La prensa y la democracia….de The Post a Karl Kraus.  

Por: Armando Martínez Leal

@armandoleal71

 

La mitad del tiempo se la pasa resistiendo,

la otra mitad indignándose.

 

Los cuchillos dicen: ¡sin nosotros no habría jamón!

Los periodistas dicen: ¡sin nosotros no habría cultura!

Los gusanos dicen: ¡sin nosotros no habría cadáver!

Karl Kraus

 

Karl Kraus nació el 28 de abril de 1978, en Bohemia en el seno de una familia judía. Kraus fue un esteta, escritor, ensayista, dramaturgo, poeta y periodista. Hace 109 años publicó Sprüche und Wiedersprüche, se trata de un conjunto de aforismos donde el periodista enfila su aguda crítica a los periodistas y su papel en la vida pública, el empobrecimiento del lenguaje, así como su falsificación de la realidad. En 1981, fue traducido y publicado al español, por Jesús Aguirre, bajo el título Contra los periodistas y otras contras. Para Kraus, el oficio de periodista no es equiparable al de un artista. Los periodistas no son novelistas.

No tener una idea y poder expresarla: eso hace al periodista. Su crítica es sagaz, no cede en ningún momento, Kraus conoce el oficio, ya que fue periodista. El dirigió, editó y escribió —en su totalidad— la revista, Die Fackel (La Antorcha), se trata de un esfuerzo intelectual para iluminar el oscuro espacio del decadente Imperio Austrohúngaro; durante treinta y cuatro años consecutivos y en más veinticinco mil páginas, Kraus fue la voz alerta que de manera rabiosa, dio cuenta de su tiempo y espacio.

Los periodistas para Kraus debían ser rabiosos, cuidar el uso del lenguaje, tratando de enriquecerlo y no vaciarlo de sentido. Kraus fue un periodista feroz; muy pocos en la actualidad lo son. El periodismo hoy obedece a los intereses del mercado; como parte de la industria cultural, la noticia se vuelve una mercancía enajenante, mecanismo alienante, más que un contrapeso al poder.

El director norteamericano Steven Spielberg produjo y dirigió The Post, estrenada en Washington el pasado diciembre, la película narra un episodio clave en la historia del periodismo moderno, se trata de la filtración y publicación de los archivos del pentágono (Pentagon Papers), que demostraban la manera en que el gobierno norteamericano le había mentido sistemáticamente a su pueblo.

Los presidentes Harry S. Truman, Dwight D. Eisenhower, John F. Kennedy, Lindón B. Jonson y Richard M. Nixon, todos ellos le mintieron a sus gobernados sobre la naturaleza, participación y situación de la guerra contra Vietnam. Si bien, el conflicto bélico comenzó en los primeros años de la década  de los sesenta de la centuria pasada, lo cierto es que los archivos del Pentágono demostraron cómo el gobierno norteamericano mintió a su pueblo; una guerra donde participaron más de 2,5 millones de estadounidenses, la mayoría de ellos jóvenes. Una guerra donde murieron al menos 1,1 millón de vietnamitas. Una guerra donde fallecieron más 58 mil estadounidenses. Una guerra basada en mentiras.

La filtración de los Pentagon Papers se dio gracias al ex analista militar Daniel Ellsberg quien fotocopió los archivos y los filtró primero a The New York Timesy posteriormente al legendario The Washington Post, quien consiguió más del 4 mil páginas del informe. La filtración de los Pentagon Papers se cruzó por una orden judicial que el gobierno del republicano Nixon consiguió para tratar de impedir su publicación. Pero finalmente fue la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, quien resolvió con 6 votos a favor y tres en contra la defensa del interés público, protegiendo a las instituciones. La democracia norteamericana estaba en peligro, las instituciones democráticas estaban en peligro, así lo entendió Ellsberg, así lo asumió su dueña y editora, Catherine Grahm, esa fue la consigna de su editor, el periodista Ben Bradlee.

Nixon le había declarado la guerra a la democracia y a sus instituciones. Nixon le declaró la guerra a las agencias de inteligencia y seguridad norteamericanas. Nixon el republicano que espió a los demócratas… Watergate. Nixon el republicano que tuvo que renunciar antes del Impeachment.

