Góbers rebeldes, en campaña y con el peor manejo de la pandemia

Por Rivelino Rueda 

Inmersos en el proselitismo político de cara a los comicios federales intermedios del próximo año, donde también se renovarán 15 gubernaturas, ocho de los diez mandatarios estatales que integran la llamada Alianza Federalista han llevado a sus respectivos estados y a sus ciudadanos al peor manejo de la pandemia de Covid-19 en las últimas semanas. 

Y es que hasta el domingo 25 de octubre, son 11,626 casos de contagios activos (de los 30,995) que se han registrado en esos estados gobernados por los gobernadores de Chihuahua, Javier Corral Jurado, del PAN; Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León, independiente; Enrique Alfaro Ramírez, de Jalisco, de Movimiento Ciudadano (MC); Silvano Aureoles Conejo, de Michoacán, del PRD, y Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, del PAN. 

Además, el mandatario de Guanajuato, Diego Sinuhé Rodríguez Vallejo, del PAN; José Ignacio Peralta, de Colima, del PRI; Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes, del PAN; Miguel Ángel Riquelme Solís, de Colima, del PRI, así como José Rosas Aispuro, de Durango, del PAN. 

De hecho, Durango, Coahuila, Nuevo León, Aguascalientes, Colima y Guanajuato presentan –de acuerdo con el director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía Zegarra—presentan una tasa estimada mayor a 70 por ciento por cada 100,000 habitantes, hasta el domingo 25 de octubre. 

Imagen

En cuanto al número total de fallecimientos por la pandemia, estas diez entidades acumulan 21,643 decesos de los 88,942 registrados hasta el domingo, mientras que los estados de Chihuahua, Durango, Nuevo León y Coahuila ya rebasan el 60 por ciento de ocupación hospitalaria de medicina general, mientras que en el caso de camas con ventilador Chihuahua se ubica en el primer lugar de camas ocupadas, con 67 por ciento, le sigue Nuevo León, con 49 por ciento; Durango, también con 49 por ciento, y Aguascalientes, con el 47 por ciento de saturación.

Pero eso no es todo. Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, puntualizó en la conferencia de prensa vespertina de este domingo en Palacio Nacional que tan sólo Chihuahua y Durango concentran el 83 por ciento de los decesos acumulados en la última semana, lo que ha incrementado el índice de mortalidad por la pandemia en el último mes.

Imagen

Detalló que en el caso de Aguascalientes el exceso de mortalidad acumulada desde el inicio de la pandemia es de 21 por ciento; Chihuahua, con un 17 por ciento; Coahuila, con 30 por ciento; Colima, con 26 por ciento; Durango, con 4 por ciento; Guanajuato, con 36 por ciento; Jalisco, con 20 por ciento; Michoacán, con 18 por ciento; Nuevo León, con 37 por ciento, y Tamaulipas, con 34 por ciento.

Como si eso no fuera suficiente, los gobernadores integrantes de la Alianza Federalista aseguraron este domingo que sus planteamientos “no responden a cálculos electoreros ni a politiquería”, esto luego de que anunciaron que este lunes 26 de octubre realizarán un pronunciamiento por los supuestos recortes al gasto federalizado por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, de acuerdo con el último “Semáforo Epidemiológico” que presentaron las autoridades de la Secretaría de Salud –que estará vigente para los próximos 15 días— la única entidad que regresó a “Semáforo Rojo” fue Chihuahua, estado que gobierna el panista Javier Corral Jurado, uno de los más críticos del manejo de la pandemia por parte del gobierno federal. 

Imagen

Otro de los mandatarios que más han desafiado las medidas implementadas por las autoridades federales para enfrentar el Covid-19 es el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, de Movimiento Ciudadano (MC), quien a pesar de contar como asesores de la pandemia a los exsecretarios de Salud, José Narro Robles y Salomón Chertorivski Woldenberg –quienes presentaron hace unas semanas un plan para acabar con la pandemia en ocho semanas, pero que también están en abierto proselitismo político, llevó a esa entidad al quinto lugar nacional de contagios activos (1,671), hasta el 24 de octubre. 

Tan solo este domingo 25 de octubre, el mandatario jalisciense acusó al presidente Andrés Manuel López Obrador y al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, de “ignorar las alarmas encendidas” en todo el mundo por un rebrote de la pandemia. 

“El gobierno federal ha vuelto a minimizar el riesgo que tenemos enfrente. Con ‘cortinas de humo’, quieren ocultar el inicio de una segunda ola de contagios a escala nacional. Esa actitud ya le costó miles de vidas al país. Sólo el tiempo nos dirá cuántas muertes más se necesitan para que reaccionen y asuman su responsabilidad”, argumentó Enrique Alfaro.

El clímax de estos desafíos del mandatario de Jalisco hacia el gobierno federal y las autoridades sanitarias se dio en junio, cuando Alfaro Ramírez emite una orden a sus cuerpos represivos (policías estatales y municipales) de hacer valer su instrucción de “no tolerar” que sus gobernados no usen el trapo bucal.

Pero todo detona con el caso de Giovanni López, un muchacho de 30 años asesinado brutalmente por policías del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, por no usar cubrebocas, hecho que derivó en distintas protestas en Guadalajara, que dieron como resultado represión y detenciones arbitrarias por parte  del gobierno de Alfaro.

El pasado 31 de julio, nueve de los diez gobernadores de oposición que integran la Alianza Federalista (Javier Corral se desmarcó de esa solicitud) pidieron a AMLO la renuncia del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ya que consideraron que “su estrategia para manejar y contener la pandemia de Covid-19 ha fallado”.

“Los Gobernadores de 40 millones de mexicanos y mexicanas, demandamos al Gobierno Federal la salida inmediata de Hugo López-Gatell y que se ponga al frente, a un experto en la materia, con conocimiento y humildad para entender en toda su dimensión los temas de esta crisis de salud tan grave como la que estamos atravesando”, dijeron en un comunicado.

Los mandatarios de oposición aseguraron que durante los cinco meses que México ha sufrido de la pandemia, “el gobierno federal no ha corregido los errores en su estrategia de Salud”, la cual “no ha dado resultado y que ha costado la vida a decenas de miles de mexicanos”.

Señalaron que al frente del control de la epidemia “debe estar alguien que -además de ser especialista en la materia- sea sensible, inteligente y con un alto sentido de responsabilidad, cualidades de las que consideran carece el subsecretario de Salud y vocero de la estrategia del gobierno contra la Covid-19”.

No obstante, días después de esta carta se supo –de acuerdo con una investigación de Reversos—que los mandatarios de oposición actuaron de la mano de los dueños de grandes empresas, sobre todo de alimentos y bebidas “chatarra”, por el enorme enojo de este sector con López-Gatell en el tema del etiquetado frontal obligatorio, que entró en vigor el pasado 1 de octubre.

Aquí puedes leer el texto:

Para el 8 de septiembre, esa decena de mandatarios estatales anunció su separación de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), argumentando que desde el bloque que conformaron, denominado Alianza Federalista, reemprenderán “la defensa del federalismo y la democracia”.

Related posts