La venta de la CDMX

Por Christian Marín

Fue a partir del gobierno de Marcelo Ebrard (En el entonces Distrito Federal) que comenzaron los vínculos entre gobierno e inmobiliarias. Apenas tomó posesión, Marcelo Ebrard en su período como gobernador (2006-2012) sustituyó el bando el 21 de febrero de 2007 con la norma 26 para permitir la construcción de vivienda social en todas las delegaciones y no sólo en el centro.

De tal manera que apareció un grupo considerable de inversionistas, quienes comenzaron a edificar a lo largo del Distrito Federal. Las principales constructoras de vivienda beneficiadas son Hir Casa, Baita, Grupo Posadas y Del Parque, Grupo Frisa, Gap Inmobiliaria y el Grupo Danhos.

Las inmobiliarias comenzaron acciones adquiriendo pequeños terrenos acomodados en distintas zonas de la Ciudad, todos con la generalidad de estar bien ubicados, pero con una misma problemática: irregularidad en las construcciones. Aparecieron edificios verticales por toda la ciudad como si se tratara de una gran oferta; pero no era vivienda social.

Los problemas se iban agravando. Se fueron conformando pequeñas organizaciones ciudadanas que tenían como principal objetivo detener el crecimiento de estos proyectos. Las empresas encargadas del desarrollo de estos complejos comenzaban los trabajos de construcción a pesar de las múltiples manifestaciones e irregularidades en los momentos previos.

No solo las inmobiliarias han entrado a sitios poco recomendables para construir, también han realizado trabajos que a la larga han desarrollado problemas.

Uno de los ejemplos más conocidos es la línea 12 del metro, la construcción de la línea inició en 2009 y estuvo a cargo de la empresa Ingenieros Civiles Asociados (ICA), en asociación con Alstom Mexicana y Carso Infraestructura y Construcción, una de las compañías de Carlos Slim.

La obra se mantuvo bajo la estela de la sospecha, se escondió en un principio el monto total de la obra, aunque después se descubriría que costó un 47% de lo que se había planeado. Posteriormente, el metro comenzó a fallar debido a problemas con los rieles, utilizar el metro se volvió imposible. El traslado de estación a estación se iba incrementando, la gente se iba atrasando, las lluvias impedían aún más el servicio de la línea, el ruido dentro de los vagones era muy fuerte, entre otras cosas.

Otro caso relacionado a las inmobiliarias es el de Aztecas 215, lugar ubicado al sur de la ciudad, en el cual se está construyendo encima de un manto acuífero, el cual, comenzó a brotar agua a la superficie. La investigación completa de este caso se encuentra en este mismo portal, bajo el nombre de “EL ECOCIDIO DE QUIERO CASA EN COYOACÁN CON LA COMPLACENCIA DE MANCERA”. La constructora de nombre “Quiero casa”, ha realizado muchos trabajos bajo las facilidades otorgadas por el gobierno de Miguel Ángel Mancera.

Rodrigo Gutiérrez, investigador en el  Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en un seminario sostenido en el Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Autónoma de México, dijo:

“Por cada departamento que se construya, el gobierno cobra para dar las factibilidades de agua o de uso de suelo, aproximadamente 50 mil pesos, y esto es sabido por cualquier arquitecto del país”, y afirmó que “las plusvalías generadas por los mismos ciudadanos con base en el trabajo de años atrás es aprovechada por las inmobiliarias que no retribuyen el esfuerzo realizado”.

Es decir, si tomamos como ejemplo a Aztecas 215, complejo integrado por 377 departamentos, dejaría un aproximado de 18 millones de pesos en ganancias gobierno al dar las facilidades requeridas por las inmobiliarias.

Por otro lado, aunado al boom inmobiliario de vivienda, la CDMX se ha convertido en uno de los lugares preferidos para la construcción de plazas y centros comerciales, con el fin de reunir a importantes cadenas comerciales y aumentar el consumo de la gente dentro de estas tiendas.

“Durante la última década han abierto un promedio de 108 plazas comerciales en la Ciudad de México, la mayoría de ellas en Iztapalapa y otras delegaciones con altos índices de marginación.” (ElBigData)

Parque “Las Antenas” es una de las últimas plazas comerciales construídas. Ubicada al oriente de la Ciudad de México, se construyó en un predio en el que pocos se hubiesen imaginado, la gente trató de oponerse a su realización, pero obtuvieron el resultado deseado.

Se habla de que se construyó en un terreno inestable, pero eso no frenó su desarrollo. Ahora es una de las plazas más grandes dentro de la Ciudad de México.

El último gran escándalo fue Plaza Artz Pedregal. Conocida principalmente por el derrumbe de hace unos días. La plaza comercial terminó de edificarse en marzo de 2018, sin embargo, no estaba en operación al público y sólo los arrendadores realizaban trabajos para uso. A pesar de ser un lugar recientemente construido, bajo la supervisión de especialistas, el resultado fue contraproducente al igual que el de la línea 12 o el de Aztecas 215.

La construcción generalizada a lo largo y ancho de la CDMX, contradice la verdadera historia y tradición de los ciudadanos. Recordemos que somos una ciudad edificada encima de lo que anterior fue un lago. El terreno es inestable.

Los últimos gobiernos han facilitado a las grandes empresas inmobiliarias el crear nuevos complejos que solo responden a intereses de unos pocos. La venta de la ciudad continúa y no parece que tenga fin.

Related posts