Las nuevas derivaciones del futbol convencional

Por Víctor Manuel Del Real Muñoz

Visualizar el mundo de las canchas como jugador-aficionado, o como simple admirador de los talentos que pululan por muchas zonas urbanas del mundo, hace que se puedan distinguir algunos detalles y elementos trascendentales, como el talento desperdiciado no canalizado en lides profesionales, el amor al futbol de miles de jugadores no reconocidos, etc.

Sin embargo, es a partir del talento corto, o lo que yo podría nombrar como el “talento de espacio corto”, es decir, no necesariamente desde las canchas de futbol once sino desde los rectángulos verdes y de duela y/o madera más pequeños donde muchas virtudes de los mejores pudieran canalizarse en una posible profesionalización con todos los elementos de comercialización, difusión y masificación posibles. Eso está claro.

Brasil, España, Argentina, Turquía, Rusia, Bielorrusia, China, Estados Unidos, Venezuela, Colombia, Guatemala, Honduras, Japón, Malasia, Filipinas, Portugal, Francia, Italia e Inglaterra son algunos países que desde hace menos de cuarenta años ya profesionalizaron el “futbol de salón o sala” y lograron que FIFA diera el aval para que se generaran canales de comercialización y difusión de esta derivación del futbol que entremezcla posiciones y movimientos tácticos del basquetbol con el spring físico y la dinámica funcional del futbol soccer convencional.

No obstante, a la fecha Estados Unidos, Brasil, España, Turquía y México son los únicos países que han profesionalizado –aún sin símbolo y aval de comercialización y difusión de FIFA– el formato Futbol Siete y también el formato “Indoor” o Fútbol rápido moderno, llamado ShowBol (formato intramuros)”, un esquema que contradictoriamente es cada vez menos jugado en ámbitos de barrio en México por la constante utilización del formato siete para los equipos de jugadores aficionados en ligas urbanas o reiterando ligas de barrio.

Argentina ha dado muestras de impulsar junto a México, Brasil y España partidos de exhibición de Showbol o futbol rápido moderno intramuros con ex jugadores, muchas veces jugadores leyendas de cada país que hicieron historia en el futbol once convencional de manera profesional.

¿Qué sigue para este tipo de derivaciones del futbol convencional?

La mercantilización y la difusión profesional de estos formatos. Muchos de ellos terminarán decantándose por la comercialización, la generación de entornos y dinamización profesionales, como ya sucede con el “futbol de salón o sala”, la estructuración de escuelas y centros de escauteo y reclutamiento de talento infantil y juvenil como sucede en el futbol  convencional y también en el futbol sala, y así poder lograr que todas estas derivaciones tengan en muchos países una amplia gama de aceptación popular que derive en una profesionalización y masiva aceptación de estas tendencias de juego.

El “futbol de salón o sala” ha conseguido establecerse como una competencia independiente del futbol convencional, ya cuenta con mundiales, copas intercontinentales a nivel selecciones y clubes, y con equipos mundialmente reconocidos por su nivel y sus planteles plagados de jugadores extraordinariamente dotados y talentosos, además de sus canteras de formación de jugadores infantiles y juveniles.

Tenemos en el mundo ejemplos como el FC Barcelona Lassa, el Inter de Movistar, El Pozo de Murcia en España, Boca Juniors, River Plate o Racing en Argentina, Brasil Kirim, Corintians o Jaraguá en Brasil, etc.

Además, el mundo del “futbol de salón o sala” ha dado al mundo grandes figuras internacionales como Falcao, Ricardinho, el portero español Luis Amado, Paulo Roberto, Konstantin Eremenko o Ramón Carosini.

Muchos jugadores y ex jugadores, algunos emblemas o leyendas, del futbol once convencional internacional aceptan y reconocen que muchas de sus capacidades y talento las perfeccionaron practicando futbol en espacios cortos como el de “salón o sala” o el formato siete. Ronaldinho, Roberto Carlos o Fernando “Niño” Torres son algunos ejemplos.

El mejor “futbol de salón o sala” del mundo se juega actualmente en España y Brasil respectivamente. Tanto a nivel de clubes como en selecciones.

En ese sentido, el reto de las demás modalidades como el futbol siete, el futbol seis, el futbol cinco y el “ShowBol o futbol rápido moderno intramuros indoor” será el de lograr, como lo hizo y viene haciendo y perfeccionando el “futbol de salón o sala”, establecerse con estándares y circunstancias propias como una derivación más del futbol once convencional para lograr ser masivamente reconocidas.

El automovilismo profesional logró consagrar en sus derivaciones el rally de auto compacto y de auto ligero con elementos propios y masivamente aceptados. El tenis consagró profesionalmente el pádel, el squash o el bádminton.

Por ende, éste es el momento histórico para que el futbol soccer convencional consagre aún más lo que ya en menos de cuarenta años el “futbol sala o de salón” ha logrado y lo que el formato cinco, seis, siete, “rápido o ShowBol intramuros indoor” pudieran lograr.

Artículos relacionados