México: Industria de comida “chatarra” pone 71% de los muertos por Covid; medios afines, el silencio criminal

Por Rivelino Rueda

Sesgar realidades socioeconómicas, medir cifras de decesos por Covid-19 como si se tratara de tablero olímpico, ocultar comparativos en densidad demográfica de cada país y, sobre todo, no mencionar ni por error que el 71% de las muertes por coronavirus en México están ligadas a comorbilidades como hipertensión, obesidad, diabetes y tabaquismo.

Estos son algunos de los “esquemas informativos” de distintos medios de comunicación, afines a la industria de comida y bebidas “chatarra”, para deslindar a esas empresas de su responsabilidad en 27,820 de los 39,184 fallecimientos registrados por la pandemia.

Ya faltos de ideas para defender las multimillonarias ganancias de la industria de comida ultra procesada y bebidas azucaradas, pero sobre todo para desentenderse de la alarmante crisis sanitaria de enfermedades crónico-degenerativas –que orillaron al gobierno de México a emitir una “declaratoria de emergencia epidemiológica por sobrepeso, obesidad y diabetes” el 14 de noviembre de 2016–, derivada de sus productos altamente tóxicos, algunos medios, como Reforma, han publicado diversas primeras planas con información sesgada e inexacta.

“México ya rebasó a Francia en muertes por Covid”. “México ya rebasó a España en decesos por Covid”. “México ya es cuarto en muertes por Covid”. “México ya rebasó a Italia y va por Reino Unido en decesos por coronavirus”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), con cifras de 2018, México tiene una mortalidad toral anual de 14%, sólo en diabetes; un ingreso “mediano-alto” y una población total de 127 millones de habitantes.

Italia, el país que el pasado fin de semana ocupaba el cuarto lugar en número de decesos por Covid, con 35,017 defunciones, y que fue desplazado de ese sitio por México, tiene una densidad poblacional de 35 millones de habitantes, un ingreso “alto” y una mortalidad total anual por diabetes del 3%.

***

El 1 de julio, distintos medios de comunicación replicaron en portales y ediciones impresas que “México alcanza 231 mil casos de Covid; supera a España en cifra de muertos y en el número de defunciones, al contabilizar 28 mil 510 decesos, mientras que el país europeo tiene 28 mil 363 víctimas mortales por Covid-19”.

Tampoco en este caso hubo mención de que España –de acuerdo con el “Perfil de países por diabetes” de la OMS– tiene una densidad poblacional de 46 millones de habitantes, un ingreso “alto” entre su población y un porcentaje anual de mortalidad, sólo de diabetes, de 4%.

México tiene casi el triple de población y una mortalidad al año por ese padecimiento de 14%.

Otro caso donde no se contó la película completa fue el rebase numérico de muertes por coronavirus a Francia.

“México sumó este sábado 523 nuevos decesos por Covid-19 hasta alcanzar los 30.366 muertos, por lo que ya superó los 29.896 de Francia y escaló al quinto lugar mundial de fallecidos por la pandemia”, rezaban portales y medios impresos el pasado 5 de julio.

Y es que de acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud, Francia tiene una población total de 64 millones, ingresos “altos y una mortalidad anual, sólo de diabetes, del 2%. México tiene el doble de población y una mortalidad al año por ese padecimiento de 14%.

***                                    

El 14 de noviembre de 2016, el entonces secretario de Salud, José Narro Robles –hoy férreo crítico de la estrategia del gobierno federal para la pandemia de Covid-19–, encabezó una ceremonia en Guadalajara, Jalisco, en la que se emitió la “Declaratoria de Emergencia Epidemiológica EE-4-2016 para todo el territorio nacional”, ante la magnitud y trascendencia de los casos de diabetes.

En el acto, el exrector de la UNAM dio a conocer cuatro acciones fundamentales para enfrentar el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, que calificó como “problemas muy serios de salud”. En ningún punto se incorporó una alerta para disminuir el consumo de “comida chatarra” y bebidas azucaradas.

La industria de esos productos altamente tóxicos para la salud –que en 2018, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), en su último registro sobre causas de mortalidad en México, reportó 101,257 muertes por diabetes en el país–, de nuevo, hizo valer su intocabilidad.

Ni por error, Narro Robles mencionó la responsabilidad que tienen esas empresas de “comida chatarra” y bebidas azucaradas en el número de muertes por diabetes, producto del consumo de esos alimentos con alto valor calórico. Sólo argumentó que, mientras en 1980 fallecieron cerca de 14 mil personas a consecuencia de la diabetes mellitus, hoy (2016) son 98,521.

Alejandro Calvillo, presidente de la organización civil El Poder del Consumidor, asegura que estas industrias pagan millones de pesos a medios, columnistas y funcionarios para que guarden silencio sobre los daños que causan estos productos a la población.

Recuerda que antes de la pandemia el enfrentamiento entre la Secretaría de Salud de este gobierno y organismos empresariales, como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN), “fueron durísimos por el tema del ‘etiquetado frontal’”.

“De ahí la furia de estas empresas, pero también por la crisis que están pasando con la pandemia, porque el coronavirus está demostrando que estos alimentos no sólo causan obesidad y diabetes, sino que debilitan el sistema inmunológico”, anota.

Calvillo señala que ahí está la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), que realiza el Instituto Nacional de Salud, que es una de las instituciones mejor calificadas en América Latina, que “demuestra que el consumo de alimentos ultra procesados está muchísimo más por encima de los daños a la salud que pueden causar las ‘garnachas’”.

Según los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2012, el 71.2% de la población adulta en México (alrededor de 55 millones 372 mil 611 personas) padecían sobrepeso u obesidad, en tanto que el 9.2% (7 millones 154 mil 888 personas) tenían diabetes.

A pesar de esas cifras, el entonces secretario de Salud dejó fuera de cualquier responsabilidad a la industria de “comida chatarra” y de bebidas azucaradas y centró las acciones de la declaratoria de emergencia epidemiológica por diabetes en los siguientes puntos:

1.- Desarrollo de campañas intensivas de difusión en medios de comunicación masivos.

2.- Fortalecimiento del Sistema de Información en Enfermedades Crónicas (SIC).

3.- Inicio de la operación del Índice de Calidad de la Atención al Paciente Diabético (ICAD), integrado por una evaluación que toma en cuenta la retención del paciente que vive con diabetes y consulta efectiva e impacto en salud.

4.- Garantizar el abasto de pruebas de detección y control a partir de la compra centralizada de los insumos necesarios. Esta compra permite asegurar la existencia de insumos en primer nivel de atención y un ahorro de 99.1 millones de pesos.

5.- Reforzamiento de la capacitación para el personal de salud del primer nivel de atención.

Al respecto, Alejandro Calvillo señala que la mayoría de los ataques a Hugo López-Gatell, vocero único del gobierno federal para la pandemia del Covid-19, vienen de estas empresas “globales” de “comida chatarra” y bebidas azucaradas.

Sobre todo –añade– de Grupo Femsa (productor del refresco Coca-Cola) y Grupo Bimbo, que también están muy ligadas a los exsecretarios de Salud Julio Frenk Mora, Salomón Chertorivski y José Narro Robles, en los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, respectivamente.

“Desde antes de la pandemia estas empresas ya lo veían a él (López-Gatell Ramírez) como una amenaza, porque saben que es un epidemiólogo que sabe el daño que están generando estos alimentos y el tabaco, que siempre estas grandes corporaciones tenían a sus aliados en la Secretaría de Salud y en la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris)”.

***

Salomón Chertorivski, exsecretario de Salud en el último tramo del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa y también uno de los más férreos críticos de la estrategia del actual gobierno para enfrentar la pandemia de coronavirus, ha cuestionado, fundamentalmente, el “bajo número de pruebas” para detectar Covid-19, la incipiente campaña de las autoridades federales para el uso obligatorio del cubrebocas para evitar contagios (sobre todo del presidente Andrés Manuel López Obrador y de Hugo López-Gatell), así como la elevada cifra de decesos.

“No se trata de cifras ni estadísticas; los fallecidos tienen nombre, tienen deudos, tenían derechos. El Gobierno sabe que el virus representa un riesgo letal entre la población mexicana. El Gobierno debió protegerlos. El rescate económico que necesitaban jamás llegó”, anotó hace unas semanas en su cuenta de Twitter el también profesor-investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y presidente del Consejo Consultivo Ciudadano Nacional del partido Movimiento Ciudadano: “Pensando en México”.

Sobre las comorbilidades asociadas al 71% de las muertes por Covid-19, como hipertensión, obesidad, sobrepeso, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, así como diabetes, ni una sola palabra del exfuncionario.

Un dato. Alejandro Calvillo, presidente de la organización civil El Poder del Consumidor, menciona que buena parte del cabildeo de Grupo Femsa en el Poder Legislativo se logra gracias la empresa Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Alimentos (ConMéxico)”.

La empresa de asesoría –comentó Calvillo al reportero José Ignacio de Alba, del portal Pie de Página–, “fue fundada por Isaac Chertorivski, padre del exscretario de Salud en la administración de Felipe Calderón, Salomón Chertorivski”.

***

Reversos preguntó al subsecretario de Prevención y Promoción de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, en la conferencia vespertina del jueves 16 de julio en Palacio Nacional, sobre la corresponsabilidad de medios y corporaciones de comida y bebidas “chatarra” en la pandemia.

Además, sobre los comparativos de algunos medios en el número de decesos con otras naciones, y sobre las cifras de muertos anuales de cada país por diabetes, causada por la comida ultra procesada y las bebidas azucaradas.

El funcionario comentó que en México algunos medios de comunicación han centrado sus ideas en dos o tres reglas básicas, con una “interpretación técnica errónea”.

López-Gatell expuso que no es de sorprender que algunos medios, que atienden a los intereses de estos corporativos, “prefieran centrarse en querer minar en la opinión pública la aceptación que ha tenido el gobierno de México frente a la pandemia”.

“A veces pienso que no es solamente desconocimiento, sino un ánimo deliberado de no ver una de las realidades más escandalosas que nos revela esta pandemia de Covid. México, indiscutiblemente, la evidencia científica es clara, consistente y prolongada, México ha sufrido una de las mayores epidemias de enfermedades crónicas y las causas fundamentales están en los estilos de vida”, anotó.

El subsecretario de Salud comentó que el factor de mayor en importancia en estos estilos de vida es la alimentación no saludable, que depende de la sobreoferta de productos industrializados, de muy baja calidad nutricional, de alto contenido calórico, lo que se llama “comida chatarra”, incluidas las bebidas azucaradas.

“México ha sido a veces el primer lugar o el segundo lugar en consumo de refrescos, también el primer o segundo lugar en epidemias de sobrepeso y diabetes. Y hoy México es el país que sufre la mayor mortalidad en adultos jóvenes por Covid-19, porque Covid afecta a personas con este tipo de enfermedades”.

Puntualizó que el 71 por ciento de las personas que fallecen por coronavirus tienen una de las enfermedades crónicas que se las ha causado estos modelos de alimentación que predominan en México desde hace más de 30 años.

***

Este domingo 19 de julio México contabilizó un total de 39,184 decesos por Covid-19, lo que lo ubicó a 5,935 fallecimientos de Reino Unido de defunciones por coronavirus, que hasta el lunes 20 de julio sumaba 45,119 decesos.

A semana y media o a dos semanas de que México se ubique en la tercera posición de muertes por la pandemia, hablando en términos numéricos, y que los medios anuncien en las portadas de sus sitios de internet o en sus primeras planas que “México ya rebasó a Reino Unido y ya es el tercer país con más muertes por Covid”, cabe mencionar que ese país europeo tiene una población de 65 millones de habitantes y México de 128 millones, es decir, 53 millones de habitantes menos que aquella nación.

Otro dato. El porcentaje de mortalidad anual, sólo por diabetes, del Reino Unido es de 1%. En México el porcentaje de decesos por diabetes al año, de acuerdo con la OMS, es de 14%. Es decir, 13% menos. Nada más.

***

Hasta la semana epidemiológica número 27, que va del 28 de junio al 4 de julio, la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud reportó, en el Boletín Epidemiológico Semanal, 107,264 casos de diabetes en lo que va de 2020, de los cuales 96,088 corresponden a mujeres y 74,176 a hombres.

