HALÁ MADRID… A POR EL MUNDO

Por Víctor Del Real Muñoz

 La actualidad mundial en torno al futbol internacional se rinde a los pies del Real Madrid, casi como si fuera un simbolismo monárquico, rememorando el pasado europeo de aquellas épocas medievales.

Ver jugar al club merengue es un cabal espectáculo redituable y delicioso para cualquier espectador al futbol (disipados en conjunto por todo el planeta), donde desde luego está incluido el hincha culé, que hoy ve en su amado FC Barcelona un ciclo deportivo de medianía, producto de la desmoralización colectiva en el primer equipo por la partida del astro brasileño Neymar al Paris St. Germain, y el cambio drástico que tiene que ver con la terminación del proceso de Luis Enrique y el inicio del correspondiente a Ernesto Valverde, augurando buenos réditos de cara al futuro.

Hay que destacar que hoy la cantera culé no está pasando su mejor momento deportivo, y que las incorporaciones recientes no han sido las óptimas para la exigencia constante que precisa el FC Barcelona en su andar por la élite del balompié mundial.

Sin embargo, admirar la calidad sublime del ritmo con que se dinamiza el sistema y la idea de juego del conjunto madrileño, del profesionalismo aplicado en vínculo al gran nivel futbolístico entrelazado con alto talento, todo en una sincronía esplendorosa, por parte de estos grandiosos jugadores, hacen ver en el Real Madrid una maquinaria perfectamente diseñada, con la mejor ingeniería aplicada y el perfecto mando en la dirección de un tipo que conoce las entrañas y los valores institucionales de dicho club como el francés Zinedine Zidane, con 7 títulos en su faceta como director técnico en este club, en un año y medio, destacando dos copas UEFA Champions League, en calidad de bicampeón, y un mundial de clubes.

Cuando uno revisa el partido de la final de la UEFA Champions League 2016-2017 entre el Real Madrid y la Juventus, así como los dos partidos de la serie final de la Supercopa española entre el conjunto merengue y el FC Barcelona, es posible percatarse de la superioridad, la contundencia, la mentalidad ganadora en su máxima expresión, el timing preciso dentro del campo, el trabajo colectivo aplicado en buen rédito, producto de entrenamientos tácticos, físicos, sistémicos y de gimnasio de primer nivel, en torno al Real Madrid.

Entonces no debiera de sorprendernos, sin dejar de admirarnos, lo que perfiles como Sergio Ramos, Isco Alarcón, Keylor Navas, Marcelo, Luka Modric, Karim Benzemá y el hoy mejor del mundo, Cristiano Ronaldo, despliegan en el rectángulo verde.

Pareciera que la funcionalidad estructural del conjunto blanco y su labor en el terreno de juego hacen un absoluto binomio para rendir culto a la perfección, la exactitud, la métrica científica en su máxima sistematización.

La labor deportiva mezclada con la gestión institucional en el Real Madrid es perfecta. No hay detalles que criticar por ahora, y si los hubiera, serían mínimos, pecata minuta. Hoy en este club se hace todo, absolutamente todo de manera correcta.

Conseguir el bicampeonato de Champions League es quizás, deportivamente hablando, de mayor mérito que bicampeonar la Copa del Mundo, porque en Europa se juega el mejor futbol del planeta y la Champions reúne a los mejores clubes del mundo.

Hoy, el Real Madrid está por encima de todos ellos, incluyendo al FC Barcelona actual, con Lionel Messi incluido. Es intrascendente mencionar que estamos ante el mejor equipo del mundo en este momento.

El Real Madrid le dice al planeta entero que es el mejor, mostrándole que se logran cosas importantes y exitosas en la medida en que trabajas a la perfección todas las aristas deportivas, comerciales e institucionales, pensando en ser los mejores, en crecer más, en no cansarse de ganar, en no perder la humildad, en tener a los mejores jugadores en cada posición, en trabajar la cantera con el mejor nivel posible y con alta proyección pensando en el corto y largo plazo.

Además, en tener a un perfil de DT con la mejor preparación posible, que además es hecho en casa (y que fuera una de las figuras más grandes de este mismo club en su faceta como jugador), todo con la finalidad de privilegiar y hacer sentir feliz y recompensada a una afición fiel y exigente que sobrepasa las fronteras de Madrid, la Comunidad de Madrid, la misma España, la misma Europa y quizás hasta el planeta entero, aunado también a la búsqueda del mayor rédito económico que la marca mundialmente reconocida como Real Madrid genera en divisas, con cifras archirecontramillonarias a favor.

Sin duda hoy, desde la capital española, el Halá Madrid tiene eco por cada rincón del mundo. Somos unos afortunados de poder ver a este club jugar a la pelota hasta el día de hoy.

Especial abrazo para mi amigo Diego, mi querido crack, pronta sanación. Eres un campeón.

Abrazo de luto, con todo mi cariño y mi amistad, para mi cuate Jhon López por la pérdida de su señor padre (QEPD).

Artículos relacionados