Inseguridad e impunidad en la CDMX

Por Juan Alva

En los últimos meses, la inseguridad en todo el país ha incrementado de una forma alarmante. De verdad es inaceptable que ya es común ver videos en las redes sociales de asaltos al transporte público o a transeúntes por la calle.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha llevado, desde su inicio, la bandera de la inseguridad y de la impunidad. Se ha visto cómo ha crecido la delincuencia en todo el país y, como decía Napoleón, “Si el Crimen y los delitos crecen, es evidencia que la miseria va en aumento y que la sociedad está mal gobernada”.

Un ejemplo reciente y claro a todas luces, es el ocurrido en días recientes en la Ciudad de México, misma que está gobernada por Claudia Sheinbaum, la cual se erigió como Jefa de Gobierno proveniente del Partido Político MORENA, el mismo que llevó a López Obrador, a ganar la Presidencia de la República.

En esta Ciudad, el pasado 4 de junio, fue secuestrado un joven de 22 años de edad, saliendo de la Universidad del Pedregal, ubicada en la Alcaldía Tlalpan, de la cual fue Jefa Delegacional Sheinbaum.

Norberto Ronquillo era un joven prometedor, originario de Meoqui, Chihuahua, estudiante de la Licenciatura de Mercadotecnia Internacional, y a pocos días de graduarse, que vio interrumpidas sus aspiraciones debido a que ese 4 de junio, al salir de su Universidad, informó a su novia que iría a casa de sus tíos, donde vivía en la Ciudad de México, lugar al que nunca llegó debido a que fue secuestrado.

Pocas horas después de su desaparición, los familiares del joven recibieron una llamada en la que pedían un rescate de cinco millones de pesos a cambio de entregar al joven con vida, rescate que fue pagado por los padres de Norberto

Sin embargo, luego del pago del rescate, el cuerpo sin vida de Norberto fue hallado en una zona de terracería de la Alcaldía Xochimilco. Según los peritajes respetivos indicaron que había muerto por asfixia, además de tener la nariz fracturada.

Así, en un terreno baldío, terminó la vida de un joven con aspiraciones, sueños, metas, proyectos. Así, a días de su graduación, su vida se interrumpió por la ambición de personas que piensan que el dinero obtenido de esa manera los va a sacar de problemas y les va a arreglar la vida.

Obviamente esta noticia llena de impotencia y rabia a la sociedad ante la ineptitud de las autoridades a nivel federal y local para reducir y erradicar los niveles de delincuencia.

La reacción de la Jefa de Gobierno fue manifestar que se reforzaría la seguridad en la capital del país. Por su parte, Ernestina Godoy, Procuradora de Justicia de la Ciudad de México, ha caído en contradicciones y se ha mostrado tibia ente tal tragedia.

En lo personal, lo que más me sorprendió fue la reacción del presidente López Obrador, al decir que los neoliberales y sus adversarios políticos atacan a Sheinbaum, y así, arengando un “No estás sola, No estás sola”, apoyó a la Jefa de Gobierno, mientras del lado de la familia Ronquillo Hernández el dolor por la pérdida de Norberto está latente.

¿En realidad esto es un ataque a la Jefa de Gobierno? ¿Se trata realmente de una cuestión política? La respuesta, desde luego, es un no, ya que no hay peor ciego que el que no quiere ver, el país de fantasía en el que vive López Obrador, lo mantiene ciego ante la realidad aplastante.

Este fue un asunto mediático y obvio se trataba de personas con los recursos para poder atender una problemática de esta magnitud, a pesar del dolor que causó la muerte de Norberto. Pero me pregunto qué pasa con aquellos casos aislados, aquellos asaltos y asesinatos de personas de a pie, en el transporte público, qué pasa con aquellos que se suben a las combis o microbuses y desprenden a las personas de sus pertenencias que con trabajo obtienen.

Presidente Andrés Manuel López Obrador, en lugar de arengar payasadas y comportarse como un político insensible, debería ponerse a trabajar, hacer realidad todas esas promesas que hizo en campaña y que envolvieron a 30 millones de mexicanos que le dieron su confianza; deje de atentar contra los mexicanos y muestre solidaridad y empatía ante las desgracias que están ocurriendo en este gran país por su ineptitud y su tibieza ante este gran reto de dirigir esta Nación.

Señora Jefa de Gobierno, deje de gastar miles de pesos en su imagen, deje tomarse fotografías con el presidente de la República o viajando en Metro, porque créame que eso no es lo que queremos los capitalinos, queremos una autoridad que haga frente a las muestras de inseguridad y delincuencia que se está viviendo día a día; deje de presumir que la corrupción se ha terminado, cuando hay policías de tránsito que siguen pidiendo su “mochada” antes de levantar una multa. En lugar de esas banalidades, póngase a trabajar y dé resultados.

Como siempre lo digo, es necesario que como mexicanos estemos atentos, que mostremos orgullo de ser mexicanos y que nos apoyemos entre nosotros al ver la omisión de las autoridades para actuar. Y sería bueno gritarnos todos “NO ESTAMOS SOLOS, NO ESTAMOS SOLOS”.

Somos muchos los que queremos un país libre de violencia, en donde las nuevas generaciones puedan ir en paz por la calle, ese es el sueño de muchos, vivir en un país seguro en donde no reine la inseguridad y la impunidad.

Twitter @JuanAlberto3035

Related posts