La opinión de las Niñas y los Niños en las Elecciones de México 2018

Texto, fotos y gráficas: Karina Maya

 

El 1° de julio de 2018 se llevó a cabo la votación electoral para definir quiénes ocuparán los cargos de Presidencia, Alcaldías, Senadurías, Diputaciones y Gubernaturas en algunas entidades de México.

Los resultados dejaron ver la mayúscula participación ciudadana en todo el país. Sabemos que los votantes deben de ser mayores de 18 años y que su decisión impactará, sin duda, a la población infantil. Sin embargo, ¿en qué momento el gobierno y la ciudadanía toma en cuenta la opinión de los niños?

Las niñas, niños y adolescentes en México tienen derecho a que se les garantice espacios de expresión y opinión de forma libre; esto implica que sea tomado en cuenta lo manifestado, sobre todo si se trata de asuntos que les afectan directamente, a sus familias o sus comunidades. Además tienen derecho a ser considerados en los asuntos de interés general y participar en las decisiones a nivel comunitario o cualquier otro ámbito en el que se desarrollen.

Desde 1997 el gobierno mexicano ha desarrollado la Encuesta Infantil y Juvenil coordinada por el Instituto Nacional Electoral, en la mayoría de los casos, paralelamente a las elecciones presidenciales. Cada una de sus versiones se ha enfocado a temas relacionados con los derechos de la niñez, sin embargo, falta incorporar alguna temática enfocada a los procesos electorales.

 

Los niños hablan:

En este contexto, la organización social BIDAO realizó el día de las elecciones en México un ejercicio simbólico de participación dirigido a niñas, niños y adolescentes que habitan en la Colonia Simón Bolívar, perteneciente a la Alcaldía Venustiano Carranza.

Mediante la aplicación de un cuestionario de seis preguntas, esta población develó lo que sabían de los candidatos a la Presidencia y Alcaldía.

 

¿Quiénes participaron?

 

Participaron principalmente hombres (70%),  personas de 8 años de edad (80%), con estudios de nivel primaria (90%), habitantes de las colonias Simón Bolívar (70%) y otras (30%, Romero Rubio y Morelos).

 

Conocimiento sobre los candidatos a la Presidencia

El total de los participantes dijo saber sobre la elección del presidente de México en el presente año 2018 y más de la mitad indicó conocer nombres de los candidatos, siendo los más referidos: Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés.

 

Al preguntarles a los participantes qué le dirían al próximo presidente de México, respondieron: Tener aspectos o conducta positiva, expresaron mensajes de saludo o afecto y al igual que las personas adultas, plasmaron su solicitud por acabar con la delincuencia.

 

 

Conocimiento sobre los candidatos a la Alcaldía de Venustiano Carranza

En lo que respecta a la elección del titular para la Alcaldía de Venustiano Carranza, 8 de cada 10 indicaron tener conocimiento de ello, sólo la mitad dijo saber el nombre de algún candidato y un 60% de estos refirió el nombre de Julio César Moreno.

 

Entre las cosas que los participantes le dirían al candidato electo de Venustiano Carranza, llama la atención el solicitarle atienda ciertas necesidades o demandas como: Seguridad, ayudas a familias, buen trabajo y honestidad.

 

Ejercicios de este tipo replicados por todo el país no sólo permite garantizar el derecho de participación, sino también el de información. Aún cuando en el ámbito electoral se toma en cuenta la decisión del electorado, es decir personas de 18 años y más, con credencial para votar, el Estado mexicano debe generar las condiciones para que la opinión de la niñez y la adolescencia en temas trascendentales como lo es el elegir a un presidente, sea tomada en cuenta.

Es de notar que si bien los participantes tenían información de las elecciones, no necesariamente podía ser correcta o cercana a ellos, habrá que hacer un nuevo ejercicio e incorporar preguntas para identificar si ubican también a la persona y no sólo el nombre, el partido al que representan, entre otros ámbitos. Lo anterior no implica que sea una población ajena a los temas coyunturales, por el contrario, reflejan conocimiento del evento.

La inquietud de saber qué significa ser Presidente o Alcalde, debe invitar a estos actores para tener una mayor cercanía comunicacional con la niñez y la adolescencia; sumado a rendirles cuenta sobre la resolución de los problemas que viven en su entorno.

En otro tenor, hubieron aspectos paralelos que se observaron durante la consulta, entre ellos, reflejaron una debilidad en su educación al no saber escribir correctamente ciertas palabras, así como la información de residencia, la cual no manejaban o desconocían. Este dato -dicho sea de paso- es fundamental ante una emergencia de cualquier tipo.

Por último, resaltamos la inexistente participación voluntaria, activa e  independiente de los participantes , la cual fue reforzada -en varias ocasiones, por el empuje de los adultos para que respondieran. Esto  invita a pensar en desarrollar de mejor manera la educación cívica de la niñez y la adolescencia, pero para ello se requiere no sólo educación, sino espacios en los que la practiquen.

 

Related posts