Inicia el 2020 con disputas entre 13 carteles de las drogas y 83 bandas criminales en todo el país


Por J. Jesús Lemus/Zenzontle400

Con más de 29 mil 450 homicidios dolosos, el 2019 cerró como el año más violento en la historia de México, desde la Revolución. Los sesudos análisis de inteligencia del gobierno mexicano atribuyen el repunte de la violencia a la intestina guerra que se ha desatado al interior de los principales carteles de las drogas para mantener el control no solo del trasiego de enervantes, sino del dominio de otras actividades ilícitas ajenas al tráfico de drogas.

De acuerdo a fuentes de la Centro Nacional de Inteligencia (CNI) del gobierno federal, el crecimiento de la violencia en todo el territorio nacional se atribuye a la transición que han comenzado a hacer, desde hace por lo menos cinco años, diversos carteles de las drogas para poder financiar el sostenimiento de sus estructuras criminales, entre las que se encuentran el sicariato, cobro de piso, pornografía, piratería, tráfico de persona, servicios de seguridad a empresas establecidas, trata de personas, minería y cobro de agua, entre las más importantes.

Al inicio del 2020, según el mapa criminal de la Fiscalía General de la República (FGR), son 13 los carteles de las drogas que operan en todo el país: Cartel de Sinaloa, Cartel de los Hermanos Arellano Félix, Cartel de los Hermanos Beltrán Leyva, Cartel de la Familia Michoacana, Cartel de la Nueva Familia Michoacana, Cartel de los Caballeros Templarios, Cartel de los Carrillo Fuentes, Cartel de los Zetas, Cartel del Golfo, Cartel Jalisco Nueva Generación, Carel del Noreste, Cartel de Tláhuac y Cartel Nueva Plaza.

Para lograr su cometido de expansión –reconoce el gobierno federal- estos carteles se han valido de la unión de por lo menos 83 bandas criminales locales, que actúan como brazos armados en todo el territorio nacional con los que se ha logrado el sometimiento de la población y la confrontación violenta con los grupos rivales, que es lo que ha empujado la violencia al alza en los últimos años.

El cartel que más bandas criminales aliadas tiene, es el de Sinaloa, el que después de la captura de Joaquín Guzmán Loera, se fragmentó en por lo menos tres escisiones; una de ellas bajo el control de Rafael Caro Quintero e Ismael Zambada García, “El Mayo”; otra bajo las ordenes de Aureliano Guzmán Loera, “El Guano”, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, “Los Chapitos”, y una tercera bajo el mando de Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito”.

Como bandas aliadas del Cartel de Sinaloa, de la fracción de Rafael Caro y “El Mayo”, el gobierno federal reconoce a los grupos Gente Nueva, Los Cabrera y el Cartel del Poniente o de La Laguna, con presencia en Chihuahua, Sinaloa, Durango y Coahuila; la fracción que comandan “El Guano” y “Los Chapitos” está aliada a las bandas Los Bardales, Del Aquiles, Del Tigre y Del 28, que tienen presencia en Durango, Coahuila, Baja California, Sinaloa y Baja California Sur. En tanto que como aliados de la fracción de “El Mochomito”, se reconoce a la bandas Los Artistas Asesinos, Los Mexicles, La Pandilla, Los Salazar y los Menos, que tienen presencia en Chihuahua y Sonora.

El Cartel de los Hermanos Arellano Félix ha logrado el control del territorio de Baja California, gracias a la alianza que mantiene con los grupos criminales de El Chan, El Jorquera y El Kieto, con los que se mantiene una guerra a muerte contra los grupos de las tres escisiones del Cartel de Sinaloa que desde hace tres años intentan arrebatar el control de Baja California al también llamado Cartel de Tijuana.

