Fallida, la estrategia de comunicación gubernamental en el manejo de la pandemia

Por Redacción Reversos 

El modelo de difusión desplegado por el gobierno de la llamada Cuarta Transformación sobre la atención del virus SARS-CoV-2 ha sido fallido, debido a que antepuso los intereses políticos de defensa de la imagen oficial a la conservación de la vida de las personas, consideró el doctor Javier Esteinou Madrid, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). 

Durante su participación en el ciclo “Martes y jueves de Divulgación de la Ciencia”, de la Unidad Xochimilco, el académico del Departamento de Educación y Comunicación refirió que si bien se ha realizado un esfuerzo importante en diversos niveles de la organización social para enfrentar esta severa pandemia, en el terreno comunicativo se produjeron contradicciones y errores graves, que resultaron en una gran confusión ciudadana. 

 La parte medular de la estrategia antipandemia descansó en la construcción de un canal para reportar la situación, basándose en conferencias de prensa diarias y todos los martes con el mandatario de México en Palacio Nacional, con la intervención de los principales funcionarios de las secretarías de Salud y de la Defensa Nacional, la Presidencia de la República y muchos organismos más. 

Además, fue implementado un semáforo epidemiológico para señalizar las distintas fases de evolución de la enfermedad y una campaña masiva sobre las medidas preventivas. 

 Según el presidente, dicho sistema de comunicación ha permitido que México se convierta en el país que más ha informado a la sociedad sobre la emergencia sanitaria en todo el mundo, sin embargo, para que sea eficiente no sólo se requiere de cantidad, sino de contenidos claros, concisos, consistentes y coherentes. 

El profesor de la Unidad Xochimilco señaló que el proyecto oficial para encarar el COVID-19 ha generado una erosión en la credibilidad de las instituciones, así como un desgate psicoemocional de la población y la pérdida de un número enorme de vidas humanas. 

Este conjunto de circunstancias erráticas derivó en un proceso que definió como confuso, incoherente y con mensajes poco claros sobre la gravedad de la amenaza, datos cruzadas y un abuso de explicaciones técnicas. 

También se ha dado un manejo discrecional de las cifras y discordancias entre las autoridades y los expertos técnicos que minimizan la crisis y adaptan los hechos a un relato demagógico, deslegitimando a los medios de prensa y criticando a los opositores al régimen. 

Un análisis exhaustivo de los mensajes del Poder Ejecutivo y otros voceros reveló que la política institucional se alejó del manejo ético, convirtiéndose en una herramienta publicitaria para justificar las decisiones del mandatario y promover la imagen de funcionarios y simpatías populares, además de buscar el respaldo a la Cuarta Transformación; el apoyo a objetivos electorales; el amparo a propósitos políticos, y la difusión de propaganda, todo lo cual está lejos de reconocer la realidad objetiva y la implementación de propuestas plurales de la comunidad. 

“Pese a la grave magnitud del problema, las autoridades federales no han escuchado ni han atendido los planteamientos expuestos por los grupos empresariales, la sociedad organizada, los organismos internacionales y el sector científico para abordar esta compleja situación de la pandemia”. 

La práctica comunicativa oficial ha producido pérdida de credibilidad y originado vacíos informativos que se han llenado con rumores, prejuicios, especulaciones y fake news, generando ansiedad, temor y desconcierto en la población, finalizó el doctor Esteinou Madrid. …

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts