¿Qué máscara usas con tus hijos?

Por Astrid Perellón

Como es época de disfraces, creo oportuno conversar sobre qué representas para tu hijo. ¿Qué personajes hay detrás de tu máscara de adulto bonachón que hace ruidos graciosos para entretener al pequeño? ¿Quién eres para él?

Eres su padre, claro está. Su primer amigo pues tu referencia y trato reflejará lo que busca en sus iguales. Eres su primera pareja pues tu conducta marcará casi imborrablemente si buscará y qué buscará en otra persona.

Además eres su primer jefe, autoridad y líder. La manera como establezcas que te respete, tu claridad de acuerdos y compromiso serán parte de la forma que él participe en las dinámicas en sus trabajos.

Eres su primer amante pues tu actitud hacia la intimidad definirá su amor propio, así como la forma en que se relacionará con su identidad, el sexo y el placer, en general.

Eres por un tiempo su dios, pues cuando le hablas de creencias, tu hijo las asocia con la protección, reglas y bondades que tú le concedes. Eres su primer enemigo pues el desacuerdo contigo permanece en su consciencia, conformando una serie de contrastes que repetirá en otras personas con las que esté en desacuerdo.

Eres su ejemplo de estudiante, inversionista, aliado, asesor, doctor, comediante, héroe, a quien acude de niño por todas esas cuestiones y observa tu reacción. Al convertirse en adulto, habrá practicado contigo su papel en esas situaciones por enfrentar y esperará reacciones similares.

Tomará todo eso de ti tan rápido que no podrás ni planearlo. Difícilmente puedes sujetarte a un guión para <<cumplir>> con lo que desearías que él conociera de la vida, a través de ti. Despreocúpate entonces de las máscaras descritas y las que quedan por definir. Piensa que tú eres su primer Yo y su primer Otro.

Tras su nacimiento, aquel con quien conviva más se torna en su referencia de lo que es un individuo; sus neuronas espejo imitarán, absorbiendo su concepto de sí mismo a través de interactuar contigo (o con quién más pase tiempo). Debido a lo anterior, eres su primer Yo pero también su primer Otro pues, en cuanto descubre su propio cuerpo como algo separado de ti, captará que no es tú, sino que tú eres Otro.

Por una breve etapa, eres su Universo entero. Podrías abrumarte con la enorme responsabilidad o simplemente guiarte por lo que tú quisieras percibir del mismo Universo. Tras todas tus máscaras que haya solo amor incondicional. Aplica esto y observa cómo cambia tu fábula aquí y ahora.

 

Artículos relacionados