¿Enseñamos a los niños a economizar?

Por Astrid Perellón

 

En las actividades de mi club infantil estábamos realizando un juego de habilidades financieras. Los adultos eran las fuentes de ingreso y los niños elegían que actividad emprenderían para lucrar.

 

Cada uno debía reunir 10 monedas al final del juego y podían dirigirse a las fuentes de empleo que mejor les pareciera. Un adulto era el Empleo, otro el Autoempleo y uno más la Inversión.

 

Fue sumamente divertido las observaciones que los niños hacían cuando tenían que dar tres piedras para ganar cinco; o cuando no importaba cuánto se tardaban, no recibirían pagos sino hasta que llegaran al resultado. Sólo el Empleo todos lo entendían. Tantas horas trabajadas era la cantidad de piedritas recibidas.

 

También fue magnífico ver a los adultos debatirse por negociar, tratando de poner en palabras las ideas vagas o atinadas que tenemos sobre esas y otras fuentes de ingreso.

 

Sin duda una tarde provechosa que nos hizo preguntarnos por qué uno tarda tanto para permitirles aprender a los niños las Reglas del Juego de la economía en la que viven. Creemos que es un tema de adultos pero, como este juego demuestra, el mismo adulto no tiene claras las reglas ni sabe cómo aprovechar sus fichas. Es muy común el escenario donde el niño observa a sus papás empleados anhelando poner un negocio sólo que esos adultos están olvidando conversar de las reglas con los hijos.

 

Platicamos cómo les fue en la escuela, los planes que haremos en vacaciones, lo que compraremos con las ventas del negocio pero no hablamos de todas las formas en las que uno puede ganar fichas. ¡Tantas como la imaginación decida!

 

Siendo justos, no lo hacemos porque no lo sabemos. Nos ocurre como en la famosa fábula del aquí y del ahora donde el jardinero les aseguraba a los rosas que eran las más hermosas. Sin notar que, del otro lado de la pared del jardín, se extendía un valle floreado digno de un cuadro. El jardinero sólo podía hablar de lo que sabía y lo bueno es que nuestros niños no son rosas enraizadas. Podemos invitarlo a franquear la pared y elegir cuáles flores les parecen a ellos las más hermosas.

 

Dicho simple y llanamente, ¿quieres que tus hijos practiquen habilidades financieras? Pueden aprender los profesionales en nuestro Club Niñoscopio. ¡Visítame en www.ninoscopio.com!

 

Cuéntame también por FB Niñoscopio ¿cómo orientas a tus hijos hacia la consciencia financiera y desde que edad? ¡Te enviaré un divertido vídeo sobre cómo jugar con un bebé con estos conceptos!

 

Related posts