuando es evidente que la disposición de CENSURAR alpresidente de la potencia militar más importante del mundo no la toma un editor, un director de noticias o mucho menos el director del canal, sino los dueños de las cadenas: NBC Universal The Walt Disney Company.

El Frappe main de dos de los monopolios de los medios de comunicación masiva, con poderosa influencia en el mundo, fue pensado y decidido por los dueños de esas poderosas multinacionales. Alegar que fue por las mentiras que el Fascista Americano dice es una tomada de pelo. Es cierto el Fascista Americano representa la banalización de la política, pero también del MAL.

El prestigioso guionista, productor, dramaturgo, director y actor estadounidense, Aaron Sorkin afirmó en un artículo de la revista Vanity Fair (10/11/2016) que el Fascista Americano es: “un cerdo completamente incompetente, con ideas peligrosas, con serios desórdenes psiquiátricos, sin ningún conocimiento del mundo y sin curiosidad para aprender (…) la estupidez más abyecta se ha tornado glamurosa…

Sorkin creador de series de televisión como: “The Newsroom”, o películas como: “El juicio de los 7 de Chicago” es una de las mentes más críticas en la industria hollywoodense, puede ser un representante de la “izquierda” norteamericana; sin embargo, el desprecio que expresa por el Fascista resulta por lo menos ramplón y contribuye a la BANALIZACIÓN DEL MAL.

El golpe de mano que el uno por ciento de la población más rica de los Estados Unidos le dio al advenedizo fascista es el verdadero mal. La élite multimillonaria, es el enano que se esconde detrás de la marioneta. Se ha señalado que la CENSURA al Fascista americano es un atentado contra la democracia. Lo es sin lugar a duda. ¿Pero de qué democracia hablamos?

Una que se ha caracterizado por ser la más “perfecta” de las democracias representativas donde el voto indirecto hace que una élite económica mantenga el poder durante siglos. Una democracia que hace que más de la mitad de los estadunidenses estén en la pobreza, a cambio de que el uno por ciento viva en la absoluta riqueza. Una democracia que ha privatizado absolutamente todo: salud, educación… etcétera. Una democracia que ha inventado una nueva forma de esclavitud, que bajo la “Ley y Orden” ha encarcelado a millones de afrodescendientes y latinoamericanos que están siendo explotados en el sistema carcelario privatizado.

Una democracia controlada por una minoría blanca. Una democracia que se manifiesta en que “…cuatro de cada diez norteamericanos están convencidos de que Dios creó al hombre.”, como lo señala Caparrós (06/11/2020) Una democracia que cree que lo mejor es dar un golpe de mano y censurar las mentiras de su presidente fascista, porqué en el fondo piensa que los ciudadanos son una bola de imbéciles que no distinguen entre la verdad y la mentira.

Detrás del golpe de mano del uno por ciento de la población está el desprecio que las élites le tienen a los ciudadanos norteamericanos, piensan que son tontos y que no alcanzan a distinguir que el cambio climático es verdad; o bien, que la humanidad no fue creada por Dios. Los bárbaros. El desprecio de las élites hacia las mayorías es uno de los problemas de la DEMOCRACIA en la actualidad. Esas élites que son dueñas de la riqueza de un país, esas élites que controlan no solo los medios de comunicación masiva, sino también el poder militar, tecnológico y financiero… que están insertas en el partido Demócrata y Republicano.

Suena extremadamente paradójico que después de 4 años de “gobierno”, el Fascista americano haya logrado ser competitivo en el proceso electoral; no sólo ello, incrementó el número de votos respecto de la elección de 2016.

Resulta incomprensible que, frente al manejo de la pandemia y los miles de muertos, un porcentaje importante del electorado decidiera votar por la continuidad del Fascista; resulta casi enigmático que, con los niveles de desempleo y la pauperización de gran parte de la población, un porcentaje importante del electorado decidiera volver a votar por el Fascista americano.

El golpe de mano que la élite militar, tecnológica y financiera le dio al Fascista americano, fue un acto de CENSURA, pero también la manifestación del lastre que significa el siniestro sujeto de cabellera anaranjada. La censura de los medios de comunicación masiva al Fascista americano es un atentado de los medios a la democracia, ¡Sí!, pero de una democracia ideal, una que desafortunadamente no han experimentado los más de 328.2 millones de estadounidenses.

El acto de Censura de los medios de comunicación masiva al fascista americano resulta extremadamente paradójico. ¿Cuándo los medios han estado tan interesados en hacer prevalecer la verdad? De acuerdo con las reglas deontológicas, los medios, están obligados a no transmitir mensajes falsos, debe haber un compromiso con la verdad. Pero durante siglos los medios de comunicación masiva han mentido sistemáticamente. ¿MSNBCNBC News y ABC News dejaron de transmitir los mensajes falsos que legitimaron la INVASIÓN y exterminio en Irak de Bush? ¡NO!, esa es la respuesta.

El acto de Censura de los medios de comunicación masiva al Fascista americano resulta extremadamente paradójico, porque es cierto, el Fascista americano es la representación de un segmento importante de la humanidad extremadamente individualizado, que defiende su derecho a creer, aunque sus creencias no sean en absoluto compatibles con la realidad. El fascista americano representa a una derecha ramplona, pero que está dando una profunda batalla frente a los cambios político-económicos que se han gestado durante las últimas cuatro décadas.

Es una derecha pauperizada que exige su derecho de conservación. Es una derecha profundamente ignorante que apela a su sentido básico de existencia para entender y recrear la realidad. Esa derecha está dando un duro embate en todo el mundo, porque finalmente la democracia también se olvidó de ellos y los ha vuelto prescindibles.

En las postrimerías de la tercera década del siglo XXI los retos que enfrenta la humanidad son múltiples: el cambio climático, la mutación (artificial o no) de virus, niveles de desigualdad económica que hacen que una minoría sea poseedora de la riqueza del mundo, mientras el resto vive en la más cruda de las miserias.

La CENSURA de la élite militar, tecnológica y financiera al Fascista americano es un mal precedente para el futuro de la DEMOCRACIA. A todas luces es condenable. Sin embargo, el MAL no reside del todo en la CENSURA, sino en la crisis que el modelo democrático sufre; hablar de democracia se ha vuelto sinónimo de votos y no de un proyecto civilizatorio que vele por el porvenir de las mayorías. Es urgente alzar la voz frente al acto de censura, pero también frente a la democracia que ha generado que millones de humanos en el mundo estemos en la pobreza y seamos prescindibles.

Related posts

One Thought to “El golpe de mano de Universal y Disney a la democracia”

  1. Anonimo

    Duelen los ojos al tratar de leer el texto, el autor no tiene conocimiento del uso de reglas gramaticales ni sintácticas, usa palabras muy rimbombantes en un contexto que no es el más propio, aunque conozca (aparentemente) el significado.
    El mensaje que trata de dar se pierde por completo en la falta de formato y completa ignorancia de reglas de escritura, se nota que no es un periodista, se nota que no tiene formación lecto-escritora, se nota que le gustan las mayúsculas y se nota que su palabra favorita es «fascista».
    Hace falta que le pongan un corrector de estilo para que lo pongan en su lugar.

Comments are closed.