La presencia de Thorstein Veblen en Estados Unidos

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

Thorstein Veblen fue un impresionante académico norteamericano que pudiera considerarse uno de los teóricos críticos del marginalismo económico más interesantes emanados desde la escuela sociológico/económica estadounidense de visión progresista.

Coexisten en su obra La teoría de la Clase ociosa un montón de paradigmas y cuestionamientos con fundamentos teóricos y epistemológicos a la salvaje avaricia con que históricamente han operado los sectores de la economía defensores del marginalismo y de los impulsos parasitarios, como el capital bancario y en general la totalidad del capital financiero privado internacional. Una obra por demás recomendable para estudiantes, docentes y personas en general interesadas en la economía, la sociología y la geopolítica actuales.

Donald Trump aceleró y acrecentó su huella intervencionista, nacionalista, proteccionista y de raigambre populista en Estados Unidos al aplicar esta semana en torno a las negociaciones comerciales con que se está administrando políticamente el asunto del TLCAN especialmente con México una imposición de tasas arancelarias a las importaciones de acero y de materiales ferrometalosos para uso industrial en Estados Unidos, ganándose el calificativo por parte del FMI de “iluso proteccionista”. Gran aceptación por los corredores de Detroit, Boston, Kansas y Baltimore tuvo este anuncio como posible Política de Estado.

Es clara la influencia que tienen muchas salidas teóricas de los enfoques americanos de Alexander Hamilton así como de Thorstein Veblen en el esquema de gobernanza económica de Donald Trump y los lobbies económicos que le apoyan y le dan órdenes al presidente estadounidense, en el sentido de acrecentar la presencia de la economía real como mecanismo de funcionalidad de la maquinaria norteamericana, en una época (muy neoliberal) en que Estados Unidos ha incentivado desde los reductos de su aparato de Estado la supremacía de los capitales financieros, y que desde los organismos internacionales como el World Bank y el FMI (copados políticamente por el imperio estadounidense) hacen y maquinan el tipo de política económica que el mundo debe y debiese seguir permanentemente a futuro.

Lo obtuso de los voceros neoliberales del mundo es no comprender que el esquema ilusorio de la globalización económica atascado en los reductos de las crisis económicas de desregulación y endiosamiento del mercado han traído un mar de adversidades sociales, industriales y comerciales para el mundo, ¡y sorpresa!, Estados Unidos es el país que mayormente escenifica esta enfermedad por el modo sui géneris de llamar la atención global de Donald Trump (en franca representación de lobbies económicos poderosos que han perdido batallas en la plenitud del dinamismo neoliberal).

¿Políticamente que podría hacer el Gobierno de Estados Unidos al medir la potencialidad de la disposición productiva, aún entre dientes globalizantes probancarios, que tienen China y Rusia?, ¿El horno está para bollos en Washington con la disputa multipolar?, ¿los lobbies estadounidenses permitirían que dos países en vías de desarrollo (China y Rusia) comanden la monografía productiva del mundo?, pequeños grandes detalles.

Related posts