Lo naco es chido, pero no tires basura carnal

Mi ñero mata la vacha
y canta la cucaracha
su choya vive de chochos
de chemo churro y garnachas

Café Tacvba

 

Por Karenina Díaz Menchaca

 

Sabemos que naco es un término peyorativo y discriminatorio, sabemos que usarlo en estos días hasta se ve mal. Hay tanta discriminación en este país:  por el color de piel, los rasgos, formas de hablar, pero casi siempre y sin temor a equivocarme, por no tener un buen varo. Esta sociedad, como casi todas en el planeta Tierra, tiene un racismo clasista. No es lo mismo ser un negro piscando café que ser Tiger Woods; ni ser la señora de trenzas entrecanas con rebozo multicolor pidiendo limosna en las escaleras del metro, que ser Rigoberta Menchú.

De acuerdo a la Real Academia Española (RAE), naco está definido como indio o que proviene de pueblos indígenas. Por su parte, buscando en un Diccionario Breve de Mexicanismos – de  la  Academia  Mexicana  de  la  Lengua que fue preparado  por  el  académico  Guido  Gómez  de  Silva  y  coeditado  con  el  Fondo  de  Cultura Económica- dice: naco (probablemente de Totonaco), indígena. De bajo nivel cultural, ignorante.

Aparentemente así está definido en nuestra cultura mexicana al sujeto naco, aunque casi estoy segura que lo usamos para muchos más casos, pero todas ofensivas. Cuando alguien nos cae mal principalmente, porque en ese humano veremos todos los defectos:  viste mal, no usa ropa de marca,  mal gusto, por ejemplo, si no entiende de arte contemporáneo, la pobre Avelina Lesper entonces es una naca.

Los intelectuales apuntan: Los nacos son los reggeatoneros quienes sólo dicen palabras como mami, baby y estas bien buena, no pues qué creativad musical urbana. En este sentido, los apoyo.

Pero naco podría ser el vecino que se anda sin camiseta y abre la puerta de su departamento para quien pase se deleite de su panza y vellosidades. Naca es la chica que usa zapatillas de aguja y las pobres sufren por no aguantar el peso. ¡Dios mío! Nacos somos todos en algún momento de la vida, siempre seremos un naco o naca en la lengua viperina del otro.

Sin embargo, no olvidemos que lo naco es chido, así nos lo enseñaron los de Botellita de Jérez y otras bandas de los ochenta  y desde entonces tooooodos los chilangos  nos la creímos. Palabras como chido, cámara, carnal, a toda madre, chale, y mas etc, las dice el que vive en las Lomas y el mismo de siempre: el de calle, el Godín,  el del barrio. Hasta aquí todo bien, es más, que nos digan nacos ya no nos ofende, ni ofendemos a nadie. Así de plano. Lo naco es chido carnal y para muestra de este argot maravilloso que tenemos en la actual CDMX recordemos la letra del ingeniosísimo Jaime López en la rola que le dio a Café Tacvba: Chilanga banda

 

Pachuco cholos y chundos

chichinflas y malafachas

aca los chompiras rifan

y bailan tibiri tabara

 

Esta canción la envidiaría Sor Juana, y hasta el sonso de Joaquín Sabina, pero más, el tal Arjona.

En fin,  les platico. El otro día en el nuevo barrio en donde vivo actualmente,  se percibe un ambiente de (con musiquita por favor)

 

Transeando de arriba abajo

hay va la chilanga banda

chin chin si me la recuerdan

carcacha y se les retacha

 

De pronto me topé con un par de hombres, que por el mandil que llevaban, advertí que eran meseros del Borrego Viudo (taquería famosa en av. Revolución) uno de ellos lanzó una bolsa de plástico con papeles  a la calle, así nomás, como quien tira basura en la calle, como si la calle fuera un basurero. Le dije que la levantara y los dos me miraron como diciendo:  `ira está pinche vieja. Me enojé muchísimo y les grité el tradicional “cerdos”. Se rieron como hienas asquerosas y enseguida en mi mente amaestrada chilanga, pensé en voz alta ‘son unos pinches nacos’.

 

Para mí, el naco es ése, el verdadero naco es para mí, el que no tiene la capacidad de llegar a un lugar en donde haya un bote de basura. No me importa si es güero, prieto, ojiverde, si tiene un bmw o trae un contour del 99. He visto montones de nacos manejando autos lujosos  arrojando sus poquerías de colillas de cigarros como si la calle fuera su pinche casa. ¡Estoy enojadísima! Cuando la ciudad sufre aguaceros de miedo, se inundan avenidas y calles los nacos se atreven a culpar al gobierno. Les grito desde donde los vea: levanta tu basura cabrón o cabrona (según sea el caso), me miran como pensando ‘eres una naca’, pero ellos son más nacos y entonces es una guerra de naquez  que se vuelve trabalenguas.

 

Hace muchos años, cuando iba en la prepa, visitaba a una amiga que vivía en la colonia La Nueva Santa María, nos íbamos al parque a caminar y comer un helado, siempre nos quedaba la servilleta o el chicle que antes nos habíamos metido a la boca, yo tenía la costumbre de envolver el chicle en la servilleta y ante la falta de cesto, la guardaba en la bolsa del pantalón. A ella la regañé en un par de ocasiones por tirar el chicle en el parque, después recuerdo que un día me dijo, ‘por ti aprendí a no tirar basura en la calle’.

 

No seas naco y tira tu basura carnal o carnala, porque neta te ves bien guarro o guarra haciendo eso. Y luego no te quejes de tener hijos naquitos y culpes al gobierno de todo. Mi mensaje podrá ser discriminatorio, pero ya dijimos que lo naco es chido ¿no?, pero tú el que arroja la basura, no eres chido, eres un… %$&#.¡@%$

 

Related posts