Las buenas conciencias: todo queda en familia

Por Anahí García Jáquez/Radio Gatell 

Jaime Ceballos es un adolescente que ha sido criado en el seno de una familia acomodada. Se está acercando a la edad adulta y con ello viene su definición como ser humano, al tiempo que descubrirá verdades ocultas de su entorno cercano que cambiarán su panorama por completo. 

Las buenas conciencias fue escrita por Carlos Fuentes en el año de 1959 y es un retrato de la vida al interior de una familia de Guanajuato, que podría ser en cualquier otro estado o, inclusive, cualquier país de Latinoamérica, ya que es de ésas que suelen albergar secretos en un ambiente de una profunda tradición religiosa, así como una sobre valoración del estrato social al que pertenecen. 

Jaime, el protagonista, vive debatido entre la educación absorbida del ambiente en el que ha crecido y sus propios deseos.  

Ha sido criado con una moral estricta, pero a la vez muy flexible, y a la vez con una dinámica familiar que podría llamarse disfuncional, esto debido a que las figuras paternas de Jaime son su tía y su esposo, quienes le han marcado el camino que debe de seguir como miembro de la distinguida familia Ceballos.  

Su convicción religiosa es fuerte, pero sus ganas de romper los patrones establecidos también lo son, y es por eso que cuestiona lo que es y lo que le rodea, a la vez que hace amistad con un joven “pobre” que lo pone en contacto con una realidad hasta antes desconocida, ocasionando un choque interno. 

La novela, escrita de forma lineal, nos presenta a personajes muy bien delineados con sus formas y motivos, por demás claros, y nos habla del poder, de la hipocresía, de la a veces imperiosa necesidad de dar una buena imagen y vivir de ella sosteniéndola hasta que ya no dé para más.  

Las buenas conciencias, según Carlos Fuentes, no son ésas que guardan comportamientos socialmente aceptables sólo por el qué dirán, sino que más bien lo son las transparentes y las que se liberan de la carga de los linajes para hacerse de un rumbo propio. 

Las buenas conciencias. Carlos Fuentes. 1959. Fondo de Cultura Económica 

Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts