Las 12 horas de barbarie de las fuerzas federales en Nochixtlán

Por Rivelino Rueda

Foto principal: Edgar López

En Nochixtlán, como en Atenco, en 2006, la Policía Federal rompió todos los protocolos internacionales sobre el uso legítimo de la fuerza y en aproximadamente 12 horas cometió toda clase de violaciones a los derechos humanos contra la población civil, incluidos a niños, mujeres y personas de la tercera edad.

Arturo Peimbert Calvo, presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, detalla cómo fue el avance de las fuerzas federales (Policía Federal y Gendarmería) desde el día 13 de junio, seis días antes del enfrentamiento con maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en el bloqueo carretero que mantenían en la comunidad de Nochixtlán, y en donde ocho personas perdieron la vida por disparos de armas de alto poder.

El ombudsman oaxaqueño también relata que en sólo 15 minutos las fuerzas federales disolvieron a los manifestantes, por lo que en ese tiempo se podía decir que habían cumplido con el objetivo, pero subraya que lo que vino después ya se enmarca en una clara estrategia de violación a los derechos humanos.

Peimbert Calvo expone que los testimonios forman parte de un expediente que entregarán a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), y que incluye las voces de las instituciones públicas, así como de los pobladores de la zona y de los maestros disidentes.

***

El 13 de junio la Policía Federal intenta pasar por la supercarretera México-Oaxaca, a la altura de Nochixtlán. No lo logra e intenta hacerlo por la carretera federal. Tampoco lo consigue. La población monta otro bloqueo en la carretera libre e intentan por diferentes vías llegar a Oaxaca. No lo consiguen.

Las fuerzas federales tratan de hacerlo por algunos caminos comunitarios o municipales. En Etlatongo, en particular, ya no pueden avanzar. En junio hay muchas fiestas patronales de toda la región mixteca aledaña a Nochixtlán. Tienen sus fiestas y es difícil que pueda pasar un convoy policiaco.

Normalmente las comunidades piden siempre que se genere algún tipo de permiso para poder transitar, por diferentes razones. Ya de Etlatongo no pudieron avanzar. Se da acuerdo de diferentes comunidades, de autoridades comunitarias, para cerrar el paso a ese movimiento que percibían.

La PF busca otra forma de acceder y lo logran por una comunidad vecina que pertenece a Nochixtlán, en donde entre los días 14 y16 de junio empiezan a regresarse los camiones de la policía ya sin elementos de la policía. Una gran cantidad de policías federales se quedan vestidos de civil en estas comunidades aledañas. Para los días 17 y 18 de junio se concentran en el destacamento de la Policía Federal de Nochixtlán.

***

Ya para el día 19 muy temprano, narra el ombudsman oaxaqueño, a las 7 de la mañana, “se observa un movimiento especial donde se empiezan a agrupar de nueva cuenta las fuerzas federales y se acercan al bloqueo de Nochixtlán, donde había una población aproximada de gente en el bloqueo de entre 60 y 70 personas”.

FA-LasDoce

En este punto, añade, “cuando se acercan las 8 de la mañana no se observa ningún protocolo. Empieza en formación la Policía Federal a acercarse a este bloqueo y genera una serie de detonaciones de estos instrumentos que se utilizan para lanzar gas lacrimógeno, que son una especia de proyectiles que, de acuerdo a los protocolos internacionales del uso de la fuerza pública, se tienen que utilizar en parábola para no generar algún tipo de lesión de manera directa a las personas que se estén manifestando”.

“Pero no se observa ésta, o no se refiere que se haya observado este tipo de lanzamiento en parábola. Se hace de manera directa. Esto genera que los que están bloqueando se retiren, corran.

Peimbert Calvo comenta que en este punto es muy importante poder conocer cuáles son o cuáles fueron los objetivos de la PF, porque “si el objetivo era única y exclusivamente lograr el desbloqueo, este objetivo se logró aproximadamente a los 15 minutos de haber incursionado”.

