El tiempo de los imbéciles

Por: Armando Leal

@armandoleal71

Sometimes I feel so happy

Sometimes I feel so sad

Sometimes I feel so happy

But mostly you just make me mad

Separar la vida de la muerte, la libertad del aherrojo… en 1963, el poeta del folk, el Nobel de literatura de 2016, Robert Allen Zimmerman, publica el álbum homónimo donde viene contenida su célebre canción-himno: “The Times They Are A-Changin”. Zimmerman es el artista por excelencia de los años sesenta del siglo pasado, en sus letras están contenidas la memoria de una generación.

Los jóvenes de los años sesenta fueron tal vez la primera generación que se rebeló ante el orden existente: ¡tal vez la última!, el status quo construido por sus padres. Los hippies pusieron en cuestionamiento el devenir que se les imponía. En términos sociológicos, culturales, son los hijos de la Beat GenerationGinsbergKerouac y Burroughs, aquellos jóvenes de los años cincuenta que expresaron su desavenencia a través de la literatura, la poesía… la hoja en blanco que fueron llenando de experiencias, innovando.

Zimmerman abreva de los Beat… los beatniks, los HÍPSTER. A través de su poesía podemos allegarnos a ese justo instante en que los tiempos estaban cambiando. La premisa, título de la composición parece a primeras luces una reiteración vana. El tiempo siempre está cambiando, los relojes nunca paran de indicarnos que somos esclavos de Cronos; sin embargo, el enunciado es más profundo.

Hay años en los que nada pasa, semanas en que todo es igual, días en los que el tiempo parece detenerse, pero hay un justo instante, un segundo en que todo, absolutamente todo se trueca. “The Times They Are A-Changin”.

La significación del tiempo no la da el segundero que imparablemente se mueve, son los hechos los que hacen significativo la época: el humano. El SER y el tiempo son una divisa innegociable, no puede ser desechada por los tiempos. El Ser existe en el tiempo, pero el tiempo no existe sin el Ser. Sometimes I feel so happy. Sometimes I feel so sad… But mostly you just make me mad.

Hay años en los que nada pasa… pero justo en el segundo en que la tradición se sienta cómodamente en el sillón, llegan los tiempos en que todo cambia: “The Times They Are A-Changin”. Los hippies decidieron hacerse cargo de su presente, aspiraban a la paz, a un mundo donde las desigualdades sociales se modificarán, que la brecha entre aquellos que todo lo tienen y los que nada tienen que perder, se disminuyera.

Los años sesenta del siglo pasado no sólo dieron hippies quemando sostenes, las cartillas para la guerra y muchas drogas; ellos también pusieron bombas, se armaron, deseaban la REVOLUCIÓN, desechar el establishment: ¿crear uno nuevo? Los ejércitos de liberación nacional crecen en todo el mundo como una pandemia, la rebelión era una enfermedad; desde los Tupamaros en Uruguay pasando por The Weather Underground en los Estados Unidos; las Células Comunistas en Bélgica, el Frente del Ejército Rojo en Alemania, el Partido de los Pobres en México. Los jóvenes estaban armados: “The Times They Are A-Changin”.

El poder entendió la rebelión de los años sesenta, en Francia desmembró a la Sorbona… en América Latina asesinó y desapareció a cientos de miles de mujeres y hombres rebeldes. El poder entendió la revuelta, la industria cultural absorbió el desencanto y la revolución volviéndose un insumo, una mercancía que se adquiere con facilidad en cualquier centro comercial. Thought of you as my mountaintop. Thought of you as my peak. Thought of you as everything

La incomprensión y la revuelta se han vuelto una mercancía, se vive una época de oscurantismo con enormes lámparas led que anulan las sombras. La certeza es la incertidumbre, donde el desasosiego individual se ha vuelto la posta de una actitud. La dimensión del poder aparentemente ha sido anulada porqué el Ser está atomizado, pauperizada su experiencia, se encuentra en ese justo segundo, donde el ¡sálvese el que pueda! se convierte en la jugada existencial. If I could make the world as pure. And strange as what I see

