El poeta y músico Rafael Catana reactiva escena musical independiente con concierto presencial

Por Aida Maltrana

Rafael Catana poeta, músico, hacedor de canciones ofrecerá un concierto presencial en el Foro del Tejedor en la Ciudad de México con las medidas sanitarias y un cupo máximo de 35 personas, el próximo 8 de octubre  acompañado de músicos como Gustavo Beltrán, en el piano y acordeón;  y el guitarrista Miguel Gallo Esparza  “para reactivar la escena en espacios pequeños, y que los foros y los artistas no mueran”.   

Su trayectoria creativa  desde 1983 se ha acompañado con una postura de “convivir en paz” y “compartir” con otros artistas independientes  “bajo la vieja consigna punk de házlo tú mismo”.  

Es miembro fundador del Movimiento Rupestre  con exponentes del rock urbano como Rockdrigo González y Fausto Arrellín, quienes sin tenerlo consciente, estaban propiciando “una diáspora” de músicos, hombres y mujeres que han dejado huella en la historia del rock urbano, combinado con otros sonidos como el blues, el folk, entre otras búsquedas de subgéneros de la música alternativa.  Destacan Nina Galindo, Eblem Macari, Roberto González, Roberto Ponce, Carlos Arellano, Gerardo Enciso, Armando Rosas y la Camera Rupestre, además de artistas de generaciones más jóvenes que se han sumado como la cantautora Tere Estrada.

Rafael Catana en entrevista para Reversos, nos comparte que de varias personas surge el concepto “Rupestre” y entre ellas destaca a Rockdrigo;  recuerda que empezó como una broma cuando se referían a que “tocaban  sencillo”,  lo cual significaba hacerlo con guitarras acústicas.  Pero además el cantautor profundiza en que la idea surgía “como una necesidad de tener una identidad, una raíz”  con la reflexión de un concepto más elaborado, haciendo la sinergia entre las pinturas rupestres como una huella que puede estar grabada en algún lugar del país, como Baja California, Hidalgo o algún  otro estado del sur de México, y los graffittis de la ciudad, por lo tanto, reconoce que el Movimiento Rupestre ha quedado como esa “huella histórica”  de la contracultura en nuestro país.

Rafael Catana recuerda que de 1968 a 1972 aproximadamente, los únicos espacios para las expresiones musicales de los jóvenes cerraron, como los cafés cantantes. Para la década de los ochenta, aún estaban cerradas las puertas para que llegaran incluso instrumentos musicales eléctricos, por lo que se “hacía música con lo que se tenía a la mano”, y se refiere a una anécdota de Armando Rosas quien fundara La Camerata Rupestre en la Escuela Superior de Música, cuando se le cuestionara que recurriera a música que se interpretaba en el siglo XVII con violonchelo, violín y guitarra.

Para Catana, la raíz del sonido acústico de las cuerdas tiene que ver con la valoración de maestros como

León Chávez Teixeiro,  Pájaro Alberto, o Guadalupe Trigo, a quienes reconoce como grandes compositores, incluyendo a Claudio Estrada, compositor de música romántica de los cincuenta, sin negar otras influencias que tuvo del rock folk, como de un Crosby, Stills, Nash & Young, entre otros más.

En 2015 Rafael Catana presentó su libro de poemas “Los pájaros de la Cervecería” de Ediciones Sin Fin y La Zorra Vuelve al Gallinero, y es que antes que músico, la escritura le acompañaba, al igual que grupos de poesía que buscaban otras maneras de hablar “de lo que pasaba en la calle” y “desde la visceralidad”, como lo fueron los infrarrealistas, a quienes se acercó a finales de la década de los setenta, y quienes para él cuentan como protagonistas de un capítulo importante en la historia de nuestro país, una historia compleja en una década marcada con un Luis Echeverría Álvarez, quien pretendía ser “Líder del Tercer Mundo”,  el surgimiento de espacios para dar cabida a la música latinoamericana,  y  el silenciamiento del rock que resultaba “mal visto y de vagos” por parte de “las familias y un Estado conservadores”.

Cercano como amigo al grupo de poetas infrarrealistas  rememora un encuentro en el foro cultural El Hijo del Cuervo en 1996, compartiendo un encuentro de música y poesía con Arturo Meza, Roberto Bolaño, autor de Los detectives salvajes, y Mario Santiago Papasquiaro. La ciudad árida de las décadas anteriores, no fue obstáculo para que artistas independientes buscaran los espacios para expresarse, por lo que emergieron lugares como La Última Carcajada de la Cumbancha, LUCC y el Multiforo Alicia.

Para Rafael Catana su quehacer creativo no puede mantenerse al margen de lo que sucede en el país, y varios sucesos han sido relevantes en su camino como el sismo de 1985, el fraude de 1988, el levantamiento Zapatista de 1994, poniendo en valor el trabajo comprometido de artistas, y de la gente de a pie, de la calle que “provoca cosas para que sucedan cosas” ante lo que él insiste en la memoria, “gracias a esos jóvenes que hicieron rock, que hicieron música folklórica, que hicieron teatro, que hicieron jazz, que hicieran poesía como el movimiento infrarrealista, y que hicieron canción como el Movimiento Rupestre;  la alternancia y la democracia han sido posibles”.

Rafael Catana sin dejar de hacer, prepara un nuevo disco en la espera de que los estudios de grabación se reactiven para dar continuidad a su proceso. En su discografía destacan Un gato de corazón púrpura (1989), Polvo de Ángel (1991), El Nagual (1997), La rabia de los locos (2001), Caballo (2012), Terregal (2016).

Para adquirir los boletos del concierto presencial del 8 de octubre, 8:30 pm, se pueden adquirir en el sitio https://www.forodeltejedor.com/ Y para conocer más del artista Rafael Catana, sus redes sociales son https://www.facebook.com/rafael.catana, IG @Rafael.Catana @movimiento218

Related posts