“Después de esto el despliegue que hace la policía, siguiendo a las personas que estaba bloqueando, es un despliegue que genera lo que ya todos conocemos: que se pase los límites del panteón de la comunidad, que se genere un acercamiento importante de las fuerzas policiacas hacia el centro de la comunidad y que, siendo día de plaza, Nochixtlán y la puerta de la Mixteca, por llamarle de alguna manera, es un día donde confluyen casi todos los pueblos mixtecos para poder hacer sus actividades económicas ese día domingo”.

El presidente de la DDHPO indica que esta situación remite otro planteamiento, ya que “el uso de la fuerza pública tiene que llevar también un procedimiento de investigación, de contextualización del escenario al cual se van a enfrentar; de conocer inclusive cuáles son las variables socioculturales que existen del lugar donde van a efectuarse este tipo de operativos”.

Apunta que apreciablemente esto no se tomó en cuenta por las fuerzas federales, sobre todo porque “no se nota que existiera una planeación de acercarse tanto a una población, conociendo cuál es la historia de agravios que existen en la Mixteca, pues era muy difícil evitar, o que no pasara lo que sucedió, que la gente se agrupara para detener el ingreso a la comunidad de las fuerzas del orden público”.

“Entonces acude una gran masa de gente que va llegando de manera intempestiva, a respaldar a las personas que estaban ejerciendo los bloqueos, pero en una gran medida a detener la entrada de las fuerzas federales. Y se da este enfrentamiento”.

***

A las 9 de la mañana se da el primer herido, que resulta con heridas graves que terminan con su vida. Y así sucesivamente se van dando los siguientes heridos y personas asesinadas ese día.

FA-LasDoce2

Se prolonga esta confrontación desde las 8 de la mañana hasta aproximadamente hasta las 5 de la tarde. Se aprecia ya un repliegue de la policía desde las 3 de la tarde, pero la confrontación en términos estrictos no termina sino hasta las 5 de la tarde.

Durante esta intervención policiaca se aprecia que no nada más existió una formación frontal dentro del desbloqueo, sino existió también una formación lateral. Había elementos de la policía que están avanzando de manera lateral, tratando de generar una formación como de herradura.

En esta confrontación que se da con la comunidad, la población civil supera numéricamente a la policía. Se generan mecanismos de defensa con cohetones, con piedras, con diferentes instrumentos domésticos, con los instrumentos que tenía a la mano la comunidad.

La gente hace testimoniales muy concretos, de diferentes armas que se utilizaron, inclusive de algunos artefactos que generaban una diseminación como de esquirlas metálicas, que también lastimaron.

En la formación también hubo policía estatal y la gente identifica cuando participa la Gendarmería, por la diferencia que existe de sus uniformes. La Gendarmería participa en la etapa final. Llega más bien como en refuerzo a los otros cuerpos policiacos que han participado anteriormente.

***

Peimbert Calvo relata que en este punto hay una parte muy importante, que es la participación deliberada de niños, ya que “realmente fue que la comunidad se volcó: mujeres, hombres, menores de edad que participaron en el intentar frenar el avance de la policía”.

Pero enfatiza que hay otra parte donde tienen una participación importante los niños para poder salvaguardar su vida, su integridad física, que es cuando “esta parte de la herradura de la policía sube hacia una colonia que está muy retirada del bloqueo, donde se tiene que entrar por el campo, no es fácil el acceso. Y hasta este punto sube la policía y se mete a esta colonia. Esta parte nos parece muy grave porque es una colonia habitada y se mete la policía hasta este punto”.

Detalla que cuando sucede esto los niños “se tratan de salvar, se sienten en riesgo su vida, todos los niños lo plantean así”.

Y subraya: “Los menores ya están padeciendo mucho por el uso de los gases, porque hubo un uso exacerbado de gas. No hubo una proporcionalidad, un cálculo en el uso de este gas que no deja de ser tóxico, que no debe de utilizarse cuando se identifica población vulnerable”.

