La joroba de México, el Presupuesto de Egresos

Por Luz María Aguilar Vallejo

 

Fotos: Edgar López (Archivo)

 

Año con año la espalda le duele cada vez más a México. Las malas posturas del gobierno mexicano, la mala administración de los recursos económicos junto con sus políticas públicas, afectan gravemente la salud del país. La columna desde hace ya mucho tiempo no se ha podido enderezar, las vertebras no se acomodan y si se sigue a este ritmo se producirán daños prácticamente irreversibles.

 

Para entender una de las tantas dolencias que afectan al país es necesario analizar la Ley de Egresos de la Federación.

 

Para que el gobierno pueda cumplir con sus funciones, requiere de recursos económicos. A esto se le conoce como Gasto Público. Su orientación, destino y tipo de gasto, se ve detallado en un documento llamado Presupuesto de Egresos de la Federación, que es autorizado por la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

 

Algunas de las finalidades del Gasto Público son:

 

– Proporcionar servicios educativos y de salud
– Apoyar al desarrollo del campo
– Transferir recursos a los estados y municipios
– Sostener relaciones con otros países para atender costo de deuda.

 

En este año el gasto previsto del país es de la cantidad de 5,236,375,600, 000, de la cual el 71% será parte del gasto programable y el restante 29%, será para gastos no programables.

 

A pesar de ser cantidades con amplios números, el presupuesto sigue siendo escueto. Especialistas como Héctor Villarreal Páez, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, y Noel Pérez Benítez, director general de Finanzas del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, afirman que no hay recursos suficientes para la salud, educación, ciencia y tecnología, ni una inversión estratégica para el mejoramiento económico y social del país.

Es insuficiente, porque no se logra enfrentar las demandas básicas de la población y, si esto fuera poco, también es incapaz de reactivar la economía. ¿Existen inversiones en el país? Sí, pero no de la magnitud que se requiere para mejorar la situación económica.

 

El gasto –compromisos legales que el Estado tiene como: deuda, adeudos de ejercicios fiscales anteriores, etcétera — es punto clave para comprender la situación.

 

El país se endeuda para cubrir sus gastos. En este año (2018) lo hizo por casi medio billón (SHCP-2017), dando a entender que los recursos disponibles que los mexicanos contribuyen no son suficientes para satisfacer la demanda de gasto, entonces se acude a la deuda.


Dicha deuda debería servir como vitamínico para la economía mexicana, pero no es así. El endeudamiento no se ha manejado de una manera prudente, lo cual provoca una carga inmensa para el país porque no se tiene un crecimiento si no un estancamiento. La deuda se vuelve problemática y el martirio no se encuentra en el monto de ésta, sino en la imposibilidad de pagarla y de manejarla para el beneficio de los mexicanos.

La deuda debe de servir como inversión para que active y mejore las actividades económicas existentes, generando tasas de rendimiento mayores a las tasas de interés que se cobran, no al contrario, como sucede actualmente.

 

Entonces, ¿qué pasa con los recursos que entran al país por endeudamiento? , simplemente no se ven reflejados, ni en crecimiento ni en calidad de derechos sociales.

 

Es necesario adjudicar nosotros, como ciudadanos, a una mayor transparencia de los recursos que entran al país así como los que son recaudados por el gobierno.

 

Según proyecciones de la Secretaria de Hacienda, Enrique Peña Nieto entregará la deuda más alta en la historia del país, estimando que en el cierre del presente año la deuda quedará en 47.3% del PIB, llegando a un máximo histórico de interés por 698 mil millones de pesos, lo que equivale al 2.9% del PIB. (Salazar, 2017).
Con ello se demuestra la incapacidad del gobierno de Enrique Peña Nieto de llevar unas finanzas públicas sanas a lo largo de su sexenio, la economía no se motivo a crecer.

 

En conclusión, no hay una buena administración de recursos, ni un buen proyecto para mejorar las finanzas del país y esto es causado por actividades ilícitas de los agentes públicos que tienen en sus manos dicho presupuesto.

 

Es necesario una ley rígida anticorrupción así cómo fuertes sanciones para todos aquellos que la ejerzan, a fin de ir disminuyendo el abuso del poder que tanto ha lacerado a la sociedad. También exigir una mayor eficiencia en el uso del paquete económico así como una mejor planeación de este y su recaudación, pero esto solo se logrará si de verdad existe un compromiso por ambas partes, tanto de la sociedad como del gobierno, siendo la primera la principal fuerte de presión para que el segundo trabaje de manera efectiva, y así juntos ir enderezando la columna de este México casi quebradizo, aunque sea de poco a poco.

 

Fuente de consulta:
Salazar C. (2017). Heredará Peña Nieto una deuda histórica. marzo 24,2018, de Periódico Regeneración Sitio Web:regeneracion.mx/pena-nieto-heredara-en-2018-la-deuda-mas-alta-en-la-historia-47-3-del-pib/
Presupuesto de Egreso de la Federación para el ejercicio Fiscal 2018
Transparencia Presupuestaria 2018

 

 

Related posts