La necesidad de discutir el rumbo nacional en las aulas

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

 

 

Es necesario que, ante la incertidumbre de la situación nacional, se discuta en el seno de la academia qué alternativas se pueden tomar, con la puesta en marcha de políticas públicas, programas sociales y algunas acciones concretas, para poder replantear un proyecto consistente que devuelva la fortaleza al tejido social mexicano, frente a un escenario de crisis cada vez más agudo.

 

Asumo, con responsabilidad y respeto para las escuelas de economía y ciencia política de nuestro país,  que la prioridad curricular debiera estar encaminada al manejo de temas y asignaturas de carácter práctico, que contribuyan en la construcción de un programa de carácter nacional, y que atienda las prioridades que el cuerpo social mexicano precisa en este momento.

 

Es legítimo exigir a la academia un compromiso permanente con las necesidades sociales de nuestro país; en especial, si se habla de las universidades públicas.

 

No podemos obviar que la búsqueda de la supervivencia por parte de los estudiantes, al momento de egresar, causa que muchos abandonen sus convicciones ideológicas y políticas, y legítimamente se dediquen a trabajar en el sector privado o inclusive en el sector público, sin ninguna repercusión ventajosa para la sociedad mexicana, más allá de declarar ingresos ante hacienda.

 

Tampoco puede ignorarse que muchas escuelas mantienen, dentro de sus cuerpos académicos, a representantes de los círculos intelectuales que son voceros de las estructuras dominantes del poder económico, que carecen del interés por el beneficio colectivo y la mejora de la calidad de vida de la población mexicana. Estas estructuras de poder sólo atienden a la defensa de sus intereses mercantiles.

 

En el escenario anterior, debería existir un sistema de reclutamiento supervisado por cuadros académicos de prestigio y convicción progresista, para los estudiantes interesados en poner al servicio de la sociedad sus funciones, su talento y sus capacidades laborales e intelectuales, y que deseen colaborar en el diseño de un proyecto de desarrollo nacional.    

 

Los temas que estos cuadros podrían discutir y trabajar en la formulación práctica de estrategias, se orientarían a la mejora y aumento salariales, el refortalecimiento de sectores estratégicos de la economía industrial y comercial, el fomento de la banca de desarrollo gestionada por el Estado, el control inflacionario en beneficio de la cartera del mexicano promedio, la regulación de las estructuras financieras, el manejo gubernamental de los sectores energéticos y alimentarios, la generación de empleo, el replanteamiento y transformación de los esquemas de ahorro para el retiro de los trabajadores, la elaboración de más programas sociales, la reconstrucción del sistema de salud pública (especialmente la puesta en marcha de un proyecto especial de mejora para el IMSS y el ISSSTE), etc.

 

La lista de temas pendientes para la agenda nacional de desarrollo es interminable.

 

La conjunción de esfuerzos en pro de la recuperación de nuestro país, tendría que tener como aliados imprescindibles a los círculos perfectamente estructurados de la academia. La universidad no puede mostrarse indiferente ante la realidad nacional.

Artículos relacionados

Un comentario en “La necesidad de discutir el rumbo nacional en las aulas

  1. MA. DE JESUS BENÍTEZ

    Es lamentable que los universitarios efectivamente a veces no puedan desarrollarse en su área y que tengan que trabajar en otra área muy distinta solo para tener un salario. Y peor que muchos ni siquiera pueden llegar a la universidad, porque no hay cupo. Por lo que el gobierno en lugar de negarles el acceso debería crear más planteles y contratar más profesores, para que los jóvenes puedan ingresar a los niveles medio y superior.

Deja un comentario