Interrupción Legal del Embarazo en CDMX, política pública y ejercicio de derechos

Por Hazel Zamora Mendieta/CIMAC

En los 12 años de funciones del programa de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) de la Ciudad de México no se ha registrado ni una sola defunción, la Secretaría de Salud capitalina (Sedesa) ha garantizado abortos seguros a 209 mil 353 mujeres no sólo de la urbe sino provenientes de toda la República.

El 24 de abril de 2007, tras años de pugnas por el movimiento feminista, la entonces Asamblea Legislativa del Distrito Federal votó a favor de reformar el Código Penal en sus artículos 144 al 147 y el artículo 16 Bis de la Ley de Salud locales para que las capitalinas que desean interrumpir un embarazo tengan la libertad de hacerlo en las primeras 12 semanas de gestación sin ser criminalizadas.

Desde entonces al 31 de marzo de 2019, en las 13 clínicas de la Sedesa 146 mil 110 capitalinas tomaron la decisión de interrumpir sus embarazos de forma legal y segura, así como otras 63 mil 243 mujeres foráneas, ya que la despenalización del aborto en la Ciudad de México abrió las puertas a mujeres de otros estados quienes viajan por servicios seguros y de calidad que no pongan su vida en riesgo.

Es decir, como refiere la organización en salud reproductiva Ipas México, la letalidad por aborto legal en la Ciudad de México es de cero, comparable con la letalidad específica a nivel internacional.

Además, en 12 años de esta política pública colocada como un referente en el mundo, especialistas comienzan a trabajar en estudios sobre el impacto en la reducción de muertes maternas.

Una de las investigaciones es la que está realizando la doctora Raffaela Schiavon Ermani por la Society of Family Planning Research, los datos preliminares que ha divulgado evidencian cómo la despenalización ha beneficiado de forma general en reducir la mortalidad materna (MM) en la capital del país.

Según cifras que ha adelantado la doctora y consultora en salud reproductiva, en 2007 la tasa de letalidad por aborto en la Ciudad de México era de 50 muertes por cada 100 mil abortos, a un año de la despenalización la tasa de letalidad tuvo una caída a 21 defunciones por cada 100 mil abortos. Para 2015 la letalidad se encontraba en 12 defunciones.

Mientras este estudio señala que las tendencias en la Ciudad de México tienden a disminuir, a nivel nacional el aborto es la tercera causa de defunciones maternas.

La Secretaría de Salud calcula que en 2018 la Razón de Mortalidad Materna (RMM) fue de 35.4 defunciones por cada 100 mil nacimientos estimados.

A fin de evitar muertes maternas organizaciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene entre sus recomendaciones contar en los sistemas de salud con servicios de abortos seguros y una atención de calidad después de estos, sobre todo para mujeres en edades tempranas.

Asimismo, la OMS indica que las restricciones legislativas para acceder al aborto hacen que las mujeres con embarazos no deseados, sobre todos aquellas en condiciones de pobreza, recurran a métodos insalubres. Como consecuencia, pueden tener hemorragias, infecciones, perforaciones uterinas, daños en el tracto genital y órganos internos, hasta perder la vida.

En este sentido, el programa de ILE de la Ciudad de México ofrece procedimientos con la tecnología adecuada para realizar el aborto; 77 por ciento aborto por medicamentos; 22 por ciento por aspiración manual endouterina y uno por ciento por legrado uterino instrumentado.

Las estadísticas que compila y actualiza constantemente la Sedesa permiten conocer que en estos 12 años la mayoría de las mujeres acudió antes de la novena semana de gestación; 35 por ciento de las mujeres tiene como ocupación tareas en el hogar, 25 por ciento eran estudiantes y 24 por ciento trabajadora.

El grupo de edad que más acude al servicio son mujeres entre los 18 a 24 años de edad quienes representan el 47 por ciento de las usuarias.

DERECHO A DECIR A DISCUSIÓN NACIONAL

Como hace 12 años cuando la discusión sobre la despenalización del aborto en la Ciudad de México se convirtió en tema de relevancia nacional y enfrentó los embates de grupos conservadores para impedir su avance, nuevamente en el terreno legislativo se busca que el derecho a decir sobre la maternidad no sea único para las capitalinas sino para todas las mexicanas.

En el Congreso de la Unión existen debates pendientes para modificar la Ley General de Salud y al Código Penal Federal para despenalizar el aborto y marcar una ruta de reformas para las legislaciones estatales.

En la Cámara de Diputados han presentado iniciativas al respecto Lorena Villavicencio Ayala y Porfirio Muñoz Ledo, ambos de Morena; las perredistas Verónica Juárez Piña y Guadalupe Almaguer Pardo, iniciativas que están pendientes de ser estudiadas.

Asimismo, en el Senado hay propuestas a favor, el pasado 2 de octubre el PRD presentó una iniciativa para modificar el Artículo 1 de la Constitución con la finalidad de garantizar el “derecho al aborto, a una muerte digna y al libre desarrollo de la personalidad”.

Pero como ocurrió hace 12 años que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tuvo que determinar después de una serie de audiencias públicas la constitucionalidad de la reforma por una acción de inconstitucionalidad que presentó la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Procuraduría General de la República, actualmente también hay posturas en contra.

El senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Eruviel Ávila Villegas presentó el pasado 7 de marzo una iniciativa para reformar el artículo 1 de la Constitución, que pretende establecer que “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho fundamental estará reconocido, protegido y garantizado por el Estado, a partir del momento de la concepción y hasta la muerte”.

El auge del debate sobre el aborto también ha hecho que los congresos estatales reformen sus constituciones “para proteger la vida desde la concepción hasta la muerte”, como ha ocurrido en Nuevo León, Sinaloa e iniciativas que están a discusión en Hidalgo y el Estado de México.

Lo cierto, es que pese a los esfuerzos de los grupos conservadores, las mujeres de las entidades de la República siguen acudiendo a recibir el servicio de aborto en la urbe, la mayoría provienen del Estado de México (55 mil 233 mujeres); de Puebla (mil 277); Hidalgo (mil 121) y de Morelos (783 mujeres).

Related posts