Laura García Arroyo: Funderelele y más hallazgos de la lengua

Por Fabiola Garduño

 

¿Quién no ha timado con alguien en la escuela o en una fiesta? ¿Has sufrido de… de… esa cosa?… ¿Cómo se dice? ¡Letológica!

 

Entre memes, twiters y una llama culta, Laura García Arroyo se abre un nuevo espacio en el mundo editorial para lanzar Funderelele y otros hallazgos de la lengua, su segundo libro.

 

Se trata de una selección de 71 palabras que va más allá de una clase de lingüística. Son 71 vocablos de la lengua española, acompañados cada uno de una historia que García Arroyo ha escrito a manera de ensayos como un anecdotario de su encuentro y su relación con dichas palabras.

 

Funderelele fue la locución elegida para titular el libro y para Laura, ésta es musical, tiene chispa, es alegre, y cuando descubrimos el significado entendemos por qué lo dice. ¿A quién no le gusta el helado? Funderelele también es un término misterioso, pues la dichosa autora nunca encontró una etimología concreta.

 

Lo anterior hace de este libro algo maravilloso y divertido, pues nos despierta una especie de nostalgia mediante los relatos con los que Laura acompaña el significado académico de estas palabras; les da un escenario, personalidad, además de dejar abierta la puerta a las muchas posibilidades existenciales de las palabras, pues no dudo que por ahí un discreto regionalismo le dé otro significado, una nueva acepción esté por aparecer o, como a la misma Laura le pasó, tomé un significado metafórico.

 

Laura García Arroyo confiesa que ha flavilabado, que sufre de dromomanía y que cuando se enamora le gusta baquear. Así pues, Funderelele y otros hallazgos de la lengua, se convierte es una especie de autobiografía. Arrebujar es otro de los términos que la autora hace muy suyo y con el que describe a esa Laura íntima, familiar, afectiva y es también la palabra que irónicamente escribía antes de que hiciera una pausa en la creación de este libro.

 

Tres puntos suspensivos

 

Era casi mediodía, Laura se encontraba en su casa, no sabemos con certeza qué hacía en ese momento, de pronto, en este libro se escribieron tres puntos suspensivos que lo hacen aún más entrañable: el 19 de septiembre de 2017 Funderelele y otros hallazgos de la lengua se quedó atrapado en el muy dañado edificio donde habitaba Laura.

 

Antes del sismo el vocablo tromofobia ocupaba un espacio como todas los otros del libro, después del sismo, fue necesaria una página extra donde, a manera de terapia, Laura describió su dura experiencia. Hasta este momento la edición del libro contemplaba 70 locuciones, agregó una más que sumara 71, como una forma de dejar plasmados los 7.1 grados en la escala de Richter que la habían marcado, a ella y a este libro.

 

Laura García Arroyo es una mujer de inteligencia fina, detallista y discreta. No va por las calles aterrorizada corrigiendo faltas de ortografía ni sacándose sinónimos de los bolsillos para repartirlos, pero sí le preocupa que de cerca de 300 mil términos registrados en la lengua española utilicemos en promedio ¡trescientos!, es por ello que nos comparte esta selección y nos invita a adoptar cada palabra, a hacerlas nuestras.

 

Y sí, tiene un funderelele en su casa y su sabor favorito de helado es el de menta con chocolate.

 

Funderelele y otros hallazgos de la lengua  se presentó este jueves 5 de septiembre a las 19:00 horas en el Cine Lido del Centro Cultural Bella Época, Tamaulipas 202, Col. Hipódromo Condesa, Ciudad de México.

Related posts