Narra que los niños se organizan y corren al descampado y, entre unos espinos, como ellos lo narran, “se recuestan, se ponen pecho tierra y tratan de cubrirse con la tierra y con las ropas que traían las vías respiratorias, porque sentían que ellos morían con el gas que les estaban lanzando. Estamos hablando de 30 niños aproximadamente”.

“El enfrentamiento se recrudece, ellos temen más por su vida y entonces una madre de familia les ayuda a encontrar una vereda para poder huir y se van hasta la población vecina de Sinaxtla, donde son recibidos por el municipio, en una instalación municipal y resguardados”.

Menciona que de Nochixtlán a Sinaxtla, en coche, a un promedio de 60 kilómetros o 50 kilómetros por hora, se hacen aproximadamente 15 minutos para llegar desde la colonia de donde salieron los niños al refugio, o al lugar donde se refugiaron.

“Nos parece que esto es gravísimo. Humanamente, desde la lógica y perspectiva de los derechos humanos esto nos parece que es, además de las muertes, las lesiones de la población civil, este evento en particular nos parece un evento por demás impensable, que tuviera que huir población infantil por una incursión policiaca, nos parece que es un tema que se encuadra en todos los supuestos de violaciones a derechos humanos pero que, por decirlo de alguna manera, es un tema inhumano totalmente por parte de quienes operaron esta incursión policiaca”.

***

El número exacto de lesionados es de 198 heridos: 155 civiles y 43 policías, de los cuales 84 fueron por disparo de arma de fuego.

FA-LasDoce3

En cuanto a los fallecidos son ocho los relacionados con esta confrontación en Nochixtlán:

Omar Luna Aguilar, por impacto de bala.

Jesús Cadena Sánchez Meza, por impacto de bala.

Oscar Nicolás Santiago, por impacto de bala.

Omar González Santiago, por impacto de bala.

Anselmo Cruz Aquino, por impacto de bala.

Yalid Jiménez Santiago, por impacto de bala.

Silvano Sosa Chávez, por una explosión. No se puede determinar qué tipo de explosión.

Y Jovan Azael Galván Mendoza, por impacto de bala. Ya no en Nochixtlán, pero en ese mismo día después del paso de la policía de regreso a Oaxaca, en la colonia Hacienda Blanca, donde existía otro bloqueo cuando regresa la policía hacia Hacienda Blanca.

Los demás heridos se dan todos en la confrontación de Nochixtlán, salvo uno en particular. Donde hace una parada la policía en la caseta de Huitzo, que está a varios kilómetros de Nochixtlán, y en esa parada que hacen después de que se termina el operativo en Nochixtlán, agarran a un campesino anciano que está en una parcela que está cercana a la súper carretera y es golpeado brutalmente.

***

El ombudsman señala que en la noche del 19 de junio hay un temor importantísimo por la población lesionada de Nochixtlán de ser criminalizados. Tienen un terror a ser criminalizados.

“Hay una persona inclusive que ha recibió atención psicológica que detona algún tipo de síndrome a partir de estos eventos, donde está postrado. No puede caminar, no puede mover sus extremidades superiores y es derivado de este terror que le causó el enfrentamiento y días posteriores”.

Detalla que durante ese proceso las personas heridas son llevadas –porque se solidarizan los taxistas de Nochixtlán, en concreto los que son de color amarillo– y empiezan a subir a los muertos y a los heridos y tratar de llevar a los heridos a los hospitales cercanos para ser curados.

“Pero hay un evento que genera que algunos de estos lesionados también hubieran perdido la vida, que no hayan sido atendidos de manera eficiente, y que los lesionados tengan tanto miedo. Y es que en uno de estos hospitales la Policía Federal toma control del hospital y le impidió al personal médico que atienda a población civil”.

Artículos relacionados

Deja un comentario