Inaceptable, normalizar la desaparición forzada de personas en México

Por Redacción Reversos 

Foto: Édgar López (q.e.p.d.) 

La desaparición de personas que está ocurriendo en el país no debe normalizarse, ya que no se trata de un estado de cosas aceptable y es absolutamente inmoral que, más allá del Estado, sean las propias familias las que se constituyan en especialistas obligados para intentar hallar a sus seres queridos”, sentenció el doctor Rodolfo Suárez Molnar, rector de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). 

Al inaugurar el Primer curso de especialización en búsqueda de personas desaparecidas por familiares buscadores. Recursos, experiencias, estrategias actuales, reconoció que ante esa problemática la universidad tiene el compromiso de generar espacios para dar certidumbre a la sociedad y, en particular, a quienes padecen esta desgracia. 

Resulta lamentable reconocer que son los parientes de las víctimas quienes se han convertido en expertos en temas que por ninguna razón tendrían que haber enfrentado”, ya que es obligación de las autoridades federales, estatales o municipales. 

La ocurrencia de este flagelo debe parar “y los dos únicos resultados posibles y aceptables deben ser la aparición de quienes ahora no están y que se detenga el proceso de desaparición forzada en México”. 

La señora Silvia Ortiz de Sánchez Viesca, presidenta del Grupo Vida de Torreón, Coahuila, dijo que después de una búsqueda incansable emprendida de manera individual sin resultados es que deciden unirse en colectivos para continuar su lucha para tratar de encontrar a más de 73 mil personas. 

“El caminar de las familias inicia desde el momento en que la gente no llega a casa y es cuando el panorama empieza a tener una extensión sin medida y el horror se cimbra en los hogares”, lo que lleva a denunciar el hecho ante las autoridades, quienes minimizan el dolor y la desesperación, como ocurrió en su caso cuando desapareció su hija menor. 

La capacitación –en la que participaron mil 500 personas a través de la plataforma Zoom– aportó medidas de prevención recomendadas para cuidar a menores, entre ellas tomar fotografías del niño o niña cada seis meses a partir del nacimiento, conservar sus huellas digitales y arrancar un cabello de raíz para contar con su ADN, verificar al personal que contratan para su cuidado, así como enseñar a los menores sus nombres y número telefónico, además de evitar que hablen con extraños. 

“En la calle hay que procurar siempre caminar en sentido contrario a la circulación, no mandar solos a los hijos a la escuela, fijarse con quién están chateando o platicando a través de las diferentes plataformas, tener en el celular marcación rápida, como regla de casa dar datos de amigos y conocidos a la familia y tenerlos anotados, sobre todo del novio o novia, porque en muchos casos la pareja ha sido el agresor o, en algunos casos, el homicida”. 

Dentro de la ruta de búsqueda, es esencial interponer un amparo, verificar la zona donde desapareció, llamar a los amigos, al trabajo, acudir a los lugares recurrentes, hospitales y áreas de detención, porque las primeras horas son decisivas para su localización, recomendó Ortiz de Sánchez Viesca. 

La señora Fabiola Pensado Barrera, integrante del Colectivo Familiares en Búsqueda María Herrera, continúa la investigación de su hijo Argenis Yosimar Pensado desde su desaparición el 16 de marzo de 2014 en Xalapa, Veracruz, en cárceles, centros de rehabilitación y barrancas. 

“En el colectivo informamos a las víctimas que la ley dicta que las autoridades tienen que empezar la búsqueda de manera inmediata y no esperar 72 horas, pero a pesar de que ha habido cambios legislativos los parientes continúan en esta labor de visibilización de las víctimas”, abundó. 

“Cada quien en su estado tiene que replicar acciones porque nuestros familiares merecen ser dignificados. Después de siete años puedo decir que en los protocolos de las comisiones de búsqueda no están consideradas muchas cosas, como el análisis de contexto y como no se aplican debidamente, somos nosotros los que tenemos que seguirnos preparando, conocer nuestros derechos y las deficiencias de las instituciones para levantar la voz”. 

El doctor Claudio Lomnitz, director del Centro de Estudios Mexicanos de la Universidad de Columbia y Egresado Distinguido de la Casa abierta al tiempo, apuntó que el asunto de las desapariciones forzadas es un tema central para el país y no hay nadie que pueda entender mejor este flagelo que los padres, hijos, hijas, hermanas o hermanos de las víctimas. 

El curso –organizado por la Unidad Cuajimalpa de la Casa abierta al tiempo, el Centro de Estudios Mexicanos de la Universidad de Columbia, el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales y el Instituto para el Fortalecimiento del Estado de Derecho A. C.– fue moderado Edgar Chávez Hernández, coordinador del proyecto, quien destacó la importancia de consolidar el esfuerzo de familiares e instituciones de educación superior como agentes clave en los procesos de búsqueda. 

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

Related posts