México necesita más recortes, señor presidente

Por Marco Jimenez

A pesar de los recortes que ha realizado el actual gobierno federal en los primeros meses de esta administración, y que han revolucionado la economía, la política y el avance del país, parece que el presidente Andrés Manuel López Obrador va por más tijeretazos presupuestales para poder tener una verdadera transformación y así encumbrar la llamada Cuarta Transformación.
Los recortes han sido a diestra y siniestra, sin importar los efectos a corto, mediano y largo plazo. Estos “ahorros” seguramente afectaran por no tener una estrategia para realizarlos, con el pretexto de combatir la corrupción.
Incluso han dejado de funcionar instituciones como ProMéxico, el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM), las guarderías infantiles, el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), 60 museos en la Ciudad de México y se han implementado recortes para aniquilar parte fundamental del progreso y futuro que pueda tener nuestro país, como en ciencia, educación, combatir la violencia contra la mujer y miles de despidos masivos.
Algunas personas que defienden este tipo de despidos piensan que son burócratas que tienen sueldos de ensueño, pero como ya lo hemos visto puede ser cualquiera, incluso ciudadanos que no estén de acuerdo con el actual gobierno o integrantes del gabinete como son el exsecretario de Hacienda Carlos Urzúa.
Para agravar esta situación, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes canceló el servicio de internet para más de 35 instituciones, incluida la Universidad Nacional Autónoma de México.
Así de increíble e irracionales son las tomas de decisiones que está tomando este gobierno, al cual se le debe recordar que para hacer una transformación ésta no se debe de cantar, sino se debe de aplicar de manera que beneficie a toda la población, incluyendo a los detractores del actual gobierno.
Porque a fin de cuentas somos más de cien millones de mexicanos a los que beneficiarán o afectarán dichas políticas y decisiones, pensadas o recién horneadas, porque los que pagaremos esos caprichos y costos seremos nosotros los ciudadanos no usted y su familia.
Los recortes que se deben implementar a priori para que exista una Cuarta Transformación, o haya un cambio positivo para el país, son su intolerancia a la crítica, recortar la ignominia en temas de los cuales no es experto, recortar el capricho, recortar las mentiras, recortar las violaciones a la Constitución, recortar las acciones sin planificar, recortar la participación de la iglesia en una República Laica.
Recortar las afrentas contra periodistas, recortar la corrupción en los niveles más altos de su gabinete y del consejo empresarial que lo acompaña, recortar el clientelismo de su partido, recortar la división y polarización de la sociedad y, por último y el principal, falta un recorte a los recortes por desconocimiento.
Todos estos recortes son los que podrán dar un ápice de cambio para México, el cual pensábamos que con Enrique Peña Nieto iba muy mal, y pensamos que no se podía ir peor.
Sin embargo, ahora nos damos cuenta que en ocho meses de gobierno es posible eso y más. Y aunque le duela y tenga la piel muy delgada para la crítica, señor presidente, las estimaciones de crecimiento son de un escandaloso y ridículo 0.2 por ciento.
Seguro se defenderá y citará alguna cifra de algún expresidente moderno o de hace más de cien años, sin embargo, debe entender que para eso fue elegido, para dar resultados mejores de los que teníamos con gobiernos anteriores y no tener este tipo de gobierno mediocre y sin resultados.
Usted que tanto se quejó y criticó durante años a cada presidente que estuvo en la silla presidencial, yo le pregunto: Si usted no fuera presidente, ¿qué le diría a este presidente que no acepta críticas y que sólo hará crecer al país un 0.2 por ciento?

Related posts