La importancia del “mundo fitness” en el futbol profesional

Por Víctor Del Real Muñoz

En reiteradas ocasiones, en el seno de este espacio periodístico, así como en charlas con gente de futbol, y en cabal sintonía con mucha gente allegada al deporte de alto nivel, personalmente he resaltado la importancia que para un futbolista tiene el poder llevar a cabo un sistema de nutrición sana y saludable pero sobre todo completa en rasgos vitamínicos, proteicos, rica en carbohidratos de calidad, dietas ricas en fruta, verdura y porciones de carne saludable, aunado a una buena hidratación, así como una buena administración de la suplementación y complementación legal que precisa el atleta de alto rendimiento.

Aunado a ello se debe resaltar la importancia que para el jugador de futbol profesional tiene el entrenamiento físico, independientemente de los trabajos tácticos, técnicos, de potencia y resistencia que a lo largo de una semana se trabaja en las sesiones en cancha.

En este contexto, especialmente se debe resaltar el uso del gimnasio, el crossfit, la natación cardiovascular, las máquinas cardiovasculares y el trabajo con pesas rusas, como alternativas para hacer trabajo físico contundente y de calidad.

Sin duda alguna este tipo de alternativas de entrenamiento son aliados fundamentales en las exigencias físicas del futbol moderno que precisa de cabal preparación para el contacto fuerte (muy común en el balompié de hoy), la velocidad en intervalos cortos y largos (inesperados, a lo largo de un partido), el desgaste y la cantidad de partidos jugados en rangos de tiempo cortos en una semana, etc.

El mundo del futbol entiende que las lesiones clásicas del futbol como las que se relacionan a los problemas con ligamentos, los meniscos, fracturas, contusiones, contracturas, etc. se pueden prevenir en la medida en que a los futbolistas se les induzca a trabajar el físico como debe ser, de manera profesional, disciplinada y permanente, sumada a su buena salud alimenticia, de hidratación y de complementación/suplementación.

Es por eso que, en términos personales, resaltaré siempre la disciplina y el entusiasmo con que jugadores de perfil internacional como Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos le muestran al mundo la importancia de matarse después de un entrenamiento en cancha con otro entrenamiento dentro del gimnasio. Prueba de ello es la capacidad física con las que estos futbolistas encaran cada partido sin ninguna repercusión física en contra y con muchas condiciones a favor.

La potencia de Cristiano Ronaldo, su capacidad de elevación por encima del metro y medio, la potencia en largo y corto (teniendo ya más de 30 años de edad) al momento de contragolpear, por citar un ejemplo, en el estilo en que lo desarrolla el Real Madrid a máxima velocidad, el impulso para poder cabecear en el largo del área y la ventaja física al contacto al momento de luchar contra los adversarios, hacen ver de Cristiano Ronaldo un futbolista de niveles sublimes que le enseña al mundo lo que significa ser un verdadero atleta de altos niveles.

Eso no se da por casualidad, es parte de poder entrelazar el entrenamiento futbolístico con el trabajo físico diariamente. A final de cuentas, trabajo puro dentro del oficio futbolístico.

El romanticismo no existe en el futbol

El martes 1 de agosto de 2017, siendo casi las 11:15 de la mañana en la Ciudad de México, el mundo no sabe si Neymar es ya jugador del Paris St. Germain o seguirá en el FC Barcelona. En este momento, no se le puede dar todavía por hecho.

Sin embargo, escuchando las voces “permitidas” del mainstream periodístico deportivo internacional, y sobre todo atendiendo los comentarios y versiones al respecto de los medios de comunicación en Londres, Sao Paulo, Madrid y Barcelona, destacando de todos el juicio de que la posible partida del astro brasileño a Francia es como una especie de acto de traición al FC Barcelona.

Me causa un poco de extrañeza, ya que son periodistas que no perciben que el futbol internacional moderno es un deporte que se puede ver como espectáculo, fenómeno sociológico/cultural/político de masas pero también, y quizás de manera mayormente trascendental como negocio, uno de los más lucrativos del mundo por cierto.

No se le puede pedir al futbolista, mucho menos a uno de los 4 mejores del mundo en la actualidad, que navegue con la idea romántica de pertenencia y amor a la camiseta, en un mundo que ambiciona desde el más pequeño de los rincones hasta las altas esferas de la clase dominante internacional.

Y más aún cuando hay 30 millones de euros de diferencia respecto a la cantidad de dinero percibida en el salario actual de Neymar en el FC Barcelona; sin duda alguna esta es una oferta que un club con grandes aspiraciones a largo plazo en el plano deportivo como el Paris St. Germain pone a la mesa con la firme intención de ser uno de los tres mejores clubes del mundo.

A mí me duele que el futbol sea dominado por la lógica mercantil, pero al mismo tiempo y de manera objetiva, pido no se le juzgue al jugador brasileño por aceptar una oferta de tal envergadura salarial. No se nos olvide que los jugadores son asalariados, en otras dimensiones de percepción de dinero, claro está, pero a final de cuentas en el mismo nivel de la distinción social entre los propietarios del capital y la gente que le trabaja a ese capital.

Bienvenido el sí que Neymar pudiera darle al Paris St. Germain, porque un jugador así merece lo mejor que el futbol le pueda ofrecer. Ojalá se concrete su traspaso.

 

Artículos relacionados