馃懇馃徎鈥嶐煉火煈煆烩嶐煉籈l uso desmesurado de Internet genera aislamiento y rechazo a la calle

Por Redacci贸n Reversos

En el mundo hay casi cuatro mil millones 570 mil usuarios de Internet, lo que significa que casi 60 por ciento de la poblaci贸n global est谩 conectado a la red, una herramienta tecnol贸gica que hizo que la vida no volviera a ser igual, asegur贸 el doctor Gustavo Lins Ribeiro, investigador del Departamento de Estudios Culturales de la Unidad Lerma de la Universidad Aut贸noma Metropolitana (UAM).

En una conferencia magistral conmemorativa de los 50 a帽os del nacimiento de Internet, dictada en la citada sede acad茅mica advirti贸 sobre los peligros que conlleva el empleo desmesurado de las pantallas y el ciberespacio que, entre otras cosas, genera aislamiento y rechazo a la diversidad y la calle.

La tecnolog铆a ha sido desde siempre una de las mayores fuerzas del desarrollo de la especie, pero fue sobre todo en la Revoluci贸n Industrial cuando la civilizaci贸n europea se rindi贸 a las m谩quinas, haciendo que 鈥渆stemos completamente subordinados a Internet, por lo que en poco tiempo las personas no podr谩n imaginar c贸mo era el mundo antes鈥 de este recurso.

Los 煤ltimos 20 a帽os han sido dominados por el capitalismo electr贸nico inform谩tico, incluso por encima de grandes compa帽铆as, entre ellas General Electric, que lleg贸 a ser la m谩s poderosa en la d茅cada de 1970, mientras que Google, Facebook o Amazon en mucho menos tiempo se consolidaron como las m谩s fuertes del orbe.

Manchester, Gran Breta帽a, dej贸 de ser el modelo a seguir, dejando la estafeta a Silicon Valley como el lugar de origen de los modelos de aplicaci贸n e imitaci贸n, puntualiz贸 el acad茅mico.

En estas compa帽铆as, cerca de 91 por ciento de sus ingresos proviene de la publicidad y no de un orden estad铆stico, como se consideraba hasta hace poco 鈥測 si todav铆a hay quien cree que Google ofrece servicios gratuitos est谩 equivocado鈥.

Los usuarios de Facebook son tambi茅n trabajadores no asalariados de esta red social, ya que con cada like y comentario crean algoritmos generadores de bases de informaci贸n 煤til para las empresas publicitarias, que con ello dise帽an productos y campa帽as aceptadas y compartidas masivamente.

El investigador del 脕rea de informaci贸n y Sistemas Computacionales de dicha sede universitaria se帽al贸 que entre las principales consecuencias sociales y pol铆ticas est谩 el aumento desmesurado de la soledad, el internet genera la sensaci贸n de estar juntos al estar conectados, pero se pierde la oportunidad de interactuar con otra persona.

Somos animales dependientes de la interacci贸n con nuestros semejantes, pero al ser adictos a las pantallas y a la segregaci贸n de endorfina que causan nos volvemos narcisistas, pues las personas persiguen likes buscando ser vistas para sentirse aceptadas y un poco menos solas, haciendo del fen贸meno de las publicaciones una especie de droga nueva.

El mayor riesgo de todo ello est谩 en la p茅rdida de diversidad, pues mucho del avance de la humanidad se debe a 茅sta y a la diferencia, por lo tanto la polarizaci贸n pol铆tica que se vive en Am茅rica Latina tambi茅n se relaciona no s贸lo con el ascenso de la derecha, sino con la apat铆a social generada por las 鈥渂urbujas narcisistas鈥 y al deseo de solo ver y ser part铆cipe de asuntos agradables.

Sin embargo, tambi茅n hay experiencias sociales interesantes dentro de la red, incluida la construcci贸n de comunidades y tecnolog铆as libres o plataformas de c贸digo abierto, en las que no importa qui茅n lo haya inventado, sino que sea 煤til y est茅 al servicio de la sociedad.

Para concluir el doctor Lins Rivero dijo a los estudiantes que es importante no restarle fuerza a las formas an谩logas como la lectura en libros de papel, ya que estudios de neurociencia demuestran que la lectura digital permite al lector comprender la estructura del texto, pero s贸lo la lectura en papel le permite conservar detalles.

Adem谩s de que promover la investigaci贸n y la lectura a profundidad permitir谩 darle la vuelta a la inmediatez de la informaci贸n, que aleja y resta importancia a los expertos para dar paso a los opin贸logos, pues de seguir as铆, no s贸lo la academia se ver谩 reducida, sino tambi茅n las universidades y todo el conocimiento como hasta ahora se conoce.

Related posts

D茅janos un comentario