La Venustiano Carranza, el coto familiar de los Moreno Rivera

Por Lucía López

“Señora, allá adelante están cogiendo”, me dijo con emoción un niño como de doce años, mientras que la bolita de amigos con los que iba mi informante se reían con malicia infantil.

No les tomé importancia. Pensé que eran críos que disfrutaban la independencia de andar de noche por calles oscuras con sus amigos y lo festejaban haciendo bromas y diciendo groserías. Veinte metros más adelante de donde me encontré a esa bandita, en un carro, una pareja tenía relaciones sexuales. Los niños no dijeron mentiras.

El lugar donde una mujer complacía con sexo oral a su pareja, sobrepasaba la sorpresa del mismo acto. Frente al basurero del mercado de una colonia popular de la Delegación Venustiano Carranza, a no más de 7 metros de una plaza cívica donde muchos niños jugaban  futbol y otros tantos en las resbaladillas, la misma plaza cívica donde las 24 horas del día todo el año hay policías y punto de reunión de patrulleros, porque es una esquina con muchos puestos callejeros de comida y tiendas de abarrotes.

A pesar de vivir en el mismo lugar desde que naciste, no se puede percibir de la misma forma el barrio, la gente y menos quienes se encargan de representar a los colonos ante el Poder Legislativo buscando el bienestar de sus habitantes.

Cuando eres niño puedes vivir en el mismo infierno, pero si están a tu cargo personas que te quieren, te sientes seguro y no le temes a nada mientras esas personas te cuiden y se encarguen de que no te falte nada, además de que hasta cierta edad los críos son simplones e inconscientes, así que la escena que atestiguó la bolita de amigos sólo les pareció chistosa y digna de divulgar, como si de una gracia se tratara.

La plaza cívica Aquiles Serdán, donde a pocos metros la pareja se complacía, fue construida en 2011 y reconstruida innecesariamente  en el 2015, donde se gastaron 5 millones de pesos, porque se les antojó poner una fuente danzante que, cuando funcionara, también pudiera poner música.

Fue así porque para el entonces delegado, Israel Moreno Rivera, no le era suficiente un espacio donde pudieran jugar los niños con bancas para que los papás pudieran estar cuidándolos. Para él era necesaria una plaza con una fuente en la que se invirtieran 5 millones de pesos. Ahora los niños tienen menos espacio para jugar, las bancas son de un diseño simple e incómodo no sólo a la vista, sino también para sentarse.

En las actividades semanales y eventos especiales que organiza con fines proselitistas, la delegación que fue gobernada por el Partido de la Revolución Democrática desde el 2006 hasta este año, cuando Julio César Moreno Rivera toma posesión como delegado…

Sí, era hermano del anterior delegado y amigo –“compa”-“mecenas”-“promotor” de quienes han tenido ese cargo después de que él terminó–. No es casualidad que de 70 colonias que conforman el territorio delegacional, con 564 mil122 habitantes, los exdelegados que ocuparon el cargo, entre los hermanos Moreno Rivera, sean de colonias que están pegadas a la Aquiles Serdán, que es donde vive la familia, amigos y trabajadores cercanos de los Moreno.

El mercado bien iluminado y recientemente remodelado, o mejor dicho, con fachada nueva y con mini carritos de supermercado, que son imposibles de usar con lo maltratado que está el piso.

Las pseudoreparaciones del mercado se llevaron en dos etapas: una que duró dos meses, donde tiraron la pintura que recubría la fachada, rompieron banquetas que dificultaban el acceso al interior del mercado, y la otra fase duró un solo día, en el que reconstruyeron banquetas fachada.

La premura de la segunda fase fue debido a que era el aniversario del mercado y el delegado quería ir a dar un discurso de reinauguración.

Quienes hayan vivido en el mismo lugar desde que tuvieron uso de razónson testigos de la evolución de su calle o de su colonia, incluso de su delegación. En el caso de mi colonia, sigue siendo una popular, donde se pueden observar fachadas más resanadas y pintadas, banquetas nuevas, pero eso sólo sirve para que la gente no se fije en lo que no funciona.

Las banquetas de la colonia y alrededores se arreglaron durante el mandato de Julio César Moreno Rivera en la Delegación Venustiano Carranza, del 2006 al 2009, mejoró el alumbrado en algunas calles de colonias, se reconstruyeron banquetas y construyeron algunas plazas cívicas.

La hoy alcaldía se divide en tres direcciones territoriales: Morelos, Los Arenales y Moctezuma, para el 2010, esta última estaba relativamente bien, pero no hubo cambios significativos en temas de seguridad.

En los siguientes periodos de de jefaturas delegacionales los ganaron personas cercanas a Julio César Moreno Rivera, en el periodo de 2009 – 2012 estuvo Alejandro Piña Medina, de 2012 a 2015 el jefe delegacional fue José Manuel Ballesteros López y finalmente desde 2015 hasta el 2018, ocupa el cargo Israel Moreno Rivera.

No estoy segura de por qué se están rehaciendo obras que seguían siendo útiles, como las Plazas cívicas Simón Bolívar y Aquiles Serdán, esta última ubicada en la colonia que lleva el mismo nombre y en la que han vivido durante muchísimos años el exdelegado Israel Moreno, el hoy de nuevo alcalde, Julio Cesar Moreno, y gran parte de su familia, incluyendo a su mamá.

 

¿Por qué rehicieron en menos de cuatro años algo que ya estaba bien hecho y por qué gastar 5 millones de pesos para hacerlo?

Related posts