En cuanto a hipertensión arterial, que es la primera comorbilidad asociada a los decesos por Covid-19 (19.94% del total de 38,888 fallecimientos reportados hasta el sábado 18 de julio, unos 7,774 muertes por ese padecimiento, también asociado al consumo de productos “chatarra”), el Boletín Epidemiológico registra 230,256 casos en lo que va del año, de los cuales 102,032 corresponden a hombres y 128,224 a mujeres.

Respecto a la obesidad, segunda comorbilidad asociada a los decesos por coronovirus (19.10% del total de 38,888 fallecimientos reportados hasta el sábado 18 de julio, unos 7,427 muertes por ese padecimiento, también asociado al consumo de comida ultra procesada y bebidas azucaradas), el reporte semanal de la Dirección General de Epidemiología registra 209,890 casos en lo que va de 2020, de los cuales 79,431 corresponden a hombres y 130,459 a mujeres.

Otra situación con la que se enfrentó México por la pandemia del Covid-19 son los casos de diabetes e hipertensión en mujeres embarazadas, también producidos por la mala alimentación que provoca el consumo de comida y bebidas “chatarra”.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico de la Semana 27, la diabetes en el embarazo suma un total de 7,326 casos en lo que va del año, mientras que los trastornos hipertensivos en el embarazo registran, en lo que va de 2020, un total de 26,190 casos.

***

Un estudio del Centro de Investigaciones Multidisciplinarias sobre Chiapas y la Frontera Sur (CIMSUR) y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de 2019, reportó que Chiapas es la región del mundo donde más se consume Coca-Cola.

En promedio, cada persona de la entidad bebe 821.25 litros por año. Esta situación se relaciona con la alta prevalencia de diabetes mellitus en la región, que en la última década ha sido la principal causa de muerte.

Alejandro Calvillo, presidente de la organización civil El Poder del Consumidor, afirma que cada vez que una persona adulta bebe cuatro botellas de 600 mililitros de este refresco de cola, “está ingiriendo una cantidad que equivale a 50 cucharadas cafeteras de azúcar de cinco gramos cada una, es decir, consume más del 500 por ciento de la ingesta diaria de azúcares recomendada”.

El viernes 17 de julio, de gira por la entidad, el subsecretario Hugo López-Gatell comenzó a dar forma a los responsables de las comorbilidades asociadas al 71% de las muertes por Covid-19 en México, luego de preguntar:

“¿Para qué necesitamos el veneno embotellado, el de los refrescos? ¿Para qué necesitamos donas, pastelitos, papitas que traen alimentación tóxica y contaminación ambiental? Las botellas llegan a ríos y luego al mar”.

Durante el arranque de la Estrategia de Intervención Local de Salud Comunitaria en Chiapas, el vocero único del gobierno federal de la pandemia por coronavirus señaló que “para conservar la salud de los mexicanos, quienes hoy enfrentan la pandemia de la Covid-19, es necesario dejar fuera de la alimentación los refrescos y otros productos industrializados”.

***

De confirmarse el pronóstico de la oficina en México del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el sentido de que el país llegará a más de 90,000 muertos por Covid-19 en octubre, la industria de “comida chatarra” tendría bajo sus hombros la responsabilidad en la comorbilidad de 63,900 personas.

Ello, si se mantienen en 71% las defunciones asociadas a los decesos por coronavirus, específicamente hipertensión, obesidad y diabetes.

A sólo 6,231 decesos para alcanzar al Reino Unido en número de defunciones, México quedaría ubicado en la tercera posición de muertes por Covid-19 en el mundo, por debajo de Brasil, que actualmente tiene 72,772 fallecimientos y de Estados Unidos, con 140.377 decesos, ambos hasta el 20 de julio.

Un último dato. Brasil tiene una población total de 280 millones de habitantes, ingresos medianos altos y un porcentaje de mortalidad anual por diabetes del 6%. Estados Unidos tiene una población total de 322 millones de habitantes, ingresos altos y un porcentaje de mortalidad anual por diabetes del 3%.

México tiene una población de 128 millones de habitantes, ingresos medianos altos y un porcentaje de mortalidad al año por ese padecimiento de 14%. De ese tamaño.

¿La industria de comida y bebidas “chatarra”, así como los medios afines a sus intereses, aprovecharán esta última oportunidad para ser corresponsables en esta tragedia?

Related posts