Charles Baudelaire versaba sobre lo Moderno, se trataba de una actitud, una manera de entender y reproducir el presente. El Dandy fue el arquetipo por excelencia, un ser de gestos y gustos refinados, que abandona su aparente salvajismo, adopta nuevas palabras, pero fundamentalmente desecha lo viejo. La Modernidad excepcionalmente se coloca como una etapa histórica que existe sí, sólo si, negando y desechando lo viejo. Vive en un frenesí por lo nuevo. Aparentemente se funda en cada segundo, llegando a su paroxismo delirante con las redes sociales. I’d put you in a mirror. I put in front of me. I put in front of me

Los tiempos están cambiando, la humanidad confronta una “nueva” etapa que ha denominado: “Nueva realidad”, nuevos tiempos ¿será necesario crear extraños instrumentos para medir el nuevo tiempo? ¿o, esa “Nueva realidad” ha aniquilado el tiempo? ¿Si vivimos la aniquilación del tiempo entonces estamos en las postrimerías del fin de la humanidad? Sein und Zeit señaló el enérgico Heidegger, el Ser en el tiempo ¿Quién funda estos nuevos tiempos, “Nueva realidad?

El poder desde su panóptico digital lo sabe absolutamente todo, a dónde vas, con quién conversas, tus aparentes gustos, aquello que rechazas. Sabe que hoy lo único que hay es CREER. La Modernidad aparentemente anuló la creencia, —ese acto individual fundado en la fe: la muerte de Dios—, por el conocimiento que es el basamento y acuerdo sobre aquello que es y no es. La Nueva realidad es una creencia, un nuevo acto de fe, parece que no sólo regresan las grandes pandemias que nos aniquilan: la Peste Negra, sino también la enfermedad individualista que nos vuelve ajenos al OTRO. La chica no tiene ojos azules… no es chica, es un chico de ojos cafés que persiste en verse en el espejo

En los últimos siglos la humanidad pasó del aherrojo de la religión al aparente control de la ciencia. Ahora estamos en la etapa de la opinión: el Creo. Pensadores como Byung-Chul Han señalan que vivimos una etapa donde la libertad es la posta, hay un exceso de libertad parece ser. Hoy puedes o no creer en que el cambio climático es real, puedes o no creer que las vacunas contribuyen a tu existencia, puedes o no creer en la INTEGRIDAD; puedes o no creer en que Hitler eliminó a millones de seres… puedes o no creer. Sometimes I feel so happy. Sometimes I feel so sad

El dilema de la libertad tiene su trinchera en la creencia, una que se “fundamenta” en los videos de You Tube o en las “monografías” de Wikipedia. En esos nuevos charlatanes que lo mismo hablan de Walter Benjamin, de Hegel o Heidegger… en este espacio donde todos aparentemente pueden subir libremente sus CREENCIAS, las cuales dan fundamento a las creencias de los otros. El saber bajo la lente del poder se volvió en Creencia. Lo importante de las creencias no es lo que aportan o no al entendimiento humano, sino su popularidad y facilidad para ser deglutidos por ávidos individuos prestos a ejercer su LIBERTAD.

Antes de morir, el escritor italiano Umberto Eco sentenció estos tiempos, se trata del tiempo de los imbéciles, aquellos que, bajo el parapeto de la libertad, defienden a ultranza su derecho a creer o no… pueden creer en una mentira, pero están en su derecho de ser IMBÉCILES.

Regresemos a nuestro poeta, el Nobel Robert Allen Zimmerman, el llamaba al cambio, aceptar las transformaciones, su canto en “The Times They Are A-Changin”es contra el conservadurismo… merece la pena conservar, entonces mejor que empecéis a nadar, u os hundiréis como una piedra. Si el tiempo es para vosotros algo… porque los tiempos están cambiando… Aparentemente presenciamos la inauguración de una época… donde será necesario empezar a nadar o te hundirás como una piedra.

¿Pero quién ha decidido ese cambio? los jóvenes de Silicon Valley que no eran expertos en nada y hoy resultan ser una de las cabezas de la poderosa tríada: Militar, financiera y tecnológica, que controla el mundo. Desafortunadamente los tiempos que cambian son los de los imbéciles que cultivan la imbecilidad. Pensé en ti como la cima de mi montaña. Pensé en ti como mi cima. Pensé en ti como todo.

¡Suscríbete a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Reversosmx!

Related posts