Las próximas elecciones, entre las más relevantes en la historia de México: Pablo Xavier Becerra

Por Redacción Reversos 

El proceso electoral que iniciará en los próximos días en México se dará en el contexto de tres grandes crisis que azotan al país: la sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19; la económica y el desempleo; y la de inseguridad, con el incremento de homicidios, señaló el maestro Pablo Xavier Becerra Chávez.  

El académico del Departamento de Sociología de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) refirió que existe un marco muy complicado para realizar los trabajos de preparación de los comicios, lo que significa un reto organizativo para el Instituto Nacional Electoral (INE) y los Organismos Públicos Locales (OPLE), pues se trata del proceso más grande de la historia reciente, convocado en las 32 entidades federativas.  

“Con el Consejo General del INE ya completo –gracias al nombramiento recién realizado por la Cámara de Diputados– y con los consejos generales de los OPLE –ya en la conclusión de su renovación– se hará frente a la cita con la ciudadanía en la mitad del sexenio”. 

En el artículo titulado Inicia el proceso electoral, el profesor apunta que cerca de 95 millones de mexicanos tendrán la posibilidad de acudir a las urnas para votar en los niveles federal y local, ya que estarán en disputa gubernaturas, diputaciones, ayuntamientos y delegaciones. 

Treinta entidades renovarán sus congresos locales con mil 63 diputaciones –642 de mayoría y 421 de representación proporcional– así como los ayuntamientos de mil 926 municipalidades –o alcaldías, en el caso de la Ciudad de México– y los 500 asientos de la Cámara Baja en la contienda federal intermedia. Baja California, Campeche, Colima, Chihuahua, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas renovarán gubernaturas. 

“Llegamos a esta etapa sin haberse concretado las tan anunciadas reformas en materia del INE y los OPLE ni la relativa a la disminución del financiamiento público de los partidos políticos. La coalición oficial nunca logró ponerse de acuerdo en esos cambios, que anticipaban una reducción drástica del gasto en la materia, por lo que el proceso a punto de iniciar se efectuará en lo fundamental con las mismas reglas del juego que en el pasado reciente”.  

Becerra Chávez explicó que el Poder Ejecutivo enfrenta la prueba de las urnas y, aun cuando su coalición obtuvo una mayoría absoluta en 2018, logró aprobar algunas reformas constitucionales y otorgar la comodidad necesaria al presidente, Andrés Manuel López Obrador, pero la gran incógnita es si podrá repetir esa hazaña en la segunda mitad del sexenio.  

“Para la oposición, el gran reto es tratar de mantenerse con vida. El gran dilema es si se presentará por separado o hará alguna coalición”, aunque en la realidad, sin embargo, parece muy difícil que los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) puedan desarrollar una alianza amplia, pues de hecho tres –PAN, PRD y MC– acudieron coaligados a la justa de 2018 y no les fue muy bien.  

El investigador de la UAM citó encuestas según las cuales existe gran probabilidad de que el partido del presidente López Obrador gane un buen número de gubernaturas, con lo cual podría tener más de la mitad de esas posiciones de poder locales, que se sumarían a las siete ganadas en los dos últimos años: Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Morelos –en alianza con el PES– Puebla, Tabasco y Veracruz.  

En el terreno legislativo “hay que recordar que en 2018 permitió a la coalición encabezada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) tener la mayoría en 19, a los que hay que sumar los dos que logró en 2019, lo que le ha permitido tener una mayoría de congresos locales que puede aprobar cualquier reforma constitucional. El objetivo de Morena evidentemente es mantener o ampliar sus mayorías locales”. 

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Related posts