Feliz regreso a clases, ¿para quién?

Por Karina Hernández

Las vacaciones se han acabado y es hora de volver al horario, la rutina, las tareas y a la escuela para más de 25 millones de alumnos de nivel básico en México, es decir, una pesadilla para unos y algo emocionante para otros.

Los destinos turísticos acabaron con su temporada fuerte y es hora de dejar de ver las calles, por ejemplo, de la Ciudad de México vacías y el tránsito en cierta medida ligero.

“Siento que cuando regresaré a clases, quiero estudiar más, quiero ver a mis amigos, quiero jugar con ellos, lo que más quiero es ver a mis amigos”

Para Anggela, de 7 años de edad, y sin duda para la mayoría de los estudiantes, lo más emocionante resulta ser la idea de ver de nuevo a sus amistades, platicar sobre sus actividades en sus dos semanas libres, a dónde fueron y qué conocieron, en el caso de los jóvenes de secundaria, a algunos, les ansía regresar para ver al novio o la novia, pero solamente esto, porque la gran parte no se siente feliz de levantarse temprano de nuevo.

Si, volver a las rutinas puede ser complicado y especialmente cuando despertar dos o más horas después de lo habitual se disfrutó tanto. ¿Qué sienten los alumnos al saber esto?

“Lo que si siento es cansancio, me da flojera”, es la respuesta que dan tanto Anggela como otros alumnos que vuelven a clases este lunes 9 de abril. Además de mencionar el cambio de horario que para muchos ha resultado de difícil adaptación.

Pero el caos comienza cuando la Ciudad de México se llena de carros, de más gente en el transporte público y sobre todo la dificultad de volver a la rutina: levantarse temprano. Todos los vacacionistas han vuelto.

Actualmente, en la CDMX, con casi 9 millones de habitantes, salir dos minutos tarde significa un gran error, con ese tiempo basta para que las avenidas principales comiencen a recibir a todos aquellos que no solamente son estudiantes y entran a clases, sino también a trabajadores y alumnos que volvieron a sus rutinas la semana pasada.

Esos dos pequeños y nada insignificantes minutos de retraso cuentan lo suficiente para encontrar las estaciones principales del metro totalmente llenas y en el peor de los casos, el lento avance de los trenes. Con esto, es necesario de una mayor vigilancia para controlar el tránsito de la ciudad y, en parte, evitar accidentes viales.

En efecto, las vacaciones acabaron, pero únicamente para los estudiantes, hay quienes en casa “descansarán” de ellos.

Twitter: @karisol097

Related posts

Coméntanos