Por su parte el Cartel de La Familia Michoacana, que es encabezado por Francisco Maldonado Bustos, “Don José”, se ha aliado con los grupos criminales de Los Guerreros Unidos, La Nueva Empresa y la empresa, con lo que ha extendido su presencia más allá de Michoacán, para ubicarse también en los estados de Morelos, Guerrero y Estado de México, confrontado la presencia del Cartel Jalisco Nueva Generación y sus aliados

El Cártel de los Carrillo Fuentes ha afianzado su alianza con los grupos de La Línea y Los Azteca, con los que ha podido mantener el control de todo el estado de Chihuahua y gran parte de Durango, Coahuila y Nuevo León, donde los principales enemigos son los carteles de Los Zetas, Del Golfo y Cartel de Sinaloa, llevando a estas entidades al punto de violencia que ya se compara con las bajas que dejó la etapa de la Revolución.

El Cartel de los Hermanos Beltrán Leyva, que ahora registra una alianza con la escisión del Cartel de Sinaloa que encabeza “El Mochomito”, se encuentra aliado a los grupos locales de Los Mazatlecos El 2000 o El Panchillo Huevos, Los Granados, Los Rojos, La Oficina, Los Ardillos y el Cartel Independiente de Acapulco, con los que confronta en Sinaloa y Baja California Sur a los aliados del cartel de Sinaloa de la escisión de “El Guano” y “Los Chapitos”, en Guerrero al Cartel de la Familia Michoacana, y en Aguascalientes al Cartel de Los Zetas.

Por su parte, el Cartel de Los Zetas, que mantiene predominio en Veracruz, Nuevo León y Coahuila, se encuentra aliado a las bandas criminales locales de El Grupo Operativo Los Zetas, La Vieja Escuela Zeta y Fuerzas Especiales Zeta, con lo que mantiene una guerra con el Cartel del Golfo y sus aliados, principalmente en lo que se refiere al tráfico de personas y trata de personas, además de seguridad para las empresas formalmente establecidas, principalmente grandes corporativos dedicados a la extracción de carbón.

De acuerdo a información de la Fiscalía General de la República, el Cartel del Golfo mantiene su mayor presencia en los estados de Tamaulipas y Quintana Roo, en donde se vale de su alianza con Los Metros, Los Rojos, el Grupo Dragones, Los Fresitas, Los Pelones y Talibanes, para mantener su violenta confrontación con el Cartel de Los Zetas, el Cartel Jalisco Nueva Generación, el Cartel de los Hermanos Beltrán Leyva y el Cartel de los Caballeros Templarios.

Por lo que hace al Cartel de Los Caballeros Templarios, liderado actualmente por Homero Gonzalez Rodríguez, que ha logrado extender su presencia más allá de Michoacán, para posicionarse en Querétaro, Guanajuato, Colima, Hidalgo, Jalisco y Nayarit, mantiene una alianza con el grupo Los Blancos de Troya, Fuerza Michoacana, La Gente de la Sierra, La Banda de El Ruso y el Grupo del Capuchino, con los que encara principalmente al Cartel Jalisco Nueva Generación en esas entidades.

El Cartel Jalisco Nueva Generación, que opera bajo el mando único de Nemesio Oseguera, “El Mecho”, se encuentra aliado a los grupos de Chano Arreola, El H, Los Rodolfos, La Salchicha con Huevo, La Patrona, Doña Lety, El Chapo Isidro y La Banda de El Balta, con los que ha logrado extender su presencia a por lo menos 27 de las 32 entidades federativas del país, manteniendo un frente de guerra con todos los carteles de las drogas.

Esta expansión de los carteles de las drogas, que no es vista con preocupación por el gobierno federal, al no existir como prioridad en el esquema de seguridad nacional ninguna captura de los jefes de estos grupos criminales, es lo que ha hecho que al cierre del 2019, ese sea el año más violento, donde ya se contabilizan, además de 29 mil 450 homicidios dolosos, más de 183 mil lesionados dolosamente, principalmente por armas de fuego, 902 feminicidios y mil 239 secuestros.

http://www.zenzontle400.mx/

Related posts