La industria de la música toma un nuevo aire

Por Marco César Jiménez Cruz

 

En los últimos años la industria de la música ha tenido un nuevo aire gracias a un formato que había desaparecido y llego con mucha fuerza. Hablo del Vinyl, ese formato que a nuestros abuelos y padres les tocó ver y tener y que, a principio del los años noventa, muchos tiraron pensando que ya nadie los escucharía. Sin embargo, para las nuevas generaciones, como son los millennials, parecía que la música en streaming seria la que ganará, nos equivocamos.

 

Actualmente los millennials son las personas que más consumen en formato Vinyl. Hoy es tan popular que Sony decidió reabrir una fábrica para este formato que, para los puristas de la música, demuestra la más excelsa calidad en lo que se refiere a audio, ya que la música no está comprimida como la de sus sucesores compact disc (CD), MP3,streaming, y demás formatos digitales.

 

Realmente el Vinyl ha venido a dar un respiro a la industria que tanto había sufrido las últimas dos décadas y esto fue desde que apareció Napster. La industria no supo acoplarse a las nuevas tecnologías, al nuevo consumo y saber llegar a la gente con precios razonables y no excesivos, como llegó a pasar con cada formato nuevo que aparece. Recuerdo que el CD es lo que ahora es comprar una película Blue-ray 4K, así de caro era el CD.

 

Para darse una idea, una película 4K está en un promedio de 600 pesos. El CD en esos años estaría en un promedio de 250 pesos, lo cual era mucho.

 

Con los años tuvo que ir bajando su valor y esto fue también gracias a la piratería, pues cualquier persona con una computadora podía crear sus propios discos o copiar discos iguales. Esto lamentable o afortunadamente obligó a la industria musical a tener precios realistas y no monopolizar los costos. Llegó un momento en que fue justo el precio.

 

Actualmente la industria se está aprovechando de la demanda que se tiene del vinyl, lo cual me hace pensar que siguen sin adaptarse a los tiempos modernos. Cuando resurgió el vinyl costaba casi lo que un CD, incluso, era unos 50 o 100 pesos mas caros, ahora, con el nuevo auge se dan el lujo de venderlos en un rango de 350 a mil pesos cada vinyl, eso si en tiendas como Mixup les ponen una etiqueta que diga “importación”, para que aumente aún más su precio.

No dudo que sean de importación, y aquí toco un punto clave: ¿Las disqueras qué están haciendo para importar esos discos? ¿Donde están esos proveedores que surtían la cultura en nuestro país?

 

¿Qué están haciendo los compradores, por ejemplo de Mixup, que cada que voy quitan más música y ponen mas juguetes? ¿Por qué desaparecer las cabinas de música clásica y traer más música plástica?

 

Tal vez te preguntes, ¿qué tienen que ver ellos con los discos que compro? Pues ellos que están dormidos en sus laureles intentando sobrevivir en nuestro país y no se han puesto las pilas para traer los discos. No se han puesto a investigar qué catalogo existe y puedan traer. Esto haría que el precio disminuya un poco de lo que actualmente cuestan.

 

Ellos son parte del por qué la industria va muriendo lentamente y los precios de los vinyles, CD´s, Blue rays sean tan fuera de lugar como actualmente hoy están en las tiendas. También influyen otros factores como son ediciones limitadas, ediciones de lujo, ediciones sencillas, remasterizaciones, etc.

 

Por otro lado, hay personas que han sabido aprovechar este mercado, y me refiero a emprendedores que han abierto tiendas para poder compartir el gusto por la música y el arte con personas como tú y yo. Ellos han podido dar vida a la industria, a la economía y a un mercado que sigue en crecimiento y que en estos años parece no decrecer.

Related posts