La película de Spielberg es un eslabón, se enmarca dentro de Todos los hombres del presidente (Al the President’s Men 1976de Alan J. Pakula, protagonizada por Robert Redford y Dustin Hoffman, se trata de un legendario transbase del libro escrito por los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward, bibliografía básica en la historia y formación ética de cualquier periodista. Bernstein y Woodward investigaron y develaron el allanamiento de la sede demócrata, así como la conspiración, encabezada por Nixon, para minar la voluntad del pueblo norteamericano. Bernstein y Woodward son los legendarios periodistas de The Washington Post que tras su incisiva investigación obligaron a renunciar a Nixon.

La película de Spielberg es una pieza más del rompecabezas donde Felt (2017) dirigida por Peter Landesman, nos narra la historia de Garganta Profunda, la fuente anónima que filtró a Woodward la información sobre el Watergate y la participación activa de Nixon. Garganta Profunda, fue el nombre que Bradlee le dio al entonces Director Asociado del FBI, Mark Felt.

Las tres películas plantean la participación activa del periodismo en la construcción de la democracia norteamericana. El periodismo es un eslabón fundamental en la democracia. Juntas nos develan el papel de los ciudadanos como fuentes que a través de filtraciones anónimas, denuncian el abuso del poder. Las tres películas nos develan el papel de Daniel Ellsberg y Mark Felt.

Todos los hombres del presidente (1976), Felt (2017) y The Post (2017) son piezas clave para entender las encrucijadas que ha enfrentado la democracia. Desde una perspectiva pedagógica Felt es la posdata que Hollywood le manda al fascista americano, a ella se suma el llamado de alarma de Spielberg.

Felt le recuerda al fascista americano las implicaciones que tiene declararle la guerra a las agencias de inteligencia, la policía de élite, norteamericana. Felt le recuerda a la prensa estadounidense su papel como contrapeso fundamental. Felt nos recuerda el rol de los ciudadanos como fuentes… testigos silenciosos de lo que pasa en los entresijos del poder… como Gargante Profunda.

The Post le recuerda al fascista americano que el poder no es impune. The Post le recuerda a la prensa estadounidense su papel central como cuarto poder.The Post apostilla la plana de los dueños de los grandes y poderosos medios de comunicación norteamericanos, la prensa no es sólo una simple empresa que da ganancias, millonarias ganancias, sino cumple un rol social en la construcción del espacio público.

Felt y The Post son declaraciones políticas de Hollywood, la “progresista” Costa Oeste, no sólo lo rechaza electoralmente, sino insiste en poner el dedo en la llaga.  Los medios de comunicación masiva intervienen en la creación de estereotipos, de realidades alternas, la prensa y el cine son parte de esa gran industria cultural que tendrá que jugar un papel activo en la contracción democrática. Felt y The Post son declaraciones políticas, Hollywood le da su rotundo apoyo a la prensa crítica norteamericana.

La democracia está amenazada, al proyecto económico neoliberal le estorba la democracia. Al uno por ciento de la población más rica del mundo le obstruyen las miserables masas de votantes. Hoy los millones de habitantes en el mundo son inservibles, porque ya no valen como mano de obra, sino como simples consumidores, pero 896 millones de personas (según cifras del Banco Mundial) viven en la pobreza, esos, ellos… nosotros somos sacrificables porque no somos consumidores.

La democracia norteamericana, el establishment le ha declarado la guerra a los nuevos… Garganta ProfundaObama persiguió, encarceló y perdonó al exsoldado y analista de inteligencia del ejército de Estados Unidos, Chelsea Elizabeth ManningObama persiguió al ex analista de inteligencia Edward Snowden (Citizenfour) hasta forzarlo al asilo en Rusia. Obama persiguió al ciberactivista, periodista y fundador de WikiLeaksJulian Assange; los tres han jugado un papel activo como parte de la construcción del quinto poder, le han dado un nuevo contenido al Internet.

Los tres son enemigos de ese uno por ciento de la población, de los multimillonarios, porque son ellos los que controlan los entresijos del poder; son ellos los que silenciosamente atentan sistemáticamente contra la democracia, por los millones de pobres que produce su status quo, porque están detrás de las grandes decisiones que toman los políticos, son ellos los que corrompen, los que han podrido la democracia.

Hace 109 años Karl Kraus publicaba sus lúcidas diatribas contra la prensa y los periodistas, muchas de sus ácidas críticas son, fantasmagóricamente, actuales. Los retos que confrontamos los ciudadanos son universales, no sólo se trata de nuestra sobrevivencia, sino de la posibilidad de escribir un camino distinto. Todos somos humanos no es una disculpa, sino pura arrogancia